Inicio > Religión > El único Cristo útil

El único Cristo útil

Durante estos años escribiendo acerca de catolicismo y religión en general, he llegado a tener un acercamiento hacia las escrituras que se podría llamar tradicionalista. Varias veces, hermanos católicos me han reprochado que mis concepciones acerca del origen de los libros del Nuevo Testamento, han sido descartadas por los estudios y el amplio consenso de los modernos biblistas.

Así, me he ido enterando que en círculos de teólogos y estudiosos se habla de una fuente “Q” para los evangelios sinópticos, que en ellos hay palabras atribuidas a NSJC que Él jamás habría dicho y milagros que nunca hizo, y que los textos evangélicos como los conocemos no fueron escritos por testigos presenciales de los hechos, sino que “editados” por “comunidades” que reflejaron en ellos su “vivencia de fe”.

Mi respuesta a esas críticas sería algo en el sentido de “Todo eso que dices es interesante, pero ¿de qué me sirve a mí?

Déjenme explicarles con un ejemplo:

Si alguien dice que NSJC no multiplicó los panes o caminó sobre el agua, me pregunto qué se lo impediría, en vista de que él es Dios y eso implica que no tuvo ninguna dificultad en hacerlo. Ahora bien, si en el fondo lo que se hace es negar la divinidad de NSJC, tengo el legítimo derecho de responder “¿Y de qué me sirve un Jesús que sólo haya sido hombre? ¿Cómo sería más relevante que Solón, Vercingétorix o cualquier otra oscura figura de la historia?” Claro, Jesús puede haber dicho “amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen”, pero si sólo era un hombre, es posible que esté equivocado, y que lo correcto sea desollar a mis enemigos en cuanto pueda hacerlo ¿no?

Tratar de distinguir entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe puede ser un entretenido sudoku para algún profesor sin nada mejor que hacer, pero no tiene ninguna importancia práctica, a menos que vayamos a apostatar.

Lo mismo se puede aplicar a los libros que componen el Nuevo Testamento: puedo admitir que en su forma final, la más popular que se copió una y otra vez a lo largo del mediterráneo durante el S. I, hayan intervenido escribas y copiadores, pero si el mensaje no se enraíza directamente en alguien que haya tenido una cercana familiriadad con NSJC y una inspiración divina al propagar el mensaje ¿De qué me sirve leerlo? Si alguien quiere convencerme de que un evangelio fue escrito por una “comunidad” primero debe demostrar que Dios puede inspirar a un grupo de personas para escribir lo que Él quiere, todos de consuno, o de lo contrario ¿de qué me sirve otro libro más escrito por un comité? Esos son los peores.

No, el único evangelio que vale la pena estudiar y conocer es uno que esté inspirado por Dios, y el único Cristo al que vale la pena seguir es el que resucitó, puede perdonar nuestros pecados y rogar al Padre por nosotros. Me han dicho que debemos aproximarnos a una fe más madura, acorde a los tiempos modernos, que no dependa, por ejemplo, de creer en milagros o cuentos de hadas, pero no me puedo sacar de la cabeza la regla de que “por sus frutos los conoceréis” y lo cierto es que los mártires estuvieron dispuestos a morir esperando el milagro de su salvación, mientras que nadie ha muerto por una fe madura y escéptica.

En el fondo, esa es mi regla de fe ante cualquiera de estas teorías de los estudiosos de la Biblia: ¿Estarían los mártires dispuestos a morir por esto?

Entiendo que la vida como teólogo debe ser difícil, el financiamiento para investigaciones sobre esos temas es escaso y el pobre biblista, al igual que todos, tiene que proveer dinero para el hogar, así que la presión por publicar y presentar ideas novedosas es grande. Está bien, que lo hagan y, si quieren, se den vuelta entre ellos, pero no me pidan a mí que adapte la fe de la Iglesia a sus conclusiones.

Y en cuanto a la cuestión sinóptica, me parece una probervial tormenta en un vaso de agua. No me digo occamiano, pero ciertamente que en este caso la explicación más sencilla parece la más plausible: San Mateo escribió primero para los judíos en arameo, partiendo por los discursos a lo que luego se agregaron algunos episodios de la vida de NSJC, Marcos lo hizo después, en griego para los romanos, y San Lucas tomó ambas fuentes, y otras (¡como él mismo lo dice!) para componer su evangelio.

No hay ninguna necesidad, entonces, de buscar textos ocultos o suponer la existencia de fantasmas ni nombrarlos “Q”. Además, es un hecho histórico que los primeros cristianos se dedicaron febrilmente a hacer copias de los textos evangélicos, completos y en fragmentos, de cartas de los apóstoles y de sus discípulos, canónicas y apócrifas, en todo tipo de materiales ¡y sin embargo no hay ningún rastro de “Q”! ¿Debemos creer que del único documento conteniendo las palabras literales de NSJC, nadie lo miró y se dijo “Umm, esto podría ser importante, por qué no lo copiamos”? No sé Uds., pero a mí no me alcanza la fe.

Anuncios
Categorías:Religión
  1. 12/07/10 en 2:54 pm

    Me encanta tu modo de exponer las cosas de sentido común que los eruditos no tienen en cuenta. Tienes TODA la razón.

    Yo he estudiado algo también de esos temas, y me carga el destripe de unos textos sublimes que me dicen más cada día. No se agotan jamás y ya eso habla que no son de este mundo. He leído tres veces de corrodo y varias veces (cientos) picoteado El Señor delos Anillos y todo lo relacionado ¡y estoy cansada de hacerlo! deberé dejar pasar tiempo para retomarlo, en cambio con la Biblia, jamás me canso, y eso que me sé largos trozos de memoria.

    No desprecio los estudios que nos aseguren lalegitimidad de las Escrituras, no, pero andar buscando fama rebajándolas me parece una traición.

    • 13/07/10 en 11:28 am

      Gracias Alemamá. Hace tiempo que le venía dando vueltas a este problema, cada vez que me encontraba con esos “el texto joánico dice”, y finalmente pude ponerlo de un modo que se entendiera.

  2. kewois
    13/07/10 en 11:08 am

    Lo que dices es consistente, más lo mismo puede decir cualquiera de su religión.
    Ejemplo: Que me importa que se diga que Mahoma no sabia escribir y que se basó en la Biblia y otras creencias, yo creo que el mismo Alá le dicto el sagrado Corán porque sino nada tendría sentido”

    Que me importa que la cabeza de un elefante no se pueda implantar en el cuerpo de un humano si fue hecho por el poderoso Shiva con su hijo Ganesha que guia e inspira la vida de miles de hindúes.

    Etcétera.

    El camino del escepticismo si te puede alejar de la religión, pues que empiezas a dudar.

    Mi postura es y fue que hay un universo allí afuera y es como es no como queremos que sea.
    O bien Jesús existió como hijo de Dios o es algún tipo de leyenda.
    O bien Mahoma existió como único profeta de Dios o es algún tipo de leyenda.
    (con buenas o malas intensiones).

    Por lo que si tiene sentido para mi, saber y estudiar si lo de la fuente Q es verdad o mentira, como fueron cambiando (o no) los Evangelios etc.

    Saludos
    Kewois

    PD
    Se denomina Q a esta fuente de “Quelle” que significa “fuente” en alemán.

    • 13/07/10 en 11:31 am

      No tengo ningún problema con que un ateo plantee sus objeciones a las fuentes cristianas, que las examine y objete si quiere.

      Lo que me mosquea es el teólogo que se dice cristiano, y con el pretexto de “hacer madurar tu fe” empieza a meter todas estas cosas, que en el fondo demuestran que él ya perdió la suya y quiere que uno los siga a ellos y a sus teorías, y no a NSJC.

  3. Diego
    6/08/10 en 12:29 pm

    Lo ingenuo de su postura es creer que la figura de Jesús, sus obras y el mismo misterio de su Encarnación y Resurrección le llegó a usted por osmósis. La transmisión de la figura de Jesús fue y ha sido HISTÓRICA. Usted sabe que existe Jesús porque alguien se lo ha transmitido y porque existen TEXTOS que así lo dicen. A usted no le interesa saber cómo llegaron esos textos a constituirse? Cómo se cimentaron las primeras certezas de la fe? Entonces su fe no es racional. Recuerde que la OPCIÓN cristiana es una opción justamente porque nada -supuestamente- tiene que envidiarle a otras. Porque está sólidamente fundada en FUENTES y es racional. De ahí que su postura refleja no sólo la ceguera del que no quiere ver sino también la tozudez del que se niega a ver sólo porque no quiere aventurarse y conocer más allá. Siendo así, el mensaje de Jesús rebotaría y no encontraría eco en ningún lugar.

    • 6/08/10 en 12:53 pm

      Hola Diego, gracias por comentar.

      Si revisas el resto del blog, verás que, en mi opinión, la religión cristiana es histórica o es falsa, así que me interesa muchísimo cómo llegaron a constituirse los evangelios y demás libros de la Biblia.

      Está bien, son copias, hubo editores entre medio, no tengo problema con eso. Pero cuando se llega a decir que NSJC nunca dijo ser Dios, o que al decir en la liturgia “Palabra de Dios” no decimos algo verdadero en algún sentido histórico… con eso sí tengo problemas.

      Tal vez sea demasiado provocativo decir “de qué me sirve a mí”, pero me refiero a que las especulaciones son interesantes, hasta que nos hacen dudar de que sus fuentes sean seguras, porque si el cristinismo es históricamente falso, no nos sirve de nada.

      Y lamentablemente eso es lo que abunda en algunos círculos de crítica bíblica: muchas especulaciones y pocos hechos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: