Inicio > General, Política y derecho > A los políticos les importan los sueños

A los políticos les importan los sueños

Unos días atrás el P. Jorge González se preguntaba ¿A quién le importan los sueños de Arias, Boff y Vidal?, todos ellos teólogos de la más rancia progresía, que pasaban sus tardes en el asilo pensando que el Papa Francisco “podría rehabilitar a los quinientos teólogos condenados por la Iglesia durante los años en que en ella mandaban Ratzinger y Wojtyla”.

Y la respuesta es clara, y totalmente cierta: los católicos no están ni de lejos interesados en estas rehabilitaciones, habiendo tantos otros ámbitos de la vida de la Iglesia en urgente necesidad de renovación, como los confesionarios, la vida religiosa y la fe de los jóvenes.

Creo eso sí que el P. Jorge no ha dado toda la respuesta, pues ha dejado afuera a un grupo que sí está muy interesado en la rehabilitación de estos sujetos: los políticos que se dicen católicos.

Verán, el ser humano, por ser hijo de Dios, no puede tolerar la idea de ser malos, pero hay muchos que a pesar de eso ven como deseable el mal, así que buscan por todos lados alguna religión, escuela o doctrina filosófica que justifique sus actos como moralmente aceptables.

Cuando este tipo de personas han crecido en un ambiente católico (como suele ocurrir en nuestros países hispanos), y luego se encuentran en una actividad cada vez más corrupta como la política, las figuras de estos curas, monjas o teólogos progres se vuelven muy valiosas, porque le proporcionan al político católico un paraguas para justifica todo tipo de traiciones a la doctrina católica a la que dice adherir.

No creo que ellos “usen” la etiqueta de católicos para ganar elecciones o engañar a los votantes, pues a estas alturas está visto que al pueblo no le interesa en lo más mínimo la religión de sus gobernantes. El problema es psicológico, porque son ellos mismos los que no tienen el coraje de apostatar, y en cambio prefieren imaginar que algún día la Iglesia se ajustará a sus opiniones.

Y para esta psicología, las figuras de teólogos como Boff y Vidal, que también expresan un disenso dentro de la Iglesia, son un signo de esperanza, de la “otra Iglesia”, que les dirá que todo lo que hicieron en su carrera por conservar el poder, contra la vida y la familia, estuvo bien.

Si la cosa se quedara ahí, no pasaría de ser un problema privado, pero resulta que los políticos tienen cuentan con el poder del Estado, para promover y dar visibilidad a sus curas y teólogos favoritos. Son ellos los que obtienen fondos del gobierno para ayudar a los más pobres, o las figuraciones en los canales de TV, o los cargos de capellanes en instituciones estatales, que a su vez les dan a estos clérigos la posibilidad de acceder a otros políticos, en un círculo vicioso.

Un caso plenamente documentado de este fenómeno lo encontramos en la familia Kennedy, que logró poner al primer católico en la Casa Blanca, pero no sin antes haber participado en reuniones con sacerdotes disidentes, que los convencieron que era posible ser católico y no objetar a las leyes que permitían el aborto.

En todo caso, esto no es nuevo. Es el mismo fenómeno que se ha producido en etapas como la reforma protestante, cuando las diatribas de Lutero le vinieron de perillas a los príncipes alemanes para quitar a la Iglesia las extensas tierras que controlaba, o cuando Enrique VIII fundó la Iglesia Anglicana, porque las doctrinas católicas tradicionales no convenían a los intereses de su reino.

La única diferencia es que ahora, con una separación entre Iglesia y Estado más clara, los políticos ya no pueden (o no necesitan) apoyar públicamente a sus clérigos predilectos, sino que lo hacen privadamente.

Habiendo tantos sacerdotes ortodoxos que trabajan incansablemente por los pobres, la paz y la justicia, son siempre los mismos disidentes quienes atraen la atención de los medios de comunicación. Ahora ya saben por qué.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: