Inicio > Iglesia > Sobre una carta abierta

Sobre una carta abierta

Continuando con la saga de despropósito en la Iglesia chilena, que explotó con la investigación canónica a los dichos de los padres Aldunate, Berríos y Puga, parte de la élite social y artística ha publicado una carta abierta al Papa Francisco, aparentemente en defensa de estos “insignes sacerdotes”, pero en definitiva solicitando una visita apostólica en contra del arzobispo Ricardo Ezzati.

Antes de compartir los “puntos altos de la carta”, creo que el formato de una “carta abierta” debe ser una de las formas de comunicación más pasivo-agresivas que existen: En la forma, parece estoy enviando una carta a alguien importante, pero no quiero dejar de pasar la oportunidad de que todos vean lo que dicen, y lo importante que son los firmantes, que intercambian correspondencia con el Papa. Peor aún en este caso, donde la misiva no tiene otro objeto aparte de atacar a un tercero, bajo la apariencia de una preocupación por la situación de la Iglesia.

La carta comienza con

Querido Hno. Papa Francisco:

Imagino la grave disyuntiva a la que se enfrentaron los redactores al abordar el encabezado: Cómo iniciar la carta, afirmando que la Iglesia no es jerárquica o autoritaria, pero al mismo tiempo pidiendo que el Papa castigara a los denunciantes y al arzobispo. Al final quedó así. Puesto que “Papa” no es más que otra denominación para “Padre”, llamar al Vicario de Cristo “hermano Papa Francisco” sugiere todo tipo de inquietantes irregularidades en la constitución de la familia cristiana.

La prensa ha informado de una investigación canónica, motivada por opiniones públicas personales que expresan [Aldunate, Berríos y Puga]: apoyo a reformas que se discuten en el Congreso Nacional; acogida a marginados por su condición sexual; comprensión a mujeres que sucumben dramáticamente abortando a un hijo en gestación; y acompañamiento en el discernimiento moral.

El primer punto (apoyo a reformas que se discuten en el Congreso Nacional), la boca de cualquier otro sacerdote sería una intolerable intromisión de los curas en la política nacional, pero no aquí, obvio, porque estos curas están “de nuestro lado”. El segundo es un eufemismo de los mejores que se han inventado, porque los sacerdotes han manifestado públicamente su apoyo al reconocimiento de parejas del mismo sexo. Y el tercero se refiere a un constante esfuerzo por minimizar la gravedad moral que implica la muerte deliberada de un ser humano inocente.

A continuación viene una lista de 10 puntos, encabezados con una frase de Evangelii Gaudium, (que no una cita, porque es brevísima e inconexa) y seguida con un párrafo todavía menos coherente. Por ejemplo:

4. «¡El dinero debe servir y no gobernar!» EG 58

En la Iglesia chilena, vemos opacidad económica que afecta su imagen pública. Los fieles tenemos derecho a conocer con transparencia las fuentes de financiamiento y los gastos de nuestra Iglesia, así como la administración de su patrimonio y los vínculos comerciales con algunos grupos económicos. Nuestra Iglesia necesita liberarse del apego al poder del dinero, que inhibe la libertad evangélica de los pastores.

A modo de ejemplo, está la demanda judicial de una familia contra el Arzobispado de Santiago por 200 millones de dólares, por la supuesta apropiación indebida de parte de la propiedad de la filial de SOPROLE, Sociedad Procesadora de Leche del Sur S.A. (El Mostrador, 21 de noviembre de 2013).

¿Debemos entender que la mera existencia de un litigio es ejemplo de la opacidad económica? Parece que la Iglesia debiera renunciar a cualquier derecho que le sea exigido o cuestionado a fin de conservar su credibilidad.

Lo cierto es que los firmantes no tienen el coraje de dar un ejemplo del supuesto apego al dinero que denuncian. Y en cuanto a la libertad evangélica de los pastores, personalmente puedo decir que en su gran mayoría viven su vocación con gran alegría en condiciones apenas básicas de dignidad. El problema es que esos mismos sacerdotes que trabajan día a día con los más pobres, no tienen dudas en recordarles la enseñanza de Jesús acerca del matrimonio y la vida.

7. «El mensaje que anunciamos siempre tiene algún ropaje cultural, pero a veces … podemos mostrar más fanatismo que auténtico fervor evangelizador» EG 117

Vemos falta de prudencia pastoral cuando el arzobispo de Santiago ha protagonizado una persistente y reñida confrontación pública en la discusión de la Reforma Educacional, donde la Iglesia aparece defendiendo privilegios y mecanismos de segregación que no son compartidos por todo el Pueblo de Dios. Muchos ven en ello la defensa de privilegios, más que servicio al Bien Común.

En otras palabras “¡Gua, Gua! ¿cómo es posible que el arzobispo no esté a favor de nuestro partido? ¿Acaso el programa de nuestro gobierno no es más cristiano que el Catecismo? Te voy a acusar a tu papá”.

En los denominados temas valóricos, la falta de serenidad y un estilo confrontacional impiden que la riqueza magisterial de la Iglesia ilumine el diálogo social, consiguiendo tensionar la vida cívica del país. (El Mercurio, 19 de Enero; 22 de Mayo y 27 de Julio de 2014).

¿“Estilo confrontancional”? ¡Por favor! Si los obispos con suerte hacen una declaración pública al año, y en ella se llenan de elipsis y cualificaciones para evitar ofender a nadie. Ya me gustaría saber qué dirían si alguien los llamara “¡raza de víboras!”.

9. «La Iglesia católica es una institución creíble ante la opinión pública» EG 65

Vemos con tristeza una pérdida de credibilidad de nuestra Iglesia, ratificada en una persistente caída de este atributo en encuestas de opinión serias. Nos duele que sólo un 30% de los chilenos concedan credibilidad a la Iglesia Católica. Ello singifica (sic) que la mitad de los católicos no confían en su propia Iglesia. (Encuesta CEP, Julio de 2014).

¿Saben quién tampoco es creíble ante la opinión pública? Jesús de Nazareth. Al predicar acerca de la eucaristía en la sinagoga de Cafarnaúm, se produjo siguiente intercambio(Jn 6):

60 Después de oírlo, muchos de sus discípulos decían: «¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?».

61 Jesús, sabiendo lo que sus discípulos murmuraban, les dijo: «¿Esto los escandaliza? 62 ¿Qué pasará entonces, cuando vean al Hijo del hombre subir donde estaba antes?[…] 66 Desde ese momento, muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo.

67 Jesús preguntó entonces a los Doce: «¿También ustedes quieren irse?».

68 Simón Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna.

Para qué hablar de la credibilidad pública que recogió NSJC cuando se presentó a las elecciones por el indulto de Pilatos. Así que una Iglesia que no vive en constante idilio con los trendsetters de la cultura, lejos de ser una situación preocupante, es parte de la descripción misma de la misión que le encargó su fundador.

No los aburro más con la famosa carta, pueden verla por Uds. mismos.

No puedo dejar  de mencionar el listado de 110 firmantes, poblado de ex diputados y senadores de la Democracia Cristiana (partido que apoya las uniones homosexuales y algunos abortos directos), ex funcionarios gubernamentales de los gobiernos de Lagos y Bachelet, actores de telenovelas, artistas, y una que otra figura que merece destacarse. Por ejemplo:

  • Roberto Celedón, abogado que en 2012 fue candidato del partido comunista a la alcaldía de Talca.
  • Kena Lorenzini, psicóloga, fotógrafa, curadora, feminista y activista chilena por los derechos de la mujer.
  • Fanny Pollarolo, médico psiquiatra y diputada del Partido Socialista.
  • Isabel Margarita Morel, esposa de Orlando Letelier, amigo y ministro de Salvador Allende.
  • Moy de Tohá, viuda de José Tohá, otro ministro de Salvador Allende.

Nadie dice que alguien no pueda ser católico y comunista, o activista del feminismo, pero algo me dice que ninguno de ellos podría jurar con la mano puesta sobre el Catecismo.

    Tampoco digo que alguien, católico o no, tenga vedado pueda escribirle una carta al Papa, manifestar sus opiniones, y solicitar lo que se le dé la real gana. Mi crítica va a la forma, a la formalidad de “laicos preocupados”, cuando todo el tono general es de disidentes que esperaban que esperan y esperan a que la Iglesia se actualice a la cultura de la muerte, pero ya se están cansando de este cristianismo, que ni se moderniza ni se resigna a morir.
Anuncios
Categorías:Iglesia
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: