Inicio > Iglesia > Lo que podríamos hacer… tal vez

Lo que podríamos hacer… tal vez

Nuestro Magnánimo Y Plenipotenciario Director Supremo de InfoCatólica se pregunta ¿Qué podemos hacer los fieles ante un rector de una universidad católica jesuita heterodoxo? Y señala:

Hasta donde yo sé, la Iglesia no ha establecido instituciones para que los fieles puedan ejercer ese derecho. Pero el derecho existe. Por tanto, si no se “organiza” desde la Iglesia, es normal que acabe ejerciéndose de forma desordenada e incontrolada. Y donde no hay orden ni control, todo se desmadra.

No soy experto en derecho canónico, pero su planteamiento inmediatamente me recordó una acción ante los tribunales canónicos interpuesta en 2004 (¿10 años ya? ¡Por favor!) por algunos fieles católicos estadounidenses contra el candidato demócrata a la presidencia de ese país John Kerry, en razón de haber, en concepto de los demandantes, defendido pública y obstinadamente la idea herética de que era posible permanecer católico y apoyar el derecho de la mujer a matar a sus hijos.

En esa ocasión, el esfuerzo resultó ampliamente criticado por expertos y legos en materia de derecho canónico, los primeros por estimar que no estaba bien fundamentado desde un punto de vista legal y doctrinario; y los segundos, por apreciar una evidente intención electoralista de favorecer al candidato opositor en la carrera presidencial de ese año.

Pero más allá de las particularidades del caso, me pregunto –y me encantaría que algún experto en materias iuscanónicas me respondiera– si acaso el mecanismo explorado por este hermano gringo, con las correcciones que correspondan, podría aplicarse extraordinariamente en el caso de algún clérigo o dignatario de una institución católica, que de forma reiterada y pública defiende opiniones totalmente contradictorias al Magisterio infalible de la Iglesia.

Desde luego el mecanismo de una recolección de firmas, como dice Luis Fernando, parece totalmente inadecuado. En cambio, una presentación ante un tribunal canónico cumpliría con el mandato evangélico para resolver conflictos entre cristianos, y daría a los laicos la tranquilidad de conciencia de haber hecho todo lo que estaba de su parte.

Anuncios
Categorías:Iglesia
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: