Archivo

Archivo del autor

Santo Tomás de Aquino en YouTube

El otro día me encontré con este video:

Como ven, se trata de un ateo que aborda uno de mis temas favoritos, las pruebas de la existencia de Dios de Santo Tomás. El tono general del video es, en mi opinión, al menos respetuoso, por lo que me he animado a comentar su explicación de las 5 vías. Hasta consideré la idea de responder por el mismo medio, pero está visto que no tengo un rostro para la TV. En fin.

Pueden adelantar sin perderse mucho hasta el minuto 3. Antes de ese punto se dedica a hablar de temas propios de su canal y a presentar a Santo Tomás. Antes de explicar las 5 Vías, hay una breve digresión acerca de la diferencia entre una demostración y una prueba. Según el anfitrión del canal, una prueba se basaría en la experiencia, en cosas que se pueden ver o tocar; en tanto que una demostración sería un proceso lógico, un silogismo que se resuelve en sí mismo sin referencia a nada real. Con esto se nos intenta decir que las 5 Vías serían meras “demostraciones”, y no verdaderas pruebas, que solo podían ser tomadas en serio en una época precientífica, pero no hoy en día.

Hay varios errores aquí. Primero que nada, no siempre es tan claro establecer una distinción entre prueba y demostración. Él da el ejemplo de una huella dactilar como prueba de un delito, pero las pruebas científicas en un proceso judicial nunca se bastan a sí mismas. Son indicios de otro hecho que se debe demostrar, y para ello debe llevarse a cabo un proceso lógico. Una huella debe compararse con la impresión dactilar de un sospechoso, y luego realizar la inferencia que permita conectar a esa persona con el delito. Por otro lado, no es cierto que las demostraciones, sean meros artefactos de la antigüedad. Sin ir más lejos la matemática, que se encuentra a la base de toda la ciencia y tecnología modernas, se construye en base a demostraciones axiomáticas, casi sin referencias a la realidad.

Leer más…

Anuncios
Categorías:General

5 herejías que debes conocer y poder explicar

¿Sabías que Jesús de Nazaret no dejó nada por escrito? Claro que sí, eso lo sabe todo el mundo, pero tal vez no habías notado lo extraño que resulta ese hecho. Después de todo, los israelitas tenían una gran tradición de libros religiosos, escritos por hombres elegidos por Dios, y si Jesús se consideraba parte de esa tradición uno esperaría poder leer un libro o carta escrito por él.

Sin embargo, Jesús no escribió nada y en cambio se dedicó a predicar y a formar una comunidad en torno suyo, la Iglesia. A esa comunidad le entregó la autoridad para enseñar en su nombre, y les prometió estar junto a ella hasta el fin de los tiempos. Por lo mismo, la doctrina cristiana no apareció completamente formada y fija desde tiempos de Jesús, sino que se ha ido desarrollando y cristalizando, a medida que la Iglesia ha sido cuestionada sobre ella.

Conocer y estudiar las herejías, sobre todo las más antiguas, es una herramienta esencial tanto para la catequesis como para la evangelización. Aquí explicamos 5 de ellas, que lamentablemente todavía son comunes y relevantes en el mundo moderno. Leer más…

Categorías:Religión

Explicación de la 2ª Vía de Santo Tomás

Al introducir nuestra Explicación de la 1ª Vía, recordábamos que las famosas 5 vías o demostraciones de la existencia de Dios de Santo Tomás no son argumentos completos. Más bien son meros esbozos o esqueletos de argumentos, que los alumnos medievales de teología ya conocían y podían explicar en más en detalle. Bajo esa premisa, nos queda a nosotros volver a “vestir” este esqueleto, para darle una forma más comprensible.

Revisemos, entonces, en esta entrada la 2ª Vía, llamada Vía de la Causa Eficiente.

La segunda [vía para demostrar la existencia de Dios] es la que se deduce de la causa eficiente.

Al igual como ocurría en la 1ª Vía con el “movimiento”, cuando Santo Tomás habla aquí de la “causa eficiente” lo hace en un sentido técnico filosófico. De una pasada y como si fuera poca cosa, la Suma Teológica trae a colación la famosa teoría de las cuatro causas de Aristóteles.

Según el Filósofo los seres sustanciales, aquellos que existen en si mismos (también hay seres accidentales, que existen en otros, como el color, las relaciones, etc.), se explican mediante cuatro aspectos del ser o causas:

  • Causa material: el material de que una cosa está hecha.
  • Causa formal: la forma de una cosa, que define qué es.
  • Causa eficiente: Lo que provocó que una cosa llegara a suceder o existir.
  • Causa final: El efecto que una cosa tiende a producir en circunstancias normales.

Leer más…

Categorías:Escépticos

¡Horror! La Biblia se copió… (Parte 2)

En la entrada anterior comenzamos a explicar por qué no debemos ponernos nerviosos cuando se dice que los relatos de la Biblia fueron copiados de otras fuentes de la antigüedad. Por mucho tiempo fue muy fácil hacer este tipo de acusaciones, pero hoy, cuando las fuentes originales están disponibles en línea, la gran mayoría de los supuestos plagios se desvanecer al leer el texto original y encontrar que el relato mismo es diferente.

Superado esa simple prueba, todavía hay casos donde surge cierta correlación entre el relato bíblico y el mito.

Paso 3: Coincidencias no implica copia

Los mitos son relatos que, de cierta forma, definen una cultura. De algún modo resuenan con su audiencia, porque reflejan y explican una parte de su vida diaria. El dios más importante será de un pueblo guerrero será el de la guerra, y sus sagas serán las que se repitan una y otra vez. Si otra cultura se desarrolla en torno al comercio y la navegación, esos relatos tendrán más importancia en sus mitos. A nadie debería sorprender, entonces, que los relatos de la Biblia reflejen aspectos la vida que eran comunes en la época en que se escribieron.

Leer más…

Categorías:General

¡Horror! La Biblia se copió…

  • De la epopeya de Gilgamesh en el relato del diluvio.
  • De la vida de Sargón de Acad en el Éxodo.
  • De los pactos hititas en los 10 mandamientos.
  • De los himnos cananeos en los salmos.
  • De la leyenda de Buda en el nacimiento virginal de Jesús.
  • De los mitos universales en la fecha de la navidad.
  • De las religiones mistéricas en el bautismo.
  • Del dios pagano Mitras en la crucifixión.
  • Del dios pagano Horus en la resurrección.
  • Etc. etc. etc.

Muchos creen que, si la Biblia es de origen divino, su contenido debería ser tan sublime y elevado, que jamás podría parecerse a nada escrito por un ser un humano. Si el libro sagrado no fue entregado por un ángel, piensan algunos, al menos debió haber sido dictado íntegramente por una voz de ultratumba. Ojalá el original estuviera impreso en láminas de oro y en un lenguaje totalmente ilegible, imposible de comprender aparte de una revelación especial, o al menos en un idioma sagrado. Bajo ese paradigma, encontrar que el supuesto “libro de Dios” no es totalmente original, que su contenido fue copiado o adaptado de otro lugar, sería una prueba irrefutable de que no bajó del cielo entre trompetas y cantos de ángeles.

Los cristianos sabemos que la Biblia nos es esa clase de libro. Conocemos su historia y cómo llegó a nosotros. En especial sabemos que tiene dos autores: Dios y los hombres inspirados por él, que escribieron en lenguas y modos humanos solo lo que Dios quería. Con todo, algunos intentan desacreditarla, descubriendo que tal o cual relato o personaje fue plagiado de otras fuentes, como si eso fuera a “estremecer al cristianismo hasta sus cimientos”.

En tal caso conviene guardar la calma, y seguir ciertos pasos sencillos. Leer más…

Categorías:General

Matar en nombre de Dios, y el cambio de paradigma

Estos últimos meses he estado participando en grupos en Facebook, de debate entre ateos y creyentes. El nivel no es demasiado alto, por la naturaleza misma del medio, pero sirve para tomar la temperatura a las ideas y preguntas comunes con que los ateos de bar creen haber refutado el cristianismo. Que Jesús nunca existió, que todos los cristianos son literalistas de la Biblia, o que Dios no puede crear una roca que el mismo no pueda levantar. Ya se imaginan.

Sin embargo, hay uno de esos “desafíos” que me gustaría tratar en este espacio.

“Si tu Dios te ordena matar a una persona ¿lo harías?”

La pregunta es relevante, porque hay varios lugares del Antiguo Testamento donde Dios ordena matar. A Abraham se le ordenó matar a su hijo Isaac, y se le considera como un gran mérito el haber estado dispuesto a hacerlo. Además, esta pregunta pone en tensión principios fundamentales del cristianismo: por un lado la absoluta soberanía de Dios, que conlleva nuestra total dependencia y obediencia a su voluntad, y por otro el valor inviolable de la vida humana inocente. También es una pregunta con tintes políticos y contingentes. Es inevitable pensar en los atentados terroristas cometidos por islámicos, que se justifican en estar cumpliendo una voluntad divina.

Si la pregunta es seria y aparentemente simple, conviene dar una respuesta directa y clara, para que no se nos acuse de evadir el tema, y luego entrar en explicaciones. Y esa respuesta es:

“No, no lo haría”.

Entonces ¿cualquiera puede desobedecer a Dios cuando sus mandatos no se ajustan a su propio juicio moral? Claro que no.

Dios es absoluto, libérrimo en sus mandatos, y sus criaturas no podemos sino obedecerle, confiando en su bondad. Por eso Abraham se levantó sin chistar cuando Dios le pidió el sacrificio de su hijo, a través del cual debía cumplirse la promesa de salvación a la humanidad. Sabía que su lugar como criatura no le dejaba otra alternativa, pero también sabía que Dios no está sujeto a las misma limitaciones del ser humanos. Además, san Pablo nos cuenta que él confiaba en que Dios podía resucitarlo (Heb 11, 19).

Abraham respondió así ante la orden de Dios, porque lo conocía parcialmente. Para él y luego para los israelitas, Dios no tenía pares, era capaz de hacer milagros de poder incomparables con los dioses de otros pueblos, y había salvado al Pueblo demostrando su poder supremo. En esa relación, Dios podía pedir a Abraham el sacrificio de su hijo, y no quedaba más que obedecer. Otro tanto podría decirse acerca de las ocasiones en que Dios ordena a Israel hacer la guerra a sus enemigos.

Sin embargo, la manifestación de Jesús a la humanidad representa un cambio de paradigma. La relación entre Dios y los hombres ya no es la misma, ha mutado radicalmente. “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos” (Jn 15, 15). Hoy sabemos más acerca de Dios de lo que se sabía en tiempos del Antiguo Testamento, y sabemos que Dios no desea la muerte del inocente.

Si un cristiano pensara que Dios le ha ordenado matar, debería responder que no, pues ese mandato no puede provenir de Dios. Dios no puede contradecirse, y su revelación pública en la persona de Jesús, incluyendo el respeto por la vida inocente, jamás podría verse anulada por una revelación privada. Por eso, a la pregunta de qué haríamos si Dios nos ordena matar, la pregunta debe ser un claro “No”.

Todo este asunto podría parecer pueril, de no ser porque el “cambio del paradigma” está de moda hoy en la Iglesia.

En días recientes algunos personajes han hablado de Amoris Laetitia como un punto de inflexión, una nueva luz bajo la cual interpretar toda la enseñanza moral cristiana. Eso es absurdo. En la historia de la religión, un cambio de paradigma no es un evento que pase desapercibido, ni el producto de un nuevo enfoque que se le ocurrió a algún grupo de avanzada.

Para que un judío pudiera comer animales que Moisés declaró impuros no basta con que algún rabino de prestigio o incluso el Sumo Sacerdote del Templo lo ordenara. Tuvo que venir el hijo de Dios a declarar que habían sido purificados (Mt 15, 11), y luego una visión y una voz que le ordenara a Pedro matar y comer (Hch 10, 9-20). Del mismo modo, la enseñanza cristiana acerca del matrimonio y el divorcio que Jesús entrego no sufrirá ningún cambio de paradigma, ni aunque el Papa lo diga.

Puesto que la revelación pública se cerró al morir el último de los apóstoles y no habrá nueva revelación pública hasta la segunda venida, no me hablen a mí de cambios de paradigma. A mí, denme el paradigma de los apóstoles, muchas gracias.

Categorías:General

¿Qué ofrece la Iglesia al mundo?

En el año 42 del imperio de Octaviano Augusto, en una lejana provincia del imperio, nació el Salvador.

El mundo donde ocurrieron estos hechos, a ojos del hombre moderno, solo podría calificarse de brutal. El aborto y el infanticidio eran tan comunes que los cuerpos de bebés tapaban las cloacas de las ciudades, y los niños juzgados como defectuosos eran pasto para las fieras. Las hijas de familias poderosas eran prometidas en matrimonio a los 7 u 8 años, como monedas de cambio sexual para alianzas políticas, habitualmente a sus tíos o primos; en tanto que a las de familias pobres podían esperar poco más que la prostitución. La poligamia era una práctica aceptada como la cúspide de la decencia, y sin embargo nadie esperaba que el hombre fuera fiel, pues podía además tener las concubinas o esclavas sexuales que pudiera mantener. Al mismo tiempo, el adulterio de la mujer se castigaba con la muerte. Por cierto, la muerte era el castigo común para toda clase de crímenes, desde la falsificación de moneda hasta la sedición contra el emperador. La única diferencia con relación a la gravedad del hecho radicaba en el método con el cual se aplicaba, más o menos lento y doloroso. Los acusados de un delito menor podían languidecer por años y morir en calabozos infectos, sin que nadie prestara mayor atención a su situación, hasta que alguien necesitara la celda.

En este mundo nació Jesús de Nazaret.

Tampoco era el peor de los mundos. NSJC nació “estando todo el mundo en paz”, durante la Pax Romana, la cúspide de la civilización conocida por el hombre hasta ese entonces. La vida entre las tribus de los “bárbaros” era todavía peor a la que existía dentro de las fronteras del imperio. Ahí la ley del más fuerte era apenas suavizada por la superstición y la brujería.

Leer más…

Categorías:Iglesia