Inicio > Escépticos > También soy ateo

También soy ateo

Dice el ateo

Me quedo con la cita de Steven Roberts: “Yo digo que ambos somos ateos. Yo sólo creo en un dios menos que tu. Cuando entiendas porqué tu deshechas todos los otros posibles dioses entonces entenderás porqué yo deshecho el tuyo.”

Este comentario parece suponer Yavé fuera un dios más, entre los cientos que se inventaron los politeístas, quienes no sólo creían en muchos dioses, sino que además reflejaban en ellos los mismos vicios y virtudes que vemos en nosotros y en los demás cada día.

Puesto que vivimos en una época en que el conocimiento del Dios único llena la tierra, parece inevitable que algunos le atribuyan a ese dios las características que los antiguos colgaban a Zeus, Odín y Quetzacoatl. Si ese es el caso, y el dios sobre el que se me consulta es uno más en esa lista, yo no creo en él ¡yo también soy ateo!


Pero ya la tradición filosófica griega(1) se había dado cuenta de la particular similitud entre los dioses y sus adoradores, y supuso la existencia de una realidad superior a las divinidades de la polis: el dios de los filósofos, inefable y trascendente, y que, según la escuela del pensador, se identíficaba con el logos, el motor inmóvil o la idea del bien. Este concepto, sin embargo, nunca llegó a cuajar en la forma de una religión, porque el mismo hecho de ser una deidad inalcanzable provocaba que no se la asociara con rituales y peticiones.

El concepto de “evolución espiritual de la humanidad” nos sugiere que la humanidad ha ido avanzando desde el animismo, que veía multitud de espíritus en todos los objetos, hacia el politeísmo, con sus dioses individuales, hasta el monoteísmo actual de un dios único, y que el siguiente paso de ir creyendo en cada vez menos cosas, sería el ateísmo.

Esta idea es cómoda, pero profundamente errada, pues atribuye a toda la humanidad el desarrollo que ha seguido el occidente cristiano, ignorando que por los miles de años que los hombres han caminado sobre el planeta, han coexistido culturas polteístas, animistas y monoteístas, sin que se pueda decir que una supere a las otras.

Esta doctrina, que no es más que la idea del progreso aplicada a las religiones, también es muy útil para los ateos, porque les permite considerar al monoteísmo como algo “normal”, un paso necesario dentro de un proceso conocido. Así, pueden pasar por alto que la aparición de la religión fundada por Abraham, basada en el dogma de que sólo existe un dios, es un fenómeno único en la historia, que no ocurrió antes ni se ha vuelto a repetir. Por eso podemos decir que el monoteísmo no es natural, en el sentido que todas las cientos de culturas que el homo sapiens ha creado en los 200.000 años sobre la tierra, tuvieron religiones pero nunca hubo una monoteísta… hasta Abraham.

Es cierto que a veces, en el Antiguo Testamento, Yavé aparece como si fuera un dios nacional, uno más frente a los panteones de otros pueblos (con la particularidad de no permitir a los israelitas tener más de un dios), pero es claro que los hebreos rápidamente comprendieron que el dios que los había sacado de Egipto era algo más que un ser poderoso, que Él era el que había creado el universo (por limitado que fuera ese concepto en la época) y sostenía la existencia misma de la realidad.

Así, cuando los primeros cristianos se desplegaron por el imperio romano, con la buena noticia de que el mesías prometido a los judíos era NSJC, fueron acusados de ateísmo precisamente por negar la existencia de los dioses(2)¡Qué fácil habría sido decir que esta nueva doctrina era una más de las nuevas religiones orientales que inundaron la pax romana! Se habrían ahorrado miles de mártires con solo “suavizar” sus doctrinas, pues en esa época abundaban los nuevos dioses y sus respectivos elegidos. Pero Dios preparó por cientos de años a los judíos, para que doce de ellos, a pesar de no ser levitas ni fariseos, tuvieran meridianamente claro que Yavé no era uno más junto a Odín, Zeus y Júpiter.

Por eso es que no cuela eso de “sólo creo en un dios menos”, y quien insiste en esa frase pensando que es ingeniosa, no hace más que demostrar que desconoce la historia de las religiones, y le falta el respeto a su interlocutor, porque no quiere saber en qué creen los cristianos realmente.

_____________
Notas
(1) ¡Y quizás cuántos otras tradiciones filosóficas perdidas para la historia! Nuestra percepción del pueblo griego como particularmente filosófico está seriamente influida, primero por el afán de los primeros cristianos de servirse de la tradición helénica para evangelizar en el mundo pagano; y luego de los renacentistas, por zafarse de la tradición escolástica. Desde luego, no se puede negar que los griegos alcanzaron altos niveles de desarrollos políticos y filosófico, pero es difícil juzgar qué tan importante era ese aspecto en la vida cotidiana, o cómo se compara su desarrollo con los de otros pueblos, que no tuvieron contacto con los cristianos.

(2) Y de caníbales a causa de la eucaristía, pero eso es para el debate con protestantes.

Anuncios
Categorías:Escépticos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: