Inicio > Escépticos > La frustración del ateo ante la JMJ

La frustración del ateo ante la JMJ

A través del blog del Padre Tomás, arribamos al artículo Los seudópodos del Papa, donde José Carlos Rivera Fernández, profesor de filosofía, ventila su frustración ante el éxito atronador de la Jornada Mundial de la Juventud recientemente celebrada en Madrid:

Me di cuenta siguiendo el evento que la profecía que auguraba el fin de toda religión y el «Dios ha muerto» nietzscheano del siglo XIX no se realizó. Hay muchos jóvenes, en pleno siglo XXI, que optan por las creencias religiosas en vez de optar por el argumento fuerte de negar la existencia de Dios o de cualquier entidad sobrenatural, o la negación de seguir vivos más allá de la muerte, porque no resulta cómodo.

Siempre es bueno admitir cuando se ha estado equivocado y ya ha quedado claro que el pronóstico de los viejos ateos (de mucho mayor peso filosófico que los nuevos) ha fallado miserablemente. Auguraron un futuro radiante para la ciencia y el progreso, y donde la religión sería un simple recuerdo, en cuanto el ser humano dejara de vivir en condiciones de extrema pobreza y la técnica lo liberara de sus tradiciones, pero nada de eso ha ocurrido. Por el contrario, el mundo globalizado ha permitido demostraciones públicas de religiosidad como la Jornada Mundial de la Juventud, que en otra época, sólo por logística, serían impensables.

Es cierto que la religión hoy no tiene la influencia de qué gozó en otros tiempos, y parece razonable atribuir esa baja a que la calidad de vida ha mejorado en magnitudes impensadas para otras generaciones. Esta conclusión, sin embargo sólo confirma que se abandona la religión, no porque sea falsa, sino porque parece que ya no se requiere para satisfacer las necesidades naturales de seguridad y consuelo.

Para nosotros, lo bueno es que la religiosidad restante, aunque minoritaria y menos influyente, será más sincera y profunda, y eso acomoda mucho al cristianismo, que desde la época de los mártires aprendión a no medir su éxito por los números o la adherencia del Estado a sus principios, sino por la santidad de sus miembros y la eficacia de los sacramentos. Por eso NSJC comparaba a su reino con la levadura y la sal.

Continúa el autor

La creencia es la solicitación de un confort ciego. Es más cómodo creer en Dios, porque los que no conocen a Dios parece que viven en un mundo irreal. La noción de realidad trascendente nace de la descripción de un mundo dictado. Creer es un acto racional y a la vez sentimental. Los seres humanos corrientes no están seguros hasta que una opinión generalizada les reafirma. Es fácil pensar, decir y hacer lo que les es dictado por sus semejantes, de tal manera que depositan su certeza en el rostro de los otros.

Esta es la antigua excusa de los ateos: “Los creyentes son estúpidos y conformistas, si fueran iluminados y rebeldes como nosotros, se darían cuenta que han sido engañados” o peor aún “eres católico porque naciste en una familia católica”. En otras palabras, me dicen que soy tan tonto, que nunca me fijé en que mis padres me han enseñado su religión y que solamente por eso soy católico. ¿Qué clase de diálogo es posible cuando el otro piensa eso de ti?

En el fondo, es una ofensa no solo a los jóvenes de la JMJ, sino a los millones de personas que no respaldan al autor en su increencia, y por ese sólo hecho son motejados de conformistas e inseguros.

Sin embargo, el mismo espíritu juvenil desmiente esa acusación. Los que fueron a la JMJ no salieron de guetos o cámaras de aislación, ellos ha estado expuestos a la misma oleada de narcisismo y el escepticismo que permea nuestra cultura y los medios de comunicación, y sin embargo han decidido revelarse contra ella. Eso no demuestra que estén en lo correcto –después de todo ese mismo espíritu lleva a muchos a abrazar causas paralelas u opuestas al cristianismo–, pero sí prueba que su religión no puede atribuirse con tanto facilismo al consuelo que otorga la fe, o al confort ciego. A estas alturas del siglo XXI, insistir en ello suena a mera excusa y majadería.

Finalmente, el profesor expresa su confusión en una serie de preguntas.

¿Qué está pasando para que los seres humanos vuelvan a creer ciegamente en las religiones y el Papa goce del poder de mover a las masas?

Es que el ser humano nunca dejó de creer, su naturaleza se lo impide; tal vez crea en Dios, o se fabrique ídolos a partir de la ciencia o el Estado, pero nunca puede dejar de adorar algo. Por otro lado, el Papa siempre ha convocado a las masas ¿Por su carisma? ¿Por su poder? ¿Por su santidad personal? ¿Acaso los católicos van a ver a Karol o a Joseph? ¡Claro que no! Es la persona de Jesús de Nazareth que sigue siendo relevante para ellos, y la Iglesia es Su cuerpo.

¿No será que estamos asistiendo a la muerte del pensamiento de la Ilustración?

Como toda doctrina humana la ilustración morirá, tarde o temprano, de eso no hay duda. Es una pena, porque su énfasis en la razón y la evidencia es valiosa y sólo pudo surgir en una cultura cristiana, pero ella misma se ocupó de acelerar ese proceso, cuando declaró que la Iglesia ya no era su aliada era sino su enemiga, y, bajo los estandartes de la tolerancia, acogió alegremente doctrinas verdaderamente irracionales, como el new age.

¿No será que la ciencia y la tecnología no han resuelto los problemas humanos sobre el sentido de la existencia?

Permítanme responder con otra pregunta ¿Siquiera pensó alguno que la ciencia y la tecnología podía hacer eso? Yo creo que no.

¿Estaremos asistiendo a un nuevo resurgir del fervor e irracionalismo religioso?

Ambigua pregunta. Si “fervor” es lo opuesto a la indiferencia, no podemos hablar de un resurgir, porque las causas nobles que nos indignan siempre han existido, desde la guerra de Vietnam hasta la caza de focas. Lo que el autor parece temer es que ese fervor sea religioso e irracional, pero mientras sea católico nunca será contrario a la razón, y por otro lado hay muchas causas que, siendo seculares son tanto o más irracionales (pienso en los llamados a colonizar otros planetas).

Si la JMJ es indicio del resurgir de un fervor religioso y racional ¡Bienvenido sea!

Anuncios
Categorías:Escépticos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: