Inicio > General > Creatividad, tarea pendiente

Creatividad, tarea pendiente

BuddyUnos días atrás seguía con gran interés la polémica que mantuvo José Miguel Arraiz, entre otros, con el conocido evangelizador católico Alejandro Bermudez acerca de idea de que Dios castiga o no. Incluso comencé a escribir un post con mis opiniones al respecto, pero desistí al revisar en detalle que José Miguel ya había dicho todo lo justo y necesario.

Y ayer me encuentro con el post de Bruno Moreno titulado Polémicas matrimoniales, donde se llama nuestra atención sobre las ideas propagadas por el P. Joan Carreras Rincón, de Blogueros con el Papa, que se apartan gravemente de la doctrina de la Iglesia acerca de la unión conyugal.

No entraré en ninguno de estos debates, aunque como dicen los españoles “no tienen desperdicio”, pero lo que me llevó a vincularlos fue la similitud del tono en la réplica a los blogueros de Infocatólica. No es literal claro, pero el tono general de la respuesta de Alejandro Bermudez y de P. Carreras ante las advertencias de una desviación doctrinal era “Ustedes ponen su dogmatismo por sobre la misericordia de Dios, la realidad es más rica e importante que los dogmas”, y luego continúan recordando el énfasis del Papa Francisco a encontrar nuevas formas de llegar con el evangelio a los que se sienten alejados de la Iglesia.

Es cierto que transmitir la alegría del evangelio es precisamente a lo que nos ha llamado el Papa Francisco. Para nosotros puede ser revisar nuestra forma de expresar las verdades que Cristo confió a su Iglesia, para nuestros hermanos dedicados a servir a los pobres, puede ser llenar de mensaje típicamente cristiano esa labor. Pero sea cual sea nuestro llamado, lo que nos ha pedido el Papa es creatividad… y creatividad no es imitar lo que viene haciendo el mundo.

Me refiero a que la cultura moderna ha desarrollado maravillosas tecnologías que han puesto al alcance de muchos herramientas para desarrollar la creatividad, y nunca antes en la historia habíamos estado rodeados de tantas manifestaciones del alma humana: películas, series de TV, música, novelas, ensayos y un largo etcétera, todo ello puesto al servicio de diferentes ideas. Los cristianos tenemos que ponernos al día, pero caemos con facilidad en el camino fácil de hacerlo imitando lo que ya ha hecho el mundo en este sentido y pegoteándole encima un sticker de Jesús.

Perdón, pero eso no es creatividad sino burda (y cada vez más transparente) imitación.

Volviendo a los debates que nos ocupaban, decir que Dios no castiga no es creativo, es lo mismo que los new age comenzaron a repetir hace 100 años, la cultura en su conjunto les creyó, y comenzando el S. XXI nos encontramos con que a nadie le importa el pecado, porque nadie piensa que algo sea pecado.

Hace 50 años se nos dijo que para ser un ciudadano respetable no era necesario estar casado con la mujer amada, que lo mismo valía si la relación era estable, y hoy vemos que la cultura no puede decir la diferencia entre un matrimonio y un par de hombres que se aman. A los que hoy nos dicen que no hay que estar casado para ser un buen cristiano, permítannos desconfiar y temer que en 50 años más, los mismos nos estén diciendo que el matrimonio canónico podría celebrarse entre personas del mismo sexo.

Eso no es creatividad es imitación, no solo burda sino peligrosa.

La imitación es fácil. Creatividad es lo que hizo J.R.R. Tolkien cuando tomó una serie de personajes y virtudes paganas, y las puso de cabeza en un escenario cristiano, para predicar a Jesús sin mencionar ni una vez al Mesías, ni un ritual, ni una religión. Creatividad es lo que hizo Juan Pablo II con sus conferencias de los miércoles que luego fueron recopiladas y etiquetadas como la teología del cuerpo, pues encontró en las Escrituras y en la Tradición una perspectiva nueva, sin ceder un ápice al hedonismo de los hombres a quienes está dirigida.

La creatividad es difícil y tiene mucho de divino.

En este blog en particular no encontrarán creatividad. Está bien, no todos tenemos los mismos dones ni estamos llamados a cumplir todas las labores. Pero eso no significa que dejemos de cumplir nuestra función, y denunciar la desviación doctrinal donde la veamos, la herejía incluso, cuando se disfraza de creatividad. No basta con acusar fariseísmo, porque esta el debate es una necesidad de la Iglesia, y se nos debe respeto por ello.

Ok, para los que hayan leído hasta acá, les dejo una breve intervención en el debate con el P. Carreras. En el artículo que dio origen a la respuesta de Bruno Moreno, se dice:

Claro que sí, como dice el Papa Francisco, la realidad es más importante que la idea. Que los curas dicen que el matrimonio ha empezado el día de la boda, pues que lo piense así. Ella sabe que la realidad es otra. Y lo que ella celebra es la realidad, no una idea.

Es decir, este cura nos dice que el sacramento es solo una idea, la realidad es lo que está en la cabeza de las personas, cuando la verdad católica es exactamente lo opuesto: el sacramento es una realidad espiritual, cuya existencia es independiente de lo que cualquiera pueda pensar.

Anuncios
Categorías:General
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: