Inicio > Política y derecho > La crisis espiritual de Chile

La crisis espiritual de Chile

En el sitio web del diario La Segunda, encontré una columna de Claudio Orrego (alcalde de Peñalolén, DC) titulada La revolución de la confianza, donde se lamenta que, según los últimos estudios [cita requerida], Chile sea uno de los países con mayores índices de desconfianza en el mundo.

El autor atribuye esta situación a los abusos, al individualismo y a la desigualdad, factores que percibe como característicos de la situación política actual, y concluye proponiendo:

Ahora sólo falta que nos decidamos a impulsar una revolución de confianza. Sólo un nuevo contrato social y político, que ponga lo común al centro, nos permitirá construir ese país cohesionado que queremos para nuestros hijos.

Al leer sus palabras, uno se queda con la idea que don Claudio está a punto de llegar a concluir que el principal problema de Chile actualmente es de índole espiritual, pero no se atreve a hacerlo y termina con una frase vacía acerca de un “nuevo contrato social”.

Permítanme reiterarlo: nunca hubo ni nunca habrá un verdadero pacto social, no es más que un mito, apenas útil para justificar una agenda política, una entelequia producto de las especulaciones de algunos filósofos, que buscaban mantener la ley pero sin reconocer que existe un legislador. Lo más parecido que se tiene es la Sacra Constitución Política, que es el producto de la negociación a puerta cerrada de un grupo de intelectuales, en un momento histórico determinado, y cuyo texto final recibe luego un barniz de legitimidad, mediante una votación. Nada que ver con esa convención fundamental para el bien común, entre los hombres de buena voluntad, y que por ello es imperativo para todos los ciudadanos, que imaginaron los contractualistas.

Pero tiene razón el alcalde. Cuando las necesidades básicas de supervivencia techo, pan y vestido están generalmente satisfechas, los problemas que persisten son de índole esencialmente espiritual. En Chile no es común morir de hambre o de frío, pero no por ello somos más felices. Al contrario, nos sentimos inseguros, desconfiados y abusados.

En el mismo sitio web se publica la columna del Padre Luis Eugenio Silva, donde describe la ceremonia de veneración de las espinas de la corona de Cristo, en Notre Dame de París. Dice el Padre Luis

El templo estaba lleno de fieles tanto de diferentes países como franceses, que venían a observar y venerar. Las luces tenues iluminaban los interiores de los altos arcos góticos, despidiendo un resplandor dorado y creando un ambiente místico. En el altar caía un fuerte rayo de luz que lo destacaba. […]Pensé esa tarde: ¡Qué lástima que entre nosotros se haya perdido el sentido estético en las celebraciones y en los actos litúrgicos! En París, era el pueblo en sus diversos estratos sociales el que mostraba un espíritu religioso.

No pude dejar de relacionar ambas columnas, pues la primera parece la pregunta, y la segunda su respuesta.

Queremos la unidad de nuestro pueblo, la felicidad y la confianza, y una de las formas más efectivas de recomponer ese espíritu de solidaridad es el acto de encontrarnos, no enfrentados, como enemigos, sino codo a codo, como hermanos ante el altar. Esa es la razón porque la religión siempre fue un asunto de Estado, y una función que la Iglesia sigue estando dispuesta a cumplir.

Sin embargo, no lo haremos, porque nos han enseñado que la religión en general y nuestro catolicismo en particular es fuente de divisiones y frustraciones, y nos hemos creído esa mentira.

La Iglesia seguirá cumpliendo su misión hasta el fin, pero ¿qué será de Chile?

Anuncios
Categorías:Política y derecho
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: