Inicio > Escépticos > Evolución, 2a parte

Evolución, 2a parte

Decíamos ayer que no existe una contradicción necesaria entre el cristianismo y la teoría de la evolución, y que lo propio del científico y cristiano es investigar los fenómenos observables, con la confianza de que nunca estarán en oposición a la verdad revelada.

Sin embargo, esta “declaración de paz y cooperación” entre fe y razón que extiende la Iglesia, no siempre es aceptable para los que, más que defender la ciencia, han optado por atacar la religión. Para ellos, sólo la más ridícula de las creencias mitológicas es propia de sus oponentes, y la más pura, racional y evidente de las verdades es digna de su bando, y desde luego, cualquiera que ose cuestionarla es un fanático.

Pero la teoría de la evolución dista mucho de ser esa verdad evidente, lógica y pura.

En primer lugar, recordemos que estamos ante una teoría, que no dejará de serlo por un largo tiempo. La diferencia entre una teoría y un hecho científico es que la primera, junto con explicar un fenómeno, realiza predicciones respecto a cómo se comportarán ese fenómeno en el futuro, y sólo pasa a convertirse en un hecho cuando se observa que lo anunciado se cumple. Como la teoría de la evolución describe el cambio en la morfología de las especies a lo largo de miles y millones de años, no estaremos en condiciones de confirmarla por mucho tiempo más.

Se han descubierto muchos hechos que apoyan la teoría (similitudes genéticas, etapas embrionarias, etc), pero lo cierto es que sólo dejará de serlo cuando sus predicciones se cumplan, y eso lo sabremos sólo en unos miles de años más.

Pero además, es una teoría incompleta, porque guarda silencio acerca de los mecanismos mediante los cuales una especie cambia y se convierte en otra diferente. Cada día hay más descubrimientos acerca de la molécula de ADN y su forma de replicarse, que se consideran prueba irrefutable de la evolución, pero lo cierto es que los científicos sólo han verificado como esta extraordinaria molécula se copia a sí misma, pero no los mecanismos que regulan sus mutaciones.

En la formulación original de la teoría se daba gran importancia a los accidentes en la reproducción y la selección natural para explicar los cambios que describía, y se decía que los individuos que contaban con mutaciones que los hacían más aptos para la supervivencia, sobrevivían y transmitían esas características a sus descendientes.

Sin embargo, esta explicación presenta dos problemas: el primero es que no coincide con la experiencia de los criadores de animales. La teoría nos dice que la selección natural, por ser “natural”, se basa en mutaciones al azar, y que por lo mismo ocurren a lo largo de mucho tiempo, pero no nos dice qué tan al azar y en cuánto tiempo se producen. Si comparamos esta hipótesis con la “selección artificial” que vienen haciendo los criadores de perros, caballos y reses hace algunos miles de años, necesariamente concluiremos que es más efectiva, arribando en pocas generaciones a los mismos resultados que al azar le tomaría miles de años, y a pesar de eso nunca han arribado a nada que se asemeje siquiera a una nueva especie.

El segundo problema es que la reproducción sexuada introduce un factor más en el proceso aparentemente simple de la selección natural, pues no basta que una característica favorable se transmita a los descendientes (como ocurriría, por ejemplo, en la bipartición), sino que además ella debe evitar “diluirse” en las recombinaciones que ocurrirán en las generaciones posteriores. La opción es la endogamia, en que cada asegura transmitir su mutación combinando su carga genética con otros que la comparten, pero la evidencia nos muestra que esta práctica no genera nuevas especies, sino que las debilita.

Para corregir este aspecto que no coincidía con las observaciones, se introdujo la hipótesis del equilibrio puntuado, originalmente en su forma más radical y luego en formulaciones más o menos sintéticas. Si alguna de estas opiniones se impone sobre las otras, o lo hace otra que no se ha formulado aún, será materia de discusión para los biólogos, pero mi punto es que la teoría de la evolución no tiene la solidez para ser la panacea que dejará atrás los oscuros tiempos de la fe.

Cabe mencionar aquí el Diseño Inteligente (DI), que ha sido atacado por considerarlo una forma de “reintroducir a Dios” en la biología. Como no he visto que exista una “teoría del DI” sino más bien un conjunto de opiniones, entiendo que más que una formulación científica propiamente tal, es una línea de cuestionamientos a la ortodoxia evolutiva, fundada precisamente en todos estos puntos, que no son más que el fruto de nuestra propia ignorancia. Si alguno, a partir de estas criticas, pretende introducir elementos como el alma o Dios en la conversación científica, también es necesario denunciarlo, porque no es serio recurrir a lo sobrenatural como primera explicación cada vez que no sepamos algo, sino todo lo contrario, debe ser el último recurso, y porque el día que sí llegemos a entender aquello que hoy ignoramos, nuestras palabras se nos volverán en contra.

Pero también debemos nota lo llamativo que ha sido la reacción de los materialistas ante el DI, pues lo propio del método científico habría sido refutarlo con pruebas, y sin embargo su primera respuesta ha sido denunciarlos como fanáticos y con ataques ad hominem a causa de sus opinones religiosas, sospechando que eso pueda haber influido en sus conclusiones. Esto demuestra que no están en un debate, sino en una cruzada.

Mi opinión personal es que Dios interviene ejecutando su plan en la historia de la humanidad, por el bien de los que le aman. La mayor parte del tiempo lo hace mediante causas secundarias, que llamaríamos naturales, dentro de las cuales se encontraría la evolución, pues parece evidente que todos los seres vivos actualente provienen de otros, diferentes a ellos, que existieron en el pasado; pero algunas veces Dios también lo hace interviniendo directamente, llevándonos al siguiente nivel. Así,

  • A pesar de que el universo es enorme y muy viejo, sólo una vez apareció la vida biológica en él,
  • A pesar de las miles de especies que llenan este enorme planeta, sólo una vez apareció un animal racional,
  • A pesar de que cada cultura ha tenido muchos dioses, sólo una vez apareció el monoteísmo como religión viable, y
  • A pesar de que muchas culturas han surgido y caído, sólo una vez apareció un hombre, que fundó una religión capaz de sustentar una revolución tecnológica como la que ocurrió en occidente.

Lo que se extraña en estas conversaciones es humildad, decir “Sabemos muy poco acerca de los evento que ocurrieron hace dos millones de años y de lo que sucede hoy al interior de cada célula”. Sujetos como Hawkings y Dawkins ya dejaron de ser científicos, para convertirse en divulgadores científicos y estrellas de farándula, porque cualquiera que busca la verdad sabe que lo que ignoramos es infinitamente más que los sabemos, y ese solo hecho debería llevarlos a guardar silencio en asuntos que ignoran, como cuando hablamos de Dios, de religión y de la creación.

Mención aparte merece nuestra débil posición en estos temas, como legos de la biología, pues sólo nos queda citar libros de otras personas que comparten nuestra opinión. No sirve de nada, no convencen a nadie. Aunque todos los biólogos del mundo estés de acuerdo en la evolución, esgrimir este hecho es un argumento de autoridad, y por lo tanto inválido, y que una opinión sea minoritaria no hace tampoco que hayamos encontrado una verdad oculta, suprimida por los poderosos a causa de su temor a perder el poder.

Anuncios
Categorías:Escépticos
  1. Cristian Rodriguez
    9/01/11 en 8:24 pm

    Caiste de lleno al argumento de “el dios de los vacios” y en un argumentum desde la ignorancia, “no se como se hizo” ..entonces “dios lo hizo” …

    Para empezar, en la ciencia todo es teoria, cuando dejas caer un objeto, estas viendo la teoria de la gravedad en accion, por alguna razon, cuando se trata de la vida, entras de lleno a la falacia de “peticion especial” donde la evolucion “es solo una teoria” porque fundamentalmente choca con tu religion. Estas confundiendo teoria, con hipotesis o conjetura.

    “A pesar de que el universo es enorme y muy viejo, sólo una vez apareció la vida biológica en él”

    Non sequitur, la teoria de la evolucion, NO tiene que absolutamente nada que ver con la aparicion de la vida en el planeta, eso esta estudiado en otra teoria que se llama “Abiogenesis” (http://es.wikipedia.org/wiki/Abiog%C3%A9nesis Nada que ver con la teoria de la generacion espontanea!)

    Aunque en lo personal estoy profundamente en contra de tu ideologia cristiana, la cual considero funesta y tus argumentos son debiles, me gusto tu blog.

    • 9/01/11 en 10:05 pm

      Hola Cristian, me alegro que te haya gustado el blog, quedas cordialmente invitadoa comentar.

      Explico las razones por las que considero a la evolución “sólo una teoría” y no tienen nada que ver con mi religión, porque no veo una contradicción fundamental entre ambas. Estas dos cosas las explico en la entrada.

      Desde el párrafo que inicia con “mi opinión personal” en adelante, no estoy hablando de ciencia ni de la evolución, hablo de mi opinión personal. Por eso, comparto que la apelación al dios de las grietas no es válida cuando hablamos de ciencia, y no caigo en ella, porque en ese momento no estoy hablando de ciencia.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: