Inicio > General > 5 derrotados en el fallo de Corte Suprema estadounidense

5 derrotados en el fallo de Corte Suprema estadounidense

SCOTUSA no dudarlo, el fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre las uniones homosexuales representa una gran victoria para el lobby gay que, debido a la influencia cultural de esa nación, sus efectos se dejarán sentir en todo el mundo. Ciertamente no es una decisión sorpresiva, pues las élites culturales hace tiempo que viene moviéndose en esa dirección, y en sentencias anteriores los mismos magistrados habían emitido opiniones en el mismo sentido.

Así como hay vencedores, también hay derrotados. No me refiero a los 32 Estados que se tomaron en serio los procedimientos democráticos y aprobaron leyes definiendo el matrimonio como la relación entre un hombre y una mujer. Me refiero a…

#5. Los derechos de los niños

Un examen histórico del matrimonio muestra que su foco principal ha sido la preocupación por el destino de los bienes. Es decir, el contenido principal de sus regulaciones era económico. El cristianismo lentamente logró cambiar el centro de gravedad de esta institución hacia los niños en común de la pareja. Así, en el siglo XIII Santo Tomás de Aquino pudo decir que el adulterio era pecado mortal, principalmente por el daño a la prole que se podía genera a partir del acto, antes que a la fidelidad de los cónyuges (ST II-II c. 154 a. 8).

La modernidad y su énfasis en el individuo también afectaron el matrimonio. En 1643 John Milton, autor de Paraíso Perdido escribió Doctrina y Disciplina del Divorcio, argumentando que el divorcio era algo bueno y conforme con el ideal cristiano.  Esta idea fue acogida por las Iglesias protestantes, y así el fundamento  del matrimonio se desplazó hasta enfocarse en el bien de los contrayentes. En el siglo pasado, esa tendencia se agudizo en un círculo vicioso, donde se conjugaron la aceptación del divorcio sin culpa, la tecnología anticonceptiva, y la ideología antinatalista. Todo hizo desaparecer a los hijos de la idea misma el matrimonio, al punto que la prole se convirtió en una cuestión opcional, parte de una fantasía de familia ideal, si es que te gustaban esas cosas.

 

Si el divorcio había sacado a los hijos del hogar, equiparar las uniones homosexuales al matrimonio termina por cerrarles la puerta. En un acto de enorme implicancia simbólica, deja una institución legal que una a los hijos con su padre. Desaparecidos los privilegios y el prestigio de matrimonio, lo único que queda son la obligaciones de la paternidad biológica, y los varones tenderán a huir de ellas. Así se vulnera el derecho del niño a contar con ambos padres en su crianza.

#4. La libertad religiosa

Ni bien terminaron las celebraciones, los periodistas preguntaron a los lobbistas del matrimonio gay acerca de su siguiente paso. La respuesta fue que la batalla estaba lejos de terminar, el objetivo siguiente sería terminar con la discriminación bajo la excusa de la libertad religiosa. Ellos lo ven como una excusa de los homofóbicos, es entendible. Sabiendo que ninguna religión podría apoyar su agenda, pretenden reducir la libertad religiosa en estos asuntos a niveles de la china comunista: libertad en los hogares y en los templos, nada más.

La libertad religiosa no es eso. No es solo “hacer lo que uno quiera en privado mientras no afecte a los demás”. La libertad religiosa se encuentra protegida de una forma especial, precisamente porque tarde o temprano afectará los derechos de los demás. La religión tiene derecho a expresarse en la vida pública, y a guiar nuestras conciencias. Incluso si entra en conflicto con otro derecho fundamental, quien decide debe instar por la más amplia realización de ambos derechos.

Con esta decisión, el Tribunal Supremo estadounidense crea un nuevo derecho fundamental, que entrará en conflicto con la conciencia de muchos cristianos, que serán forzados a participar en una actividad que consideran inmoral, bajo el lema de la no discriminación.

#3. El principio de legalidad

En el siglo V a C., y luego de una rebelión, los plebeyos romanos consiguieron de los patricios la “ley de las doce tablas”. Hasta ese momento los jueces, que eran patricios, decidían los casos de una forma que, al menos a los plebeyos parecían arbitrarias. La solución fue escribir una ley en doce tablas y fijarlas en el foro para que cualquiera pudiera leerlas. Este es el origen en la cultura occidental del principio de legalidad, que impone que las leyes deben estar escritas y ser conocidas para que puedan aplicarse.

En su decisión, la Corte Suprema encontró que en el texto de la decimocuarta enmienda se encontraba consagrado un derecho al matrimonio homosexual. Con esto, se afianza la tendencia de que el juez no se encuentra limitado por el significado común de las palabras, sino que puede “llenarlas de contenido” a su voluntad.

#2. El derecho constitucional

En definitiva, el fallo declaró que eran contrarias a la Constitución las leyes de 32 Estados que habían seguido el procedimiento democrático para declarar que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer. Tal como sucedió antes con la Proposición 8 del Estado de California, los procedimientos judiciales y las opiniones de un pequeño grupo de personas triunfaron por sobre la voluntad de la mayoría.

No es que esto sea siempre incorrecto. De hecho, la esencia de toda Constitución es ser un poder “contra mayoritario”. El punto es que cada vez que se usa la Constitución para sustraer un asunto de las reglas de la democracia, o anular una decisión de la mayoría de los ciudadanos, es una decisión que violenta las bases mismas del sistema democrático. Por lo mismo, quien ejerce ese poder no debería hacerlo con ligereza, ni aprovechando una simple mayoría.

Por eso el activismo judicial es tan peligroso. El sistema democrático entrega al Poder Judicial el enorme poder que implica tener la última palabra en todas las disputas. La única forma de mantener ese poder bajo control es que los jueces no se conviertan en los creadores primarios de nuevos derechos, sino que entiendan su rol como meros ejecutores de normas creadas por otros.

#1. La moral sexual

En su voto de minoría, el Magistrado John Roberts dice que las razones con que la Corte Suprema fundamenta su decisión abren una amplia avenida para que luego se legalice la poligamia. Después de todo, dice el magistrado, el fallo inserta en varias partes de su razonamiento el adjetivo “dos” pero nunca llega plantearse por qué limitarse a ese número. La revista liberal Slate, en su edición digital, le replica que dos bastan para combatir la soledad, mientras que más personas producen situaciones de conflicto.

Por mi parte, creo que el Magistrado Roberts no tiene razón. En último término, la poligamia está motivada por un instinto de honestidad moral ante una conducta demasiado habitual en los varones de todas las épocas. La primera esposa retiene importantes privilegios en la relación, en algunos casos incluso se le llega a reconocer el derecho a veto, y conserva la protección que le otorga el matrimonio. No se podría decir lo mismo de la solución occidental: el divorcio.

Al contrario, el apoyo que ha obtenido el lobby gay en la población general, a pesar que el número de homosexuales fluctúa apenas entre un 1 y 2%, se vincula directamente con una tendencia generalizada de normalizar la inmoralidad sexual. Con esto en mente, es mucho más probable que el siguiente paso sea la regularización de las relaciones bisexuales, incestuosas o interespecies.

¡Y qué se imaginan! Al día siguiente de  la decisión de la Corte Suprema, se publica un artículo “humorístico” sobre las dificultades que enfrentan en la sociedad actual quienes se sienten atraídos hacia animales.

Conclusión

En toda decisión judicial  hay vencedores y derrotados, pero cuando los derrotados se empiezan a acumular en el camino es legítimo preguntarse hasta donde se pueden seguir acumulando cadáveres en el camino. Si esa es la religión de uno, se entiende sacrificarlo todo en ese altar, pero si no es así, llega el momento en que debemos preguntarnos hasta dónde llegar.

Anuncios
Categorías:General
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: