Inicio > Política y derecho > Recurso al miedo

Recurso al miedo

En una entrada anterior, un vistante nos acusa de apelar al miedo para imponer nuestras ideas.

Tu escrito tiene una columna vertebral clara y tan vieja, el miedo.[…] La táctica del miedo es tan antigua y tramposa, porque antes se decía -igual que tú- que la democracia iba a colapsar si la mujer votaba, si todos votaban. Que sin la monarquía -primero del Papa y luego de otros- entraríamos en una anarquía destructiva, que volveríamos a la barbarie.

¿Cómo podríamos contestar a esta acusación? Una opción sería con un tu quoque, recordando que la semana pasada, cuando una funcionaria de gobierno osó proponer en una minuta sobre embarazo adolescente que en una de esas tal vez posiblemente sería un poquito mejor postergar las relaciones sexuales hasta matrimonio, la progresía descargó sus relámpagos, cual Júpiter Tonante, y trató de ignorante y fundamentalista a la ministra y su funcionaria, y al gobierno de buscar imponer una religión oficial hoy y la teocracia mañana.

Desde luego el gobierno se distanció de lo publicado, reprendió a la funcionaria y, satisfecha la censura, se restableció la paz en el reino.

Pero claro, no sería una respuesta muy satisfactoria, pues acusar la inconsistencia e hipocresía del acusador es sólo una variación del argumento ad hominem.

Una segunda opción es responder “Bueeno, cuando lo dices así, suena como algo malo”.

Lo cierto es que el miedo es una motivación inherente a todo argumento: si amamos la familia, tememos lo que pueda dañarla, si nos gusta el fútbol rechazamos los cambios que la FIFA intenta introducir y si consideramos al ser humano digno y creado a imagen y semejanza de Dios, odiamos las enfermedades que lo destruyen y hacen sufrir.

Para darnos cuenta de lo inconducente de esta acusación, basta observar que se puede aplicar a absolutamente cualquier cosa ¿El Señor de los Anillos? Obviamente motivado por el temor de Tolkien a la industralización ¿Mein Kampf? Por la fobia de Hitler a los judíos ¿Das Kapital? El miedo a Marx a los capitalistas ¿El Evangelio según San Mateo? Aversión a los fariseos ¿El Origen de las Especies? Temor a los creacionistas, y así suma y sigue.

Entonces, si no se entra a considerar si el miedo se encuentra justificado o no la mera acusación de “alarmismo” no tiene ningún peso, más allá del ataque personal de “¡Huy, tiene miedo! no escuchen al miedoso”.

Tampoco es muy sutil el recurso a la falacia por asociación, al mencionar a los monarquistas y machistas, cuando el artículo no tiene nada que ver con esos temas.

Agrega nuestro lector

Hoy, se apela a lo mismo, que la familia está en riesgo, que la especie está en riesgo. Todo eso me recuerda la película Happy Feet, donde un clero de los miembros más viejos dictan el dogma por el cual se rigen los de su especie, y excluyen por ir contra natura, al pingüino que no puede cantar para encontrar pareja –pero sí bailar muy bien-.

Y para tranquilidad suya diré que no es mi argumento que la especie esté en riesgo, o la familia en abstracto, pero sí la cultura occidental con sus libertades tradicionales y la capacidad de la Iglesia para evangelizar sin ser molestada.

¿Será necesario mencionar que una película no es más que un artefacto de la imaginación, al servicio de las ideas de sus guionistas y productores? Seguro que no.

Termina diciendo:

Me pregunto ¿No es acaso la sobreabundancia material una bendición de dios, un producto de dios?
Dos opciones, o dios es causante del fenómeno que describes o el no tiene nada que ver y por ende, la sobreabundancia es producto del ser humano.

La abundancia es manifestación de la gracia de Dios, pero lo que nosotros hacemos con ella, es responsabilidad nuestra. Si mi vecino tiene una viña y me regala 6 botellas de su mejor vino, yo puedo agradecerselo y tomar una copa con el almuerzo cada día, o puedo tomarmelo todo en una noche, emborracharme, entrar a la viña en busca de más y matar a los guardias. Es mi opción.

Anuncios
Categorías:Política y derecho
  1. Jorge
    9/08/10 en 3:18 pm

    El miedo NO es una motivación inherente a todo argumento por el simple hecho que la argumentación se basa en el uso de la razón. El miedo es una conducta primitiva que no depende necesariamente de la razón.

    A partir de esto, tus argumentos y ejemplos carecen de sentido.

    Es más, me das la razón: el miedo es el subterfugio al que apelan algunos –casi todos los líderes políticos, religiosos y quienes tienen poder o quieren acrecentarlo- para generar dominación, o adhesión sin tener que justificar racionalmente, mediante la reclamación a una conducta primitiva (el miedo a x cosa) y no a la razón.

    He ahí porque no calza para todo como un libro de aventuras. Sí calza claramente cuando dices: “no es mi argumento que la especie esté en riesgo, o la familia en abstracto, pero sí la cultura occidental con sus libertades tradicionales y la capacidad de la Iglesia para evangelizar sin ser molestada”.

    Lo cierto es que la cultura occidental no está en riesgo porque algunos hombres se casen o vivan juntos, tampoco molestan a la Iglesia o cualquier otro credo por ese hecho, así que mucho menos están en riesgo las libertades “tradicionales”.

    Por otro lado, lo que hagas con las botellas que te regalan es decisión tuya. El problema es de otro si agredes a otro ser humano. Pero establecen una relación causal ficticia, porque ambos sabemos que no todos los borrachos matan guardias, aunque tengan mucha sed, y que muchos asesinos son muy sobrios, como Hitler.

    • 9/08/10 en 4:50 pm

      Confundes motivación con fundamento. El amor al fútbol es motivación, el número de goles perdidos es el fundamento.

      Si la cultura occidental está o no en riesgo… es tema para otra entrada.

  2. Jorge
    10/08/10 en 8:45 am

    Creo Pato que tú confundes motivación y fundamento.

    La motivación para temer a algo puede ser una simple mala percepción sensorial mientras que el fundamento -basado en la razón- justifica el temor.

    Ejemplo, un niño que teme a la oscuridad porque las sombras las confunde con monstruos. La motivación del miedo es simplemente el engaño que genera uno de sus sentidos (una reacción instintiva básica), pero no hay fundamento (una reacción racional) porque no existen dichos monstruos.

    Conozco tu motivación, pero aún espero tus fundamentos para tu miedo.

    • 11/08/10 en 11:29 pm

      Hace tiempo que quiero hacer una entrada acerca de los síntomas de la decadencia occidental. Espero tener el tiempo de ordenar mis ideas, pero si me demoro mucho, recuérdame.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: