Inicio > General > ¿Ha cambiado la Iglesia su doctrina?

¿Ha cambiado la Iglesia su doctrina?

Algunas entradas atrás, quedó pendiente responder a un verdadero desafío de un grupo de comentaristas escépticos, en base a esta pregunta.

La posición católica es conocida. Ante la constante revisión a que están sujetas las ideas en el mundo moderno, ante el relativismo que lo permea todo y parece ser la única constante, los católicos se empeñan en destacar la estabilidad de sus dogmas, como prueba de su veracidad y de su origen divino.

Los escépticos, a su turno, nos replican:

Pues mire, lo siento pero … va a ser que no. Y le pongo algunos ejemplos:
a) Hasta el año 381 (primer Concilio de Constantinopla) habia discrepancias sobre la naturaleza divina del Espiritu Santo.

b) Hasta el año 1215 (cuarto Concilio de Letrán) no estaba cerrado el concepto de la Transubstanciacion.

c) Hasta el año 1432 (concilio de Basilea) no se cierra definitivamente el Canon Biblico.

d) Hasta el año 1854 no se establece como dogma la Inmaculada Concepción.

¿Quién tiene la razón?

Nosotros, desde luego. Pero claro, no basta con mostrarlo, hay que demostrarlo, y para eso vamos a examinar qué queremos decir cuando afirmamos que las doctrinas católicas son inmutables.

Pero eso tendrá que esperar, porque antes de abordar directamente el tema, debemos hacer algunas advertencias.

Primero, tener presente que la Iglesia Católica es única en este respecto. Todos esperamos de las religiones cierta estabilidad, pero siempre ha sido así. Las religiones politeístas y animistas, bajo las cuales ha vivido la mayor parte de los seres humanos, tenían dioses esencialmente caprichosos, que podían cambiar sus favores día a día y por eso debían ser “apaciguados”.

A pesar de esta expectativa, la Iglesia católica sigue siendo única en este sentido. En efecto, Todas las religiones modernas ofrecen un núcleo básico de verdades inmutables, pero sólo los católicos sostienen que conservan la facultad de emitir nuevos pronunciamientos irreformables.

Así, dentro de las religiones modernas, el judaísmo y el islam cuentan con textos sagrados que presentan como inspirados por Dios, pero no con un órgano central que pueda hacer una declaración definitiva acerca de su interpretación. Como resultado de esto, cada creyente queda entregado a decidir por sí mismo entre las corrientes teológicas o filosóficas, cuál de ellas es la más acorde con la verdadera fuente.

Entre las comunidades nacidas luego de la reforma de Lutero, la situación es similar: se dice que la Biblia es la regla fundamental, pero en cuanto surge una divergencia percibida como fundamental, la separación es lo que se aplica. Las Iglesias orientales, por su parte, en lo formal conservan un principio de unidad en los patriarcas metropolitanos, y la adhesión a los primeros siete concilios ecuménicos, pero más allá no tienen una forma de resolver una disputa entre ellos sobre la interpretación de estas fuentes.

Un caso particular en este sentido sería el mormonismo, que efectivamente cuenta con una estructura jerárquica, capaz de emitir pronunciamientos obligatorios para todos los fieles, y en eso podría guardar cierto parecido a la Iglesia. Sin embargo, esto no se traduce en estabilidad doctrinal, pues sostiene que su líder puede recibir nueva revelación en cualquier momento, de modo que lo declarado hoy como cierto puede ser contradicho por una revelación posterior, sin mayor inconveniente o inconsistencia.

Un segundo elemento a tener en cuenta, si vamos a hablar de cambios en estas cuestiones, es que ninguna religión podría ser totalmente inmutable, o estar compuesta sólo de preceptos eternos. Desde luego hay ciertos principios de fe y moral que todos entendemos que no podrían cambiar y ni admitir excepciones, pero también hay otros, igualmente obligatorios, donde cualquier persona razonable aceptaría que debe existir el espacio para adaptaciones a las realidades concretas, sin que ello implique contradicción

Por ejemplo, el precepto de ir a misa los domingos es obligatorio, pero es evidente que si no hay cura que diga misa en 100 km a la redonda, no es una verdadera contradicción decir que ese católico está liberado de esa obligación.

Tercero, anotar que, como en este sentido la Iglesia es única, resulta natural que en ella haya existido una mayor reflexión que en otras religiones respecto a qué es inmutable y qué no, y que eso se reflejará en una doctrina con más sutilezas y matices. Si vamos a abordar una cuestión delicada como esta, debemos estar dispuestos a considerar argumentos de cierta complejidad, y no alegar que se trata de meras palabras o recursos retóricos, a la primera de cambio. Puede haberlos, pero no será nuestra primera explicación.

Existe la tendencia a pensar que las verdades de la religión deberían ser simples, tan accesibles que cualquiera las pudiera entender, para salvarse, pero eso presupone que nuestra salvación depende de nuestra capacidad intelectual, lo cual es falso. No seremos juzgados por lo correcto de nuestra teología, sino por el amor, pero parte de ese amor es también el amor a la Verdad, que es Jesús mismo.

Por otro lado, si la medicina no tiene que ser sencilla para ser efectiva, no veo por qué la religión tenga que serlo.

Una nota final, hay muchos supuestos “cambios de doctrina” que todavía provocan inquietud entre los mismos católicos y son objeto de debate. Sobre todo pienso en las supuestas innovaciones introducidas por el Concilio Vaticano II. Expresamente intentaré mantenerme alejado de esos ejemplos, para evitar la polémica asociada, porque probablemente nos distraerá de una verdadera discusión de principios, que es lo que me interesa.

Mantengan en mente que esta es una explicación originada en conversaciones con ateos y agnósticos, y no tanto con mis hermanos cristianos.

Hechas estas aclaraciones, vamos a lo nuestro.

¿Ha cambiado la Iglesia su doctrina?

Lamentablemente ese es todo el tiempo que tenemos por hoy. En la próxima entrada, y ya con estas advertencias en mente, intentaremos dar respuesta a esta pregunta.

Anuncios
Categorías:General
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: