Inicio > Religión > Compaginando los relatos de la resurrección (parte III)

Compaginando los relatos de la resurrección (parte III)

En esta tercera parte concluimos nuestra breve revisión de los eventos que rodearon la resurrección de NSJC, según se encuentran relatados en los cuatros evangelios. Ya hemos visto quién fue al sepulcro, y que pasó cuando lo encontraron vacío. Ahora veamos…
PedroYJuan

¿Qué ocurrió después?

  • Mateo: Las mujeres, atemorizadas pero llenas de alegría, se alejaron rápidamente del sepulcro y fueron a dar la noticia a los discípulos.
  • Marcos: Ellas salieron corriendo del sepulcro, porque estaban temblando y fuera de sí. Y no dijeron nada a nadie, porque tenían miedo.[María Magdalena] fue a contarlo a los que siempre lo habían acompañado, que estaban afligidos y lloraban
  • Lucas: Cuando regresaron del sepulcro, refirieron esto a los Once y a todos los demás.
  • Juan: [María Magdalena] Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».

Marcos y Lucas agregan que los discípulos no les creyeron; y Lucas y Juan, que Simón Pedro partió a verificar por sí mismo al sepulcro.

Los cuatro relatos que habían empezado tan ordenados y fáciles de compaginar, llegado este punto parecen apuntar todos en diferentes direcciones. Si se quiere, no es difícil apuntar contradicciones en esta etapa de la resurrección: ¿Las mujeres estaban temblando o llenas de alegría? ¿Contaron lo ocurrido o no lo dijeron a nadie? ¿Los discípulos les creyeron o no?

Para responder estas preguntas, lo esencial es ponernos en el lugar de las personas que estaban ahí: Las mujeres, por ejemplo, se preguntarían ¿Hemos visto todas lo mismo o he sido sólo yo? y ¿Será un mensaje de Dios o no? y luego ¿Alguien nos creerá si lo contamos?; o los apóstoles, ¿Puede ser cierto lo que dicen? ¿Cómo creerles si no son más que un grupo de mujeres? (Para que comprendamos su incredulidad, piensen si lo mismo lo contaran un grupo de niños de 9 años).

Es en medio de esta confusión de emociones y experiencias que se comprende, por ejemplo, que algunas de las mujeres, como dice San Mateo, estuvieran llenas de alegría, y otras tuvieran miedo como indica San Marcos; que María Magdalena llorara la desaparición del cuerpo aún después que los ángeles le anunciaran que Jesús había resucitado; o que incluso luego de ver el sepulcro vacío y escuchar la aparición de los ángeles y del propio Jesús, los apóstoles todavía no creyeran lo sucedido.

¿Quien entró primero en el sepulcro?

(addenda)
Marcos y Lucas señalan que las mujeres fueron las primeras en entrar al sepulcro, mientras que Juan indica que María Magdalena fue al lugar, vio que la piedra había sido sacada y le avisó a Pedro, y que éste fue el primero en entrar ¿Hay una contradicción aquí?

El problema para la teoría de la contradicción es que no es fácil establecer una entre los evangelios sinópticos y el de San Juan, porque es conocido que sus perspectivas son totalmente diferentes, según ya hemos tenido varias ocasiones de notar. En este caso, el problema es precisamente ese, porque el cuarto evangelio pasa muy rápidamente sobre el primer anuncio del de la resurrección, seguramente considerando que ya había sido suficientemente cubierta por los otros, y pasa a relatar la intervención de Simón Pedro, que el evangelio de San Lucas ya había mencionado pero sólo brevemente.

Con esto, es claro que Marcos y Lucas dan cuenta con razón que las mujeres fueron las primeras en entrar al sepulcro cuando recién se produjo el primer anuncio de los ángeles, y que Pedro fue después, y fue el primero en llegar, en el sentido que entró antes que Juan.

La primera aparición

  • Mateo sitúa a las mujeres alejándose del sepulcro y yendo a dar la noticia de la resurrección, cuando se les aparece Jesús por primera vez;
  • Marcos es explícito en señalar que a la primera que se apareció fue a María Magdalena;
  • Lucas no menciona esta aparición y pasa directamente al episodio de los discípulos de Emaús; y
  • Juan, siguiendo más de cerca el relato de María Magdalena, nos da un recuento detallado de esta aparición, refiriéndose incluso a un jardín que rodeaba el sepulcro.

Considerado estos tres relatos, es evidente que San Mateo está atribuyendo al grupo de mujeres un evento donde María Magdalena tuvo participación exclusiva o al menos primordial. Esto se puede explicar por un defecto en la fuente que tuvo este evangelista para relatar sus hechos, o bien por una decisión consciente de su parte de resaltar el rol de las mujeres en su conjunto, en la propagación del mensaje cristiano, dando a entender que no se limitaba a haber recibido el anuncio de los ángeles y haberlo transmitido a los apóstoles, sino también comprendía la primera aparición del Maestro.

Más difícil resulta saber cuándo ocurrió la primera aparición de NSJC. Mateo da a entender que Jesús se les aparece a las mujeres en el camino entre el sepulcro y el lugar donde se encontraban reunidos los apóstoles, y Marcos parece apoyar esta conclusión, ya que indica que las mujeres no quisieron decir nada a nadie en principio, y en ese caso la aparición a la Magdalena les habría dado el ánimo para hacerlo. En ese caso habría que desplazar el relato de la aparición (Jn 20,11-16), a un momento entre que María vio el sepulcro abierto y que corrió al encuentro de Simón Pedro. Esto es posible, porque los evangelistas tenían la libertad de ignorar la exposición cronológica de los hechos, cuando una agrupación temática resultaba más conveniente.

Sin embargo, en el propio evangelio de San Juan, la primera noticia a los apóstoles fue que no sabían dónde habían puesto el cuerpo, lo que motiva que Pedro y Juan salgan a revisar el sepulcro, y eso no tendría sentido si Jesús ya se había aparecido a la Magdalena. Por eso mi primera opción es entender que los apóstoles se enteraron que el sepulcro estaba vacío, Pedro y Juan corrieron a cerciorarse, y luego Jesús se apareció a María Magdalena y las otras mujeres. Esto explicaría además que en un evangelio las mujeres le abrazaban los pies y lo adoraban, mientras que en otro Jesús le dice a María Magdalena “no me retengas”.

Con todo, también existe la posibilidad que María Magdalena se separara del grupo de mujeres, como lo sugiere San Juan, que acompañara a Pedro y Juan en su revisión del sepulcro, y que Jesús se le apareciera a ella primero, e independientemente a las otras.

Conclusión

Todo esto no pasa de ser el esfuerzo de un laico de compaginar los evangelios, algo que cualquiera de nosotros podría hacer, y que desde luego no pretende ser una versión definitiva de lo ocurrido, o que sea la única forma de compaginar estos relatos, pero sí espero que lo tengan en cuenta cuando los escépticos digan que las contradicciones de los evangelios son múltiples y evidentes.

Acá les dejo también un pequeño cuadro resumen de los cuatro evangelios, que me ayudó a preparar estas entradas.

compaginando

Anuncios
Categorías:Religión
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: