Inicio > Actualidad > ¿Cuándo Chile perdió el rumbo?

¿Cuándo Chile perdió el rumbo?

Conversando acerca de la posición de los chilenos en esta próxima elección, un visitante pregunta:

yo también soy chileno dime por favor, ¿cuándo nuestro país perdió o el rumbo o cuando lo hará si es que no lo ha hecho y cuando no le será posible recuperarlo? ¿Cuándo seremos como Argentina, Uruguay o, Dios nos libre, Bélgica?

Lo que me da pie para dejar para vuestros comentarios algunas reflexiones personales acerca de la situación política y religiosa en Chile, que tal vez poco tienen que ver con el catolicismo. Están advertidos.

¿Cuándo Chile perdió el rumbo? Es imposibe, creo yo, fijar un evento o fecha a partir de la cual uno pudiera decir “si hubiéramos actuado diferente ahí, todo sería mejor ahora”. Después de todo, la historia no funciona como una película de “Volver al Futuro”, sino que generalmente lo que está en juego son grandes tendencias culturales, y es muy poco lo que un hombre o un grupo puede hacer en el corto plazo. Claro, los cristianos convirtieron al Imperio Romano, pero les tomó 300 años e incontables santos y mártires.

Sobre esta pregunta, mucho se ha escrito. Ya en 1941 San Alberto Hurtado se preguntaba ¿Es Chile un país católico?, y la respuesta no era sólo negativa, sino desoladora. En él, escribió:

“Nuestra más grave crisis, es crisis de fe, que se origina en gran parte en la falta de cultivo espiritual y se traduce luego en mayor escasez de sacerdotes que reanimen la vida interior”.

Setenta años después, a pesar que el Padre Hurtado es considerado por izquierdas y derechas uno de los grandes chilenos, sus palabras han caído en el vacío. No tenemos más sacerdotes, y no tenemos vida interior.

Resulta curioso leer esas líneas, y compararlas con la realidad actual, porque si no éramos un país católico en 1941, deberíamos decir que actualmente nadamos en puro paganismo. Pero por otro lado, eso no sería justo con las estadísticas que todavía indican que Chile es uno de los países occidentales donde más se afirma la creencia religiosa.

 ¿Qué ocurre aquí?

La cosa es que calificar de más o menos católico a un país (o incluso a una persona) es una cuestión relativa. En medio de las naciones occidentales, Chile conserva muchos rasgos que lo caracterizan como un país católico, pero si comparamos la realidad de este año 2013 con nuestro propio pasado, es igualmente cierto que hemos perdido mucho más de lo que mantenemos.

Por otro lado, sería iluso esperar otra cosa, habida cuenta que Chile forma parte la civilización occidental, y tiende, por lo mismo, a seguir la direccióno general de esa cultura. Así, vemos que hay un proceso de descristianización que nos afecta a todos, y si bien en Chile ese fenómeno se ha desarrolldo lentamente (probablemente debido a nuestra geografía, caracterizada por el asilamiento), no deberíamos pensar que hay algo especial en nuestra larga y angosta faja de tierra que nos haya hecho inmunes a él.

Volviendo a la pregunta original, yo diría que, si la cosa sigue así, seremos como Argentina, Uruguay y más tarde Bélgica, dentro de unos 20 años, aunque, a medida que los medios técnicos facilitan el transporte y las telecomunicaciones, es inevitable que nosotros (y especialmente nuestras élites) nos hagamos parte de él.

Pero la clave es “si la cosa sigue así”.

Pareciera que la secularización es un fenómeno irreversible, especialmente vinculado al desarrollo de la ciencia que desplaza a la religión en nuestra forma de comprender el mundo. Algo de eso hay, sin dudas, especialmente cuando el ser humano tiende a una visión utiliaria de su religión.

Pero la secularización de ningún modo es un dato inevitable del progreso. Sin ir más lejos, las naciones del ámbito musulmán tenían hasta 1930 una vida religiosa mucho más abierta y tolerante, pero eso cambió cuando el Wahhabismo, una corriente islámica fundamentalista, encontró el favor de la familia gobernante de Arabia Saudita, coincidiendo con el aumento del consumo de petróleo en el mundo. Esta vinculación llevó a una impetuosa propagación de sus ideas conservadoras por todo el mundo islámico, hasta encontrarnos en la situación actual.

Esto demuestra que no es tan importante el “progreso” en la marcha de una cultura, sino quién tenga el poder político y económico, y desmiente el mito que los ricos están de alguna forma influidos por la Iglesia Católica. Lo cierto es que los poderosos, los Gates, los Ford y los Rockefeller están empapados de anti clericalismo y secularismo, y esos son los candidatos que ganan una y otra vez las elecciones.

También hay otro aspecto de la naturaleza humana que aporta a la secularización, y es el que se refiere a que todos nosotros, cuando nos sentimos seguros, nos olvidamos de Dios. Eso está patente en la párabola del rico insensato (Lc 12,16-21), cuando el hombre satisfecho dice:

“Voy a hacer esto: demoleré mis graneros, construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes,19 y diré a mi alma: Alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, como, bebe y date buena vida”.

Esto mismo funciona a nivel cultural: los que vivimos en la sociedad más opulenta de la historia, todos tendemos a sentirnos más seguros a olvidarnos de Dios y a querer hacer nuestra voluntad sin restricciones. El problema es que la advertencia de NSJC es terrible:

20 Pero Dios le dijo: “Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has amontonado?”

La lección que debemos sacar es que nada asegura que todo va a seguir así. No conocemos el mañana, e incluso ahora hay signos, como el invierno demográfico, que la situación cultural no puede moverse indefinidamente en la misma dirección.

Anuncios
Categorías:Actualidad
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: