Inicio > Historia > La idea más peligrosa del mundo

La idea más peligrosa del mundo

Traducción parcial de The World’s Most Dangerous Idea: Truman was right

little_boy_bomb[1]En 1945, una encuesta arrojó que el 85% de los americanos aprobaron el bombardeo nuclear a Japón, mientras que sólo el 10% lo desaprobó. Más de 60 años más tarde, la opinión pública no ha cambiado significativamente. En 2009, 61% pensaba que el bombardeo era “lo que había que hacer” mientras que sólo el 22% pensaba que estaba equivocado.

Estas personas aprueban el bombardeo porque se les ha enseñado que era una acción necesaria. Se dice que sin el bombardeo, la victoria sólo se podría haber alcanzado a través de una invasión mucho más costosa y destructiva. Por lo tanto, era mejor escoger el menor de dos males. Como Truman recordó, “Enfrentábamos medio millón de bajas tratando de tomar Japón por tierra. Era eso o la bomba atómica, y no lo dudé ni un minuto, y nunca he perdido el sueño por eso”.

El concepto de males necesarios busca eludir las reglas normales de la ética. Necesidad implica que no había otras opciones. Porque Truman no tenía opción, no había correcto o incorrecto. Pero mientras los debates acerca de las opciones continuarán, debemos reconocer que la muerte intencional de gente inocente nunca puede ser la opción correcta.

La naturaleza moral del bombardeo de Hiroshima y Nagasaki no difiere significativamente del bombardeo de Tokio o de Dresden, donde civiles también fueron directamente afectados, y decenas de miles murieron. Lo que los distingue es que esa decisión fue, y todavía es, aprobada por la abrumadora mayoría de los americanos. El significado de Hiroshima y Nagasaki no es simplemente que fue terrible, sino que algo tan terrible ganó un apoyo tan masivo.

Si aprobamos la muerte intencional de un ser humano inocente, difícilmente podemos, desde ese punto en adelante, adherir consistentemente  al principio de la santidad de la vida humana. Cuando nuestras acciones contradicen un principio moral, acogemos entonces en algún grado un nuevo y deficiente principio de moralidad. Matar seres humanos inocentes como un medio para un fin socava la civilización occidental misma.

Hasta aquí el artículo.

Soy de la opinión que muchos de los males de la modernidad, contra los que luchamos junto a la Iglesia encuentra su fuente directa en la distribución masiva de anticonceptivos y la revolución sexual que se extendió como pólvora por occidente desde la década de los ‘60.

Sin embargo, también es verdad que una semilla de maldad como esa no podría haber crecido tanto si no hubiera encontrado un suelo fértil donde enquistarse y crecer, y tal vez, ese suelo fue preparado por eventos como el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki.

Esa acción y su posterior celebración como una gran victoria de la libertad le enseñó a toda una generación de niños (que crecerían para convertirse en hippies) que después de todo, la ética era el gusto de algunos, pero irrelevante cuando se trataba de conseguir aquello que de otro modo nos habría costado más sacrificios.

El artículo continúa citando al Arzobispo Fulton J. Sheen

Cuándo, me pregunto, nos metimos en esta idea de que la libertad significa no tener márgenes ni límites. Saben, creo que comenzó el 6 de agosto de 1945 a las 8:15 am cuando dejamos caer la bomba en Hiroshima. Eso borró los límites… borró los límites entre la vida y la muerte para las víctimas de incineración nuclear. Entre ellos, incluso los vivos estaban muertos. Borró los límites entre el civil y el militar. Y de un modo u otro, desde ese día en nuestra vida americana, dijimos que no queremos límites ni márgenes.

¿Acaso no es ese precisamente el concepto de libertad contra el que luchamos cada día? Tal vez, si buscamos combatir aquello que amenaza a nuestra civilización, debamos partir por repudiar el principio moral que se encuentra tras el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki.

Anuncios
Categorías:Historia
  1. 21/08/10 en 11:52 am

    Para mi este siempre ha sido el momento cumbre del relativismo moral contemporáneo, y sobre todo porque fueron los “buenos” los que hicieron tal cosa. Opino que en el fondo subyace una especie de pelagianismo muy protestante, y sobre todo, muy calvinista que de alguna forma está convencido de que los “buenos” simplemente no pueden pecar, que siendo un “elegido” todo lo que hagas está bien. Y este pensamiento no es exclusivo del protestantismo, lo vemos a menudo reflejado entre católicos de lo más ortodoxo también, prueba de hasta que punto lo que tu explicas ha permeado tan profundamente.

    • 23/08/10 en 5:02 pm

      ¿Sabes una cosa? Cada vez más parece que todo vuelve al pelagianismo. Y pensar que se espera que aprendamos de la historia.

      • 25/08/10 en 4:28 pm

        Bueno, yo creo que en el fondo esa es la terrible ironía de la civilización contemporánea: se cree tan original y tan inteligente, y no se da cuenta que está ya todo inventado. De ser algo, esta civilización es sobre todo soberbiamente ignorante, tanto que se hace trampas al solitario continuamente. Y encantada de haberse conocido.

  2. 23/08/10 en 3:32 pm

    n país que sufre el ataque y la declaración de guerra de otro, que sufre numerosas bajas ¿Cómo debe responder? ¿Dónde debe poner el límite? Porque bombardeos que matan inocentes son irremediables, eso o volvemos al arco y la flecha. ¿Bombardearon los alemanes, italianos británicos estadounidenses… zonas excluidas de civiles? Aunque con escasas víctimas ya se hizo algo así en la guerra civil española (Durango o Guernica) y el mal moral ya estaría allí presente.

    • 23/08/10 en 4:57 pm

      Un país agredido debe poner término a la agresión, y por lo tanto sólo puede dirigirse contra fuerzas agresoras, nunca contra población no combatiente de un país extranjero.

      Lo que haga el agresor no es parámetro para lo que puede hacer uno.

      • 25/08/10 en 1:18 am

        De manera que si un país ataca con bombas nucleares a otro, el agredido sólo podrá atacar las bases militares del agresor.

        Es como pretender boxear con una mano atada a la espalda. Además NADIE ha luchado así, jamás.

  3. kewois
    24/08/10 en 5:10 pm

    Hola Pato.

    Buen artículo pero me parece exagerado comparar Hiroshima, Nagasaki y Dresden (todos crímenes en mi opinión) con la anti-concepción.

    Han habido muchos sucesos atroces que en su momento contaban con apoyo de la gente.
    Lo malo de este caso es que hay mucha gente que lo acepta como algo válido aún hoy.

    Kewois

    • 25/08/10 en 6:25 pm

      rojobilbao :

      De manera que si un país ataca con bombas nucleares a otro, el agredido sólo podrá atacar las bases militares del agresor.

      Es como pretender boxear con una mano atada a la espalda. Además NADIE ha luchado así, jamás.

      Imagina que el agresor usa cualquier método que le dé una ventaja en combate: arrasar a las poblaciones sometidas, matar a los civiles sobrevivientes, torturar a los prisioneros, violar a las mujeres para infundir el temor en su enemigo, ¿Implica eso que el justo defensor puede hacer lo mismo?

      Yo creo que no, y el uso de la bomba atómica contra poblaciones civiles no es más que una versión más brutal del mismo dilema.

      ¿Que siempre se han peleado así las guerras? Pues mira lo mal que estamos.

      Incluso de un punto de vista táctico, es más eficiente apuntar contra los silos nucleares enemigos, y destruir su capacidad de bombardearnos, que apuntar contra poblaciones civiles y, dejando su capacidad atómica intacta, asegurar la destrucción mutua.

  4. Kewois
    25/08/10 en 10:27 pm

    Además ya quedó demostrado que los bombardeos de saturación no promueven revoluciones contra los gobiernos. Los alemanes NO se rebelaron contra Hitler ni los Japoneses contra el emperador.

    Kewois

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: