Inicio > General > 5 claves para ir a ver Noé

5 claves para ir a ver Noé

NoeEn septiembre del año pasado, les comentaba de las grandes expectativas que tenía por la película Noé, la versión de Darren Aronofsky acerca de la conocida historia del Diluvio. Esta semana he tenido la ocasión de verla y no he quedado decepcionado, más que eso, como película me ha encantado.

Con todo, admito que lo que se presentó en la pantalla es una versión de la historia, una interpretación, que puede no gustar a todos, y ciertamente ha recibido fuertes críticas desde el campo de personas religiosas que gustan del cine.

Personalmente, soy un convencido que la clave para disfrutar una película son las esperanzas que tengamos puestas en ella, así que aquí les dejo algunas claves que tal vez les ayuden a decidir si Noé es un filme que les gustaría ir a ver, y, si deciden hacerlo, para que se fijen en algunos detalles que tal vez no sean evidentes a primera vista.

#5. Debemos asumir que algunos elementos estarán ausentes y otros serán agregados

Es imposible filmar la Biblia “tal como fue”, porque es un libro, y cualquier otro medio, sea el cine, el libro, la pintura y todas las artes, tienen sus propios códigos y técnicas, que deben respetar si quieren hacer algo mínimamente inteligible. Esto hace que necesariamente se deban tomar decisiones que van más allá del material original, y esto, a a su vez, que sea imposible satisfacer a todo el público con las decisiones que se toman. Desde el paño que rodea la cintura de NSJC en las representaciones del crucificado, hasta la eliminación de Tom Bombadil en las películas de Peter Jackson, las alteraciones más o menos sustanciales, son inevitables.

En el caso de Noé, el material que encontramos en la Biblia cubre menos de tres capítulos, donde el único que habla es Dios, así que los agregados que exige un medio visual como el cine necesariamente tomarán la mayor parte de lo que se ve en la pantalla, y eso no debería sorprender a nadie.

Sí son sorpresivas algunas de las decisiones de Aronofsky, pero en general se basan en fuentes extra bíblicas, pero antiguas. La más controversial de ellas es su interpretación de los vigilantes. (En decir esto no hay ningún spolier, porque aparecen en los primeros 10 minutos de película). Se trata de criaturas fantásticas, en todo el sentido de la palabra, como gigantes de rocas, de rostro deforme, vagamente inspirada en la misteriosa referencia que en Génesis 6 se hace a los Nefilim, cuyo nombre significa “los caídos” y que la septuaginta traduce como “gigantes”.

Se habla de “ángeles caídos” que desobedecieron a Dios, pero en el contexto de la historia que se nos presenta, esto no tiene un sentido demónico, sino mucho más cercano a los humanos: son seres luminosos, sí, pero no ángeles en el sentido cristiano.

#4. Lo importante es la lógica interna de la historia

De lo dicho hasta ahora, alguno podría entender que cualquier cambio sería aceptable, bajo la premisa de una “interpretación personal”. Pienso, por ejemplo, en las patéticas excusas de Scorsese para la blasfemia que es La Última Tentación de Cristo: Es una interpretación, no está en el texto, pero nos presenta a un Jesús más humano, y ustedes mismos dicen que Jesús fue humano ¿no?

La diferencia es que cualquier interpretación, cualquier agregado o sustracción que el autor esté dispuesto a hacer a la historia debe mantener la coherencia interna del relato original, es decir, el enfoque de la historia que el autor original quiere contar. De lo contrario, el adaptador (el cineasta, en este caso) traiciona al autor, convirtiendo a los personajes creados y popularizados por otro, en marionetas de un mensaje diferente al originalmente presentado; y engaña a los espectadores, que pagaron una entrada para ver un producto A, pero en cambio se les mostró algo totalmente diferente.

Es cierto que el límite entre adaptación y traición puede ser tenue. Lo que algunos pueden ver como una interpretación válida, para otros puede ser una modificación intolerable, pero eso no significa que el límite no exista. Siguiendo con el ejemplo de La Última Tentación de Cristo, es perfectamente válido explorar la humanidad de Cristo, a través de aspectos que no aparecen en los evangelios, como Su sonrisa o Su vida diaria en Nazaret, pero se traiciona el relato cuando se niega Su divinidad y la conciencia que tenía de Su misión.

En mi opinión, por todos los detalles que Aronofsky agregan a la historia, nunca se ponen en duda detalles esenciales de la dinámica del relato, como que es Dios quien está a cargo de la creación, que Noé no busca más que cumplir la voluntad de Dios y que la causa original de los eventos que se nos cuentan, se remonta al jardín del Edén.

Cada uno de estos elementos son violentamente rechazados en nuestra cultura, pero en el mundo que nos presenta el filme simplemente se asumen como parte de la historia común, de protagonistas y antagonistas, y se presentan con total certeza y en su sentido tradicional.

En este sentido, es claro que la película busca respetar la lógica interna de Biblia y de su relato, a pesar que Darre Aronofsky es ateo. Se ha hecho notar varias veces que los ateos suelen hacer mejores películas bíblicas, porque no tienen un interés directo en el mensaje, sino que dejan fluir sus elementos.

#3. La conexión ecológica

Hay momentos en la película en que uno no puede evitar pensar en las corrientes de la ecología profunda, que forma parte importante de la nueva religión de izquierdas, y por eso algunos se han preguntado si acaso no hay aquí más respeto por una ideología que por el texto bíblico mismo.

En este sentido, debemos tener en cuenta es que no hace falta mucho esfuerzo para ver los temas ecológicos en el mismo texto, sin necesidad de agregar nada a la historia de Noé. La Biblia nos dice que Dios le ordena salvar una pareja de cada especie (no a todos los animales, como si valieran lo mismo que los humanos) y Él mismo le había encargado al hombre la tarea de dominar la tierra, de modo que la conexión entre la corrupción de la humanidad, una traición a su deber con Dios y un desastre ecológico, no resulta para nada forzada.

Tampoco se trata de la única causa de la destrucción del hombre. De hecho, el resto de la humanidad es presentada como descendientes de Caín, e irremediablemente violenta, arrogante y codiciosa, con lo que la decisión de Dios de eliminar a esta progenie

Uno podría estar en desacuerdo con la importancia y el “tiempo en pantalla” que se entrega a cada uno de estos temas, pero están todos presentes en el relato original. En este punto está también la capacidad de la Sagrada Escritura de apelar a todas las épocas, para que no se diga que la relación entre el Dios de Abraham, Isaac y Jacob y el cuidado de la naturaleza es un elemento advenedizo o aprendido de la modernidad.

#2. La representación de Noé (spoiler alert)

Tal vez la lectura que resulte más difícil para una sensibilidad tradicional en esta película, sea la forma como nos presenta a Noé. Al inicio parece un típico patriarca bíblico, aunque en su caso nunca escuchamos la voz de Dios que decirle claramente qué es lo que se espera de él, sino que Noé lucha por conocer la voluntad de Dios. Sin embargo, cuando cree haberla discernido, la figura del patriarca adopta un tono más oscuro, y se convierte en un sujeto obsesionado no solo con salvar a los animales sino de terminar con la humanidad, al punto de estar dispuesto a realizar sacrificios que a nosotros nos parecen intolerables.

Si nos molesta esta versión de Noé, consideremos, primero que nada, que se trata solo de eso, de una versión; y en segundo lugar, que tampoco debemos idealizar a los elegidos de Dios, por importantes que hayan sido para la historia de la salvación. Recordemos que Moisés asesinó a un egipcio, Noé y Lot se emborracharon, el gran rey David cometió adulterio y homicidio, y Salomón tenía cientos de esposas y miles de concubinas. Si es cierto que este Noé hace pasara a su familia por grandes angustias, no es menos verdad que algo parecido o peor deben haber vivido los cercanos al Noé histórico.

Finalmente, en cuanto al supremo sacrificio que hacia el final de la película parece empeñado en realizar el Noé de Aronofsky, si bien es un tema ajeno a la historia del diluvio, no lo es al relato del Génesis en general, y de hecho, es un claro eco del sacrificio que el mismo Dios le pedirá a Abraham algunas generaciones después.

#1. Algunos detalles más en los que fijarse

  • Los vigilantes aparecen como  seres contrahechos e inquietantes, especialmente porque tienen 6 extremidades. Esa representación correspondería a la descripción de los serafines que encontramos en Isaías 6,2
  • Durante la película, los personajes extraen y usan una sustancia incandescente llamado Zohar, para provocar luz y calor, y que toma su nombre de la palabra hebrea para “iluminación” . Si bien esta sustancia casi mágica no juega un papel importante en la historia, los productores han dicho que a través de ella quisieron enfatizar la diferencia entre el mundo antes y después del diluvio.También se conoce con ese nombre a un libro de la corriente cabalística del judaísmo, pero nada hay en la película que apunte en esa dirección.
  • Cuando se produce el diluvio, no solo vemos caer abundante lluvia sobre la tierra, sino que también explotan unas columnas de agua, según se puede ver en el trailer. Esta sería una referencia a Gn 7,11, donde dice que al comenza el diluvio no solo se abrieron las compuertas del cielo, sino también que “se desbordaron las fuentes del gran océano”.
  • Una vez que los animales están del arca, la familia de Noé los hace dormir, usando el humo de unos braseros, que se extiende por el arca al modo en que se inciensa un altar. Esa escena evoca la importancia de los rituales sagrados y las bendiciones con incienso.
  • Al entrar finalmente Noé en el arca antes del diluvio, la puerta se cierra a sus espaldas sin intervención de nadie. Esto es una referencia a Gn 7,16: “Entonces el Señor cerró el arca detrás de Noé”
  • De los hijos de Noé, Sem, Cam y Jafet, Cam es el único que se manifiesta en abierta oposición a las decisiones de su padre. Según la tradición, Cam es el patriarca de los cananeos, pueblo en permanente conflicto con los semitas, es decir, los hijos de Sem, que a su vez es quien recibe la bendición de Noé.
  • En todo el libro del Génesis, las bendiciones de padre a hijo son un tema muy importante. En esta película se honra esa tradición en varias escenas donde se habla de la bendición al primogénito, y donde los que gozan de este privilegio exhiben ciertas “habilidades” menores, como tranquilizar a los animales.
  • El símbolo usado para la bendición, la piel desechada de la serpiente del jardín, si bien puede ser inquietante, es un signo que no apunta solo al tentador, sino también al Edén y a la serpiente de bronce que usó Moisés, y que a su vez es un símbolo de Cristo.

Eso por ahora. Y a ustedes ¿Qué les pareció la película? ¿notaron otras referencias bíblicas?

Anuncios
Categorías:General
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: