Inicio > Iglesia > En defensa de los obispos

En defensa de los obispos

Por coincidencia nos hemos enterado hoy de dos actitudes totalmente inaceptables de los laicos católicos en contra de sus obispos, que deben llamarnos a reflexionar. Por un lado infocatólica publica que Parejas homosexuales comulgan en la catedral de Bogotá en señal de protesta, y por otro el El Mercurio informa que Feligreses no comulgan con el obispo Arteaga.

Desde luego, el primer caso es un evento gravísimo de posible sacrilegio y los involucrados pueden haber ingerido su propia condenación, como advierte San Pablo, pero sin conocer el estado interior de los que tomaron parte en este acto, no podemos saberlo. En cambio, sí sabemos, por sus propias palabras, que comulgaron “en señal de protesta” contra las declaraciones de un obispo, lo que es completamente repudiable e inaceptable.

El acto de comulgar es, entre otras cosas un signo de la comunión con la Iglesia, que es el cuerpo místico de Cristo, y esa relación trasciende cualquier manifestación de derechos políticos que cada uno pueda estimar que tiene, de modo que hacer de ese acto una ocasión para expresar otros intereses, es una falta de respeto grave a las cosas sagradas, mucho menos cuando esta posición ha sido expresamente rechazada por el obispo local y la Iglesia en general. Pero tampoco es aceptable que supongamos una intención

En el otro caso, nos cuentan que los fieles que concurrieron a la misa de domingo de ramos no fueron a recibir la comunión del obispo Andrés Arteaga, supuestamente por su vinculación con el sacerdote Fernando Karadima, condenado por pedofilia. Si alguien lo hizo por esa razón, comete un grave error, porque cambia el foco del acto de comulgar, donde lo importante no es la persona actual que nos entrega la comunión, sino qué recibimos, esto es, el cuerpo y sangre de NSJC.

Cuando decimos “recibo la comunión de esa persona, pero no de esta otra” en el fondo estamos pensando en las apariencias externas, en el qué dirán los demás si hago tal o cual gesto, antes que en la realidad de lo que estamos recibiendo. Si a eso le sumamos que la persona a quien intentamos perjudicar es un obispo, ya la cosa adquiere ribetes dramáticos.

Yo sé que cualquier cosa que se diga acerca de un cura pedófilo, que no sea condenar todo lo que tenga que ver con él suena a defensa y es por tanto inaceptable en cualquier discurso público, pero cuando se usa el legítimo rechazo para enlodar a otras personas, tampoco podemos callarnos. Y eso es lo que ha venido ocurriendo: desde el El vaticano condenó a Fernando Karadima por los abusos cometidos, el interés de la prensa se ha volcado a buscar “redes de protección” y “circulos cercanos” que habrían encubierto los delitos. Una y otra vez los obispos que tuvieron a Fernando Karadima por mentor han dicho que desconocían lo ocurrido, pero claro, su palaba ahora no vale nada.

Para el ciudadano común, que no se encuentra habitualmente con este tipo de hechos, el interés de la prensa por descubrir las redes en la jerarquía puede parecer razonable, después de todo si ellos lo conocían debieron darse cuenta de algo ¿no? y si lo hicieron, debieron haber dicho algo, evitar que sucedieran esos crímenes ¿no es razonable esto? Yo no conozco a ninguno de los involucrados en el caso, pero tengo experiencia en juicios sobre abusos sexuales y puedo decir que los que cometen este tipo de delitos son hábiles, y que si los hechos se vienen a conocer décadas después es porque logran mantener el secreto por mucho tiempo, gracias a manipulaciones y amenazas a las víctimas, de modo que lo común es que las personas del círculo cercano no lleguen nunca a saber nada.

Los invito a asistir como público a algunos juicios sobre abusos sexuales, y se encontrarán que en la mayoría el acusado no se encuentra solo, al contrario, son muchas las personas que se presentan a declarar en su favor, diciendo que conocen hace mucho tiempo a esta persona, que han compartido con en diversas oportunidades y nunca vieron nada que los hiciera sospechar de los hechos por los cuales se les acusa. Incluso se suele presentar la propia madre de la víctima menor de edad señalando que ella conoce al acusado como su pareja, que estaba todo el tiempo en la casa, y que puede afirmar que ninguno de los hechos por los que se le acusa ocurrieron.

Los jueces, por su parte, regularmente condenan a los acusados, a pesar de contar con este tipo de testigos que los apoyan ¿formaban estas personas parte de una red de protección? ¿eran cómplices interesados en su delito? ¿encubridores que mienten? ¿personas sutilmente manipuladas? ¡De ningún modo! Son simplemente víctimas del mismo sujeto que las engañó con una aparente cercanía.

Obispos malos, hay muchos; herejes, algunos, pero él es el responsable ante Dios de conducir a una parte de la Iglesia, y por esa sola responsabilidad que pesa sobre su cabeza (y no sobre la nuestra), creo que deberíamos los laicos extender nuestra caridad y colaboración, y no sucumbir a la primera sospecha.

Anuncios
Categorías:Iglesia
  1. jordy gomez
    18/04/11 en 3:09 pm

    soy gay , no soy católico gracias a dios , es cierto!, ¡no recordaba q los obispos son dueños de dios!, solo no soy católico; es inaceptable que una persona con túnica que se cree con autoridad para señalar que es bueno y que no lo es porque según el cierto libro o conglomerado le libros lo dicen afirme que un matrimonio homosexual sea perjudicial para los hijos,dios es amor según ustedes no?, acaso las madres cabezas de hogar o los padres solteros son perjudiciales también?, acaso es un mal ejemplo el mismo amor q se profesa al interior de un matrimonio homosexual , déjeme decirle que no soy católico y soy homosexual y planeo adoptar un niño y hacerlo inmensamente feliz , inculcarle la tolerancia, el amor y el respeto y le advertiré de las personas con túnica que se creen con autoridad de señalar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: