Archivo

Archivo para la Categoría "Pro-vida"

Forcano, sobre el aborto

ForcanoEl blog del P. González Guadalix, que leo religiosamente, menciona a uno de teólogos de rancia progresía, Benjamín Forcano, que ya me cayó mal, al acusar a Juan Pablo II y Benedicto XVI de no haber aceptado el Concilio Vaticano II. Siguiendo el consejo del Padre, voy a ver si tiene algo nuevo que aportar acerca del aborto, y ciertamente que no he salido decepcionado.

Este teólogo dice que en los años 70 él respaldaba la posición más tradicional, pero que ahora ha decidido que el aborto voluntario es legítimo hasta las 10 semanas, y para justificar la destrucción voluntaria de seres humanos inocentes, señala:

Los investigadores, las escuelas y los científicos dicen claramente que en el proceso embrionario, que suele durar dos meses, no todas las fases posteriores están contenidas ya en la primera. No es verdad que todo esté ya en potencia. El cigoto no contiene todo el desarrollo posterior de lo que va a ser el embrión hasta constituirse en feto. Hay unos factores genéticos determinantes y necesarios para que el embrión pueda progresar. Si el embrión no recibiera los llamados factores epigenéticos, no llegaría nunca a ser feto, y por tanto, tampoco ser humano. Esto sucede a las diez semanas más o menos. A los dos meses.

Si este es tu argumento, disculpe don Benjamín, pero no has entendido nada.

Leer más…

Categorías:Pro-vida

Un hereje como Dios manda

Hace algún tiempo, advertíamos que la Iglesia es extremadamente cuidadosa cuando se trata de decir que alguien es un hereje, y que, según el Código de Derecho Canónico deben cumplirse estrictos requisitos:

  1. Negación pertinaz de una verdad: No sería hereje quien niega una verdad por ignorancia, por un momento de debilidad, por un condicionamiento cultural o por un ejercicio académico. Antes de acusar de hereje a una persona, debemos asegurarnos que conoce la gravedad de su acción.
  2. Después de recibido el bautismo: Lo que implica que sólo un católico podría ser hereje.
  3. Que ha de creerse con fe divina y católica: La herejía sólo se aplica a quien niega este particular grupo de verdades.

Sobre todo por la exigencia que impone este último punto, parecía que había que ser teólogo antes de ser hereje, y que no era fácil encontrar un espécimen de esos en el mundo de hoy.

¡Ah! pero no se desesperen, porque el P. Juan Masiá, viendo que los fieles podían perder de vista el concepto de herejía y el peligro que ella representa para la Iglesia, ha decidido ponerse a sí mismo como ejemplo de hereje, cumpliendo todos y cada uno de los requisitos que impone el artículo 751 del Código de Derecho Canónico, en su artículo No es lo mismo aborto que interrupción de la gestación.

¿Que no se puede creer tanta generosidad? Pues veamos. Leer más…

Categorías:Pro-vida

Cuatro argumentos abortistas que no entiendo

Clipboard01 En todo debate hay argumentos buenos y malos, y uno naturalmente tiende a concentrarse en los buenos, los que representan un desafío, e ignorar aquellos que no son más que apelaciones emocionales o remarcar hechos irrelevantes. En el debate sobre el aborto, en particular, los buenos argumentos que en el siglo pasado podrían haber tenido nuestros oponentes han ido perdiendo cada vez más su fuerza.

Era mucho más fácil hablar del feto como una masa indistinta en 1974, año del fallo Roe vs. Wade que legalizó el aborto en Estados Unidos, cuando existía una comprensión mucho más limitada de la individualidad genética del ser humano, que hoy. Considérese, por ejemplo, que el test de ADN recién en 1985, es decir 11 años más tarde, comenzó a usarse en los tribunales de justicia para determinar la presencia de diferentes aportes genéticos en una muestra. Por otro lado, las imágenes de ultra sonido se han implantado en la conciencia colectiva como el rostro de los no nacidos, una realidad que los abortistas ya no pueden ignorar.

Así que se han quedado con los malos argumentos. Por eso la conversación se ha centrado en los llamados “casos límites” de niños que sufren de anencefalia, que no son más que apelaciones emotivas al sufrimiento de la madre.

Pero además han surgido otros argumentos que ni siquiera son malos, es que simplemente no tienen ni pies ni cabeza. Por ejemplo:

“Es que del proceso de fecundación a veces surgen gemelos; luego es lícito el aborto”
Leer más…

Categorías:Pro-vida

Chilenos bajo ataque del lobby abortista

El sábado recién pasado se publicó en el periódico El Mercurio, una carta firmada por 127 académicos, en su mayor parte extranjeros y un par de ellos de universidades católicas, donde pedían la legalización del aborto en Chile, en atención a los casos recientes de menores de edad embarazadas. La carta hacía referencia a la marcha de pro abortistas que se realizó el día anterior a su publicación, por lo que es evidente que ambas acciones estaban coordinadas, pero desde luego no hacía referencia a ninguno de los criminales actos realizados por los participantes de la marcha en el interior de la catedral de Santiago, como se muestra en la imagen adjunta, donde se puede ver un altar rayado con la frase “el aborto es lo mejor”.

Es claro que una misiva como esta, suscrita por académicos chilenos, argentinos, colombianos, españoles, mexicanos, no es algo que se prepara y coordina en un día. La única conclusión lógica es que dichas iniciativas, la marcha y la carta, lejos de responder a una aspiración de la ciudadanía, son producto de un enorme lobby originado en el extranjero, para legalizar el aborto, y privarnos a los chilenos del honor de defendernos a los más débiles entre nosotros, desde la concepción hasta la muerte natural.

Leer más…

Categorías:Pro-vida

¿Abortar para olvidar?

Con el tiempo y luego de tantos años publicando argumentos sobre el tema, he llegado a darme cuenta que hay dos grandes grupos de defensores del aborto: por un lado están quienes niegan la humanidad del feto; y por otro, los que admiten que estamos hablando de matar a un ser humano inocente, pero creen que eso se justifica.

Esta simple conclusión me ha hecho cada vez más difícil publicar nuevas entradas. Con los del primer grupo es claro que no vale la pena hablar, pues ni siquiera están dispuestos a ver los hechos científicos con tal de mantener su posición; y con los del segundo tampoco se saca nada, pues se corre el riesgo de dar un aroma de legitimidad a un debate de bárbaros (¿cuándo es admisible dar muerte a un inocente?), que debería provocar nauseas a toda persona civilizada.

Sin embargo, a veces surgen ideas que por populares, aunque mal fundamentadas, hacen conveniente que regresemos al debate. En ese caso, y a propósito de la desgarradora noticia de la violación de Belén de 11 años, se han publicado opiniones como esta:

O sea, estamos diciendo que la niña tendrá menos problemas psicológicos criando a un niño que le recordará por siempre el trauma que vivió?

Leer más…

Categorías:Pro-vida

Veo gente muerta

Algunos años atrás conversaba acerca de las violaciones a los derechos humanos en Chile durante el régimen militar, y le decía a mi interlocutor que me costaba mucho creer que las torturas y desapariciones de personas eran abiertamente conocidas entre la población, porque eso implicaría aceptar que el 44% que votó por el “sí” no les importaban en lo más mínimo. En otras palabras, admitir que todos sabían y buena parte de ellos justificaban esos sucesos, implicaba aceptar que vivíamos en medio de personas con un nivel tan bajo de juicio ético, que no podían reconocer y denunciar claramente esas conductas como inaceptables, sin importar las circunstancias.

La nota de Infocatólica acerca del fracaso de los esfuerzos de los grupos pro vida por revertir el aborto en Uruguay ha revivido en mí esa sensación, pero esta vez con la nauseabunda impresión de que no me equivocaba: vivimos en medio de monstruos morales. No digo nada contra los uruguayos, porque como varios comentaristas apuntan en la noticia, el resultado sería más o menos el mismo en cualquiera de nuestras “democracias occidentales”. Soy chileno, y es de mis compatriotas de los que hablo.

Supongo que es el mismo fenómeno que se manifiesta en el video de un niño chino arrollado por varios vehículos, a vista y paciencia de varios peatones y transeúntes, pero no nos afecta tanto, porque uno dice “son ellos, los chinos, cuyo sentimiento del deber moral está debilitado por años de dictadura comunista”. Pero este plebiscito me golpea más fuerte, porque no hay excusa: ni siquiera somos capaces de movilizar una cuartar parte de la población, contra un crimen peor que cualquier tortura o desaparición forzada de personas (aunque esa expresión adquiera un sentido más macabro aún, cuando tenemos el aborto en mente).

Leer más…

Categorías:Pro-vida

El aborto en caso de violación

En una columna de hace ya algún tiempo, el Decano de la Facultad de Derecho de la U. Diego Portales y columnista de El Mercurio Carlos Peña, plantea un argumento a favor del aborto en caso de violación, que puede resultar interesante de considerar, pues se basa en lo que el Estado puede exigir a los ciudadanos. El profesor Peña señala:

No es difícil estar acuerdo en que la violación es una experiencia devastadora para la mujer, un atentado a su libertad personal y sexual. También podemos estar de acuerdo en el fruto de esa violación es inocente. La cuestión [es] ¿podemos imponerle a la mujer violada, contra su voluntad expresa, la carga de sobrellevar un embarazo que le recuerda la experiencia humillante y desoladora de que víctima con el argumento que, de esa forma, salvará a un inocente?
[...]
Una exigencia semejante es excesiva. Y es que en la vida hay actos moralmente obligatorios (y la mayor parte de ellos el derecho debe recogerlos) y otros son supererogatorios (actos que por ir más allá de lo que podemos exigirnos mutuamente, el derecho no puede recoger). Estas últimas son el tipo de cosas que hacen los santos y los héroes. Por supuesto, una mujer violada puede decidir ser heroína o santa (y se ganaría la admiración de todos), pero esa no puede ser una obligación coactiva que impongamos a quien ya ha sido víctima.

Me gusta esta columna, porque no es extremista en el tema del aborto. Por ejemplo, al hablar del feto como un “inocente” reconoce que no estamos ante una cosa o una parte del cuerpo de la mujer; o al indicar que hay imperativos morales que deben ser acogidos por el derecho, despeja toda esa tontería de “eso dirás tú, pero no puedes imponerme tu moral”.

Con eso, podemos enfocarnos en el argumento de fondo, acerca de qué puede exigir la sociedad a una mujer embarazada producto de una violación.

Leer más…

Categorías:Pro-vida

Baja la natalidad, a nadie le importa

Varias veces ya hemos advertido que nuestro planeta no está sobrepoblado, sino que el peligro es precisamente el contrario, que la baja constante en la población termine por acelerar la caída de la civilización occidental. Cada cierto tiempo hay pequeños anuncios del invierno demográfico que nos espera, tales como la despoblación de una ciudad tan importante como Detroit, que actualmente cuenta con 32.000 casas abandonadas y enormes edificios en ruinas, o el dato que, según el más reciente censo de Estados Unidos, en esa nación hay 6 casas desocupadas por cada persona que vive en la calle.

Por nuestra parte, y con la baja constante en la natalidad que ha sufrido Chile desde fines de los años ’80, ya era tiempo que esta tendencia se reflejara en la realidad, y ayer hemos tenido nuestra primera advertencia concreta, cuando se reportó que, según cifras del Ministerio de Educación, entre 1990 y 2012 hay un 20% menos de alumnos en enseñanza básica.

Leer más…

Categorías:Pro-vida

Activismo judicial en la Corte Interamericana

El artículo 4° de la Convención Americana de Derechos Humanos, señala:

1.- Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.

Parece bastante claro ¿no? Los redactores del Pacto de San José –como se conoce a esta convención por la localidad donde se firmó–, buscaban delimitar claramente el momento a partir del cual lo gobiernos deben proteger la vida de los seres humanos, y establecieron que ese era el “momento de la concepción”.

Por eso, desde se dio a conocer que la Corte Interamericana de Derechos Humanos había condenado a Costa Rica a aceptar las técnicas de fecundación in vitro en su legislación, eché de menos un análisis de las razones de fondo que habrían tenido los jueces para arribar a esa conclusión. Esto se explica por lo poco interesados en esto que están todos los que participaron en el proceso, porque si las consideraciones de la sentencia se mantienen en el misterio, entonces efectivamente está más allá de toda crítica.

Por eso es de agradecer el claro y sucinto análisis del fallo que hicieron los abogados de Novarum Adca, estudio jurídico chileno dedicado al derecho constitucional y administrativo, en un breve artículo titulado La Corte Interamericana niega el estatus de persona al embrión y señala que la vida se inicia desde la implantación. Les recomiendo que lo lean detenidamente, porque además de las “razones” del fallo, se señala el contexto en que se llegó a esta decisión

Leer más…

Categorías:Pro-vida

El aborto no soluciona nada

No puedo dejar de mencionar y felicitar este inserto publicado en un diario de circulación nacional, justo en el día de la madre. ¡Que valor de parte de esta fundación! Ojalá los católicos fuéramos así de claros.

Categorías:Pro-vida
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.