Inicio > Historia > Los evangelios ¿son históricamente confiables?

Los evangelios ¿son históricamente confiables?

Conversando acerca de la confiabilidad de los evangelios como documentos históricos, un lector nos comenta:

También el codex sinaíticus es del siglo IV, y el estilo de escritura griega del códice vaticano es alexandrino así que probablemente también es oriental. Los fragmentos de texto más antiguos que los códices más completos no tienen el texto completo del Nuevo Testamento y por lo tanto no se puede saber si ha sufrido adiciones o no el Nuevo Testamento vertido en los códices.

Si esos códices fueran los únicos textos con los que contáramos para confeccionar las Biblias actuales, podría caber alguna duda respecto a su fidelidad a los originales. Sin embargo, esos documentos no más que copias de otros más antiguos, a los que tenemos acceso al menos parcial, y el valor de estos códices no viene dado por su antigüedad u originalidad, sino por ser las recopilaciones completas (de los 73 libros de la Biblia) más antiguas que se conservan. La entrada Papiros del Nuevo Testamento, de la wikipedia te da un listado los que se conservan hasta hoy según el trabajo de Nestle-Aland, que es el estándar actual, y muestra que muchos de ellos son anteriores al cuarto siglo.

Los cristianos heredaron de sus padres judíos un estilo de celebrar la liturgia, que otorgaba una alta importancia a la lectura de la palabra. Ya San Justino Mártir, a mediados del segundo siglo, cuando explicaba al emperador los ritos de esta nueva religión, para que no se les persiguiera, decía:

El día que se llama del sol [el domingo], se celebra una reunión de todos los que viven en las ciudades o en los campos, y se leen los recuerdos de los Apóstoles o los escritos de los profetas, mientras hay tiempo. Cuando el lector termina, el que hace cabeza nos exhorta con su palabra y nos invita a imitar aquellos ejemplos. [Primera Apología, 66]

Los cristianos hacían esto por todo el mundo antiguo durante los primeros siglos, de modo que cada congregación debía contra al menos con una copia de esos libros litúrgicos, es decir, había copias y tráfico de evangelios por todo el Imperio Romano. En ese proceso efectivamente el texto de estos libros resultaba modificado, producto de errores involuntarios de los copistas, pero esto no afectarían doctrinas esenciales del cristianismo y serían fácilmente corregidas comparándolas con otras versiones de las tantas disponibles, básicamente lo mismo que se hace hoy cuando se edita una nueva edición de La Biblia. De hecho, la disciplina conocida como crítica histórica cuenta precisamente con muchas variaciones menores de los textos bíblicos, por errores introducidos en el copiado, sin que ninguno amonte a una diferencia de doctrina.

Ahora bien, si la disciplina que estudia los textos bíblicos ha podido detectar pequeñas diferencias entre ellos ¿Es razonable pensar que alguien pudo introducir grandes diferencias y nadie se dio cuenta? Creo que no.

Recuerda que esta era una Iglesia que, ni bien dejó de ser perseguida y cuando todavía no era la religión oficial, amenazó con perturbar la paz del Imperio con sus disputas acerca de si su fundador era homousious u homoiusios. La diferencia era una iota, pero ni eso iban a dejar pasar los obispos, y, por lo mismo, podemos confiar en que tampoco permitirían cambios importantes en sus textos litúrgicos. Así, Ireneo de Lyon puede escribir en el año 189:

Ciertamente son diversas las lenguas, según las diversas regiones, pero la fuerza de la Tradición es una y la misma. Las iglesias de la Germania no creen de manera diversa [553] ni transmiten otra doctrina diferente de la que predican las de Iberia o de los Celtas, o las del Oriente, como las de Egipto o Libia, así como tampoco de las iglesias constituidas en el centro del mundo; sino que, así como el sol, que es una creatura de Dios, es uno y el mismo en todo el mundo, así también la luz, que es la predicación de la verdad, brilla en todas partes (Jn 1,5) e ilumina a todos los seres humanos (Jn 1,9) que quieren venir al conocimiento de la verdad (1 Tim 2,4). [Contra los Herejes 1,5,10,2]

Por otro lado, la empresa de introducir alteraciones sustanciales en los evangelios, dados los recursos disponibles, era simplemente imposible. Muchos especulan que Constantino, el emperador romano que gobernaba sobre todo el mediterráneo desde su capital Constantinopla, habría tenido la capacidad de alterar las doctrinas cristianas para su propios fines. No hay ningún documento que apoye esta posibilidad, y, por el contrario, parece que era amigo de los arrianos pues fue bautizado por Eusebio de Nicomedia, pero incluso se lo hubiera propuesto, habría tenido que producir un nuevo texto, introducirlo en las comunidades cristianas de todo el mundo, y recolectar cientos o miles de copias desde todo su territorio y más allá, sin dejar ningún registro histórico de dicha purgación. Salvo que los agentes imperiales hayan tenido acceso al neuralizador de los Hombres de Negro, tal posibilidad resulta del todo increíble.

La otra posibilidad sería que alguien hubiera alterado las doctrinas cristianas y sus textos antes que Constantino, cuando eran pocos los que seguían esta nueva religión, labor que algunos atribuyen a San Pablo, como si él hubiera tomado la predicación más o menos anodina de un rabino revoltoso y la hubiera convertido en esta explosión de cristianismo sobre el mundo antiguo. Pero aquí falla no sólo el soporte histórico, pues no hay ninguno que acuse a Pablo de haberse apartado de la doctrina de NSJC, y por el contrario él mismo llama a no dividir la naciente Iglesia en facciones; sino también el psicológico porque nadie cambia una posición segura en el sanedrín por una religión perseguida por judíos y romanos; y el social, porque en una situación como la propuesta sería esperable encontrar resistencia a un mensaje novedoso de parte de los que conocieron a NSJC y habían recibido el mandato de propagar su doctrina, de lo que tampoco hay registros.

Continúa nuestro comentarista:

Los milagros y resurrección de Jesús son algo que totalmente escapa a la razón, quien cree en ellos sólo lo hace en base a su fe religiosa que no necesita demostración alguna.

Ambas afirmaciones merecen ser matizadas.

Decir que algo “escapa totalmente a la razón” implica que nos enfrentamos a algo absolutamente imposible en sus propios términos, como un círculo de tres lados. Supuesto que existe un Dios omnipotente, no hay nada imposible o que totalmente escape a la razón, en los milagros ni la resurrección de NSJC.

Me parece difícil que alguien crea algo en base a una fe religiosa “que no necesita demostración alguna”. Todos creemos muchas cosas sin haberlas vivido personalmente, pero la mayoría de las veces lo hacemos en base a nuestra experiencia previa y a la confiabilidad de la persona que nos entrega esa información. Esa actitud, que todos usamos, no es “creer sin demostración alguna”.

Las mismas iglesias adecúan la imagen de Jesús a su realidad actual, hoy como los valores estéticos occidentales de las razas germánicas son predominantes en el mundo gracias a Hollywood a Jesús lo tienen por alguien rubio, eso lo reflejan en la iconografía moderna católica por ejemplo.

Irrelevante. La imagen artística de Jesús no tiene ninguna relevancia para la veracidad de los evangelios.

Las doctrinas conciliares más antiguas son de concilios orientales donde predominaban los padres de Antioquia y Alexandría y el papa sólo mandaba una pequeña delegación, y quien presidía era el emperador de Constantinopla. El catolicismo pues es una variante del cristianismo pero no es la única iglesia posible, de hecho la romana sólo reinterpreta la información de fuentes que provienen de iglesias orientales, por ejemplo los coptos, así como los ortodoxos, según he podido constatar en su liturgia rezan el símbolo de fe sin el Filioque, mientras que la reintepretación católica del símbolo le ha agregado ese dicho Filioque.

No sé qué conclusión podrías sacar de estas afirmaciones.

Anuncios
Categorías:Historia
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: