Inicio > Libros y películas > El Hombre de Acero, más temas religiosos

El Hombre de Acero, más temas religiosos

En la entrada anterior, sobre la más reciente película de Superman, pedía a los visitantes aportar con más temas religiosos que hubieran detectado. Desde luego, los comentarios no decepcionaron y me gustaría destacar algunos de ellos.

En primer lugar tenemos a Paulie que nos recuerda que “la acusación de “herejía” es pronunciada cuando Jor-El le dice a Zod que su hijo había nacido de forma natural.” Esto se presta para interpretaciones muy interesantes, porque si en nuestro mundo el control estricto de la natalidad se asocia al secularismo, y la insistencia en los factores naturales en el mismo proceso, a la religión, el filme estaría intentado un subversión del estereotipo, pues sería el secularista Zod quien acusa de “hereje” al religioso Jor-El por no conformarse a la doctrina secular del control de la natalidad.

Como les decía en el post original, inicialmente este diálogo parecía conducirnos al cliché de ciencia/buena vs. religión/mala, pero ante esta sutil inversión de roles, no sería descabellado pensar que la película nos esté advirtiendo acerca de la persecución de la religión a manos de un extremismo laicista, y que esta corriente también puede dar lugar al fanatismo, aunque nuestra cultura asocie más esa característica con las organizaciones religiosas.

Otro visitante, Alejo, nos envía el video del padre Robert Barron acerca de la película. El P. Barron siempre tiene comentarios interesantes y ortodoxos acerca de los más diversos temas culturales, a través de su canal de YouTube, así que nunca está demás escucharlo. Aquí les dejo el enlace al video para que lo vean [está en inglés].

En resumen, el P. Barron interpreta la película en clave filosófica, y así Zod representa el colectivismo –por su rol como defensor del ideal kryptoniano de estricto control de la natalidad y una sociedad estratificada–, mientras que Kal-El en sería su contraparte individualista, lo que se reflejaría en la soledad de este ser tan poderoso en medio de seres inferiores, evocando al superhombre de Nietzsche. Por supuesto, la trama de la película culmina con el enfrentamiento entre ambos, y como corresponde a una historia nacida del corazón de los Estados Unidos, el individualismo derrota al colectivismo.

El video concluye con algunos comentarios acerca de la posición cristiana en este conflicto, observando que la Iglesia desde luego se aleja de Zod, pero también de este Kal El que parece no tener reparos en la destrucción de la metrópolis a sus pies, para centrarse en el hombre común, que parece no tener nada que decir en medio de este combate de titanes, y al que sólo le quedaría huir. El P. Barron expresa su decepción por la actitud de este Superman, al parecer indiferente al sufrimiento de los humanos, tan diferente al modelo de altruismo y cortesía que encarnó Christopher Reeves, aspecto que también me llamó la atención, pero personalmente creo que los productores tiene un amplio campo para desarrollar esos temas en la(s) secuela(s), que ya se han vuelto una característica de este género de películas. Al menos así lo hicieron en Batman Asciende, que precisamente inicia con el conflicto de los personajes acerca de su decisión de mentirle al público, al final de la segunda película de la serie, que también dejaba un sabor amargo.

Finalmente, redondear una idea del post anterior, donde mencionábamos la iconografía católica que aparece cuando Kal El debe decidir si se entrega o no al general Zod, lo que ya parece un intento de vincular al protagonista con Cristo. El crítico de cine y católico Steven Greydanus, destaca que no se trata sólo de cruces y vitrales “en genérico”, sino que específicamente se puede ver en el fondo un vitral que representa a NSJC en el huerto de Getsemaní. Con esto, es evidentemente los productores quieren vincular la decisión de Superman de tener que entregarse a los kryptonianos para que no destruyan la Tierra, con el sacrificio de NSJC para salvar a la humanidad.

Una nota final para los comentaristas preocupados por una excesiva identificación entre Superman y Jesús. Mientras se mantenga en el ámbito de la entretención, no veo peligro en hacer este tipo de conexiones. Supongo que alguien podría llevarlo más allá y tratar de ver una analogía, parábola o alegoría en la película, y desde luego ahí caemos en todo tipo de herejías, como el arrianismo, o el adopcionismo, pero eso sería totalmente injustificado. Después de todo, no olvidemos que hablamos de una película sobre un superhéroe de historieta, de los que usan los interiores por fuera.

Anuncios
Categorías:Libros y películas
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: