Inicio > Pro-vida > Baja la natalidad, a nadie le importa

Baja la natalidad, a nadie le importa

Varias veces ya hemos advertido que nuestro planeta no está sobrepoblado, sino que el peligro es precisamente el contrario, que la baja constante en la población termine por acelerar la caída de la civilización occidental. Cada cierto tiempo hay pequeños anuncios del invierno demográfico que nos espera, tales como la despoblación de una ciudad tan importante como Detroit, que actualmente cuenta con 32.000 casas abandonadas y enormes edificios en ruinas, o el dato que, según el más reciente censo de Estados Unidos, en esa nación hay 6 casas desocupadas por cada persona que vive en la calle.

Por nuestra parte, y con la baja constante en la natalidad que ha sufrido Chile desde fines de los años ’80, ya era tiempo que esta tendencia se reflejara en la realidad, y ayer hemos tenido nuestra primera advertencia concreta, cuando se reportó que, según cifras del Ministerio de Educación, entre 1990 y 2012 hay un 20% menos de alumnos en enseñanza básica.

La nota de prensa señala:

Un millón 914 mil alumnos cursan este año entre primero y octavo básico en las aulas de todo el país, según estadísticas preliminares del Mineduc. Se trata de la cifra más baja desde, por lo menos, 1990, cuando había 1 millón 990 mil niños en enseñanza básica.

¿La razón? La caída en las tasas de natalidad. En total, desde que comenzara el descenso, en 2002, las escuelas primarias han perdido 434 mil estudiantes, el 19,5% de la matrícula.

El dato resulta aún más preocupante si consideramos que en esos mismos 20 años, Chile ha hecho un enorme esfuerzo precisamente por ampliar la cobertura escolar, es decir, la posibilidad de acceder a educación básica ha mejorado, y a pesar de eso el número neto de alumnos disminuye. El ministro agregó que esa misma tendencia debería observar en pocos años más a nivel de educación media.

La población disminuye y estamos comenzando a constatar los efectos de esta tendencia ¿El comentario del Ministro?

“Lo razonable, como ha ocurrido en otros países, es que disminuya el número de establecimientos. No es conveniente mantener tantos colegios, no sólo porque es costoso, sino porque no es fácil asegurar buenos directivos y docentes”, dice el ministro.

O sea, ante una situación tan fundamental como nuestra propia continuidad en el tiempo, la respuesta es “el último apaga la luz ¿dónde está el problema?”. A nadie le importa. Claro, como no es un problema que vaya a afectar la relección del actual gobierno, no requiere una respuesta desde la política. La otra cara de la moneda es el envejecimiento de la población, consecuencia inevitable de las mejoras en la medicina, pero ahí si que hay una respuesta, porque los viejos votan. Eso sí, el único problema que se percibe es el aumento de los precios de los planes de salud.

Nos dicen: “Es que Uds. son exagerados, se lo pasan presagiando desastres y no pasa nada, estamos en esto 40 años y todo sigue igual, incluso mejor”.

El problema es que nuestras advertencias no son para el próximo gobierno, ni siquiera para 20 años más. Cuando uno asume la perspectiva de la Iglesia, comienza a ver muchos más años en el futuro, y a observar el ir y venir de las culturas y los imperios, y sobre todo cuáles son los factores que anuncian sus procesos. Uno podría decir “a la porra con occidente, que se joda”, pero tampoco es la idea, si hemos conservado las tradiciones filosóficas de los griegos, jurídicas de los romanos y construido universidades y ¿Vale la pena tener que volver a empezar de cero?

Porque eso es lo que está en juego aquí: que nuestra cultura occidental sea destruida y arrasada por otras, menos civilizadas (y no me digan que da lo mismo vivir bajo el islam o bajo el colectivismo chino), pero de mayor vitalidad y fuerza, tal como le ocurrió a Roma durante su decadencia. Vale, la solución no surgirá de un país tan pequeño como Chile, pero ¿no sería un paso en la dirección correcta que al menos nuestras autoridades consideraran que la despoblación es un problema?

Anuncios
Categorías:Pro-vida
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: