Inicio > Política y derecho > Licencia para vender el alma

Licencia para vender el alma

Clientes de tienda en línea venden su alma

Como una broma de 1 de abril, Gamestation puso una clausula en su contrasto de licencia por la cual el usuario les vendía su alma. Lamentablemente para el creador de la broma ¡nadie se dio cuenta de ello! y ahora la firma sostiene que posee los derechos de 7500 almas de sus clientes. Si se trata de una broma, está muy buena, pero me interesa comentar aquí acerca de cuál sería el valor que tienen las famosas licencias que aparecen por todos lados.

Los distribuidores y fabricantes de software (o más bien sus abogados) dirán “¡es un contrato legalmente obligatorio!” y claro, de ahí no los saca nadie. Sin embargo, la cosa empieza a ponerse bastante absurda cuando uno mira con detenimiento las páginas web de las empresas, y se fija que al final de ellas hay unos enlaces que dicen “terms of use”.

Por ejemplo, la página que enlacé más arriba corresponde al sitio web de FOX, y en sus términos de uso dedice:

you are only authorized to access this Site or to use the materials contained in the Site (regardless of whether your access or use is intended) if you agree to abide by all applicable laws, and to these Terms of Use which constitute an Agreement between you and FOX.

Que en cristiano tanto quiere decir como

Usted está sólo autorizado para acceder este sitio o usar los materiales contenidos en el sitio (sin importar si el acceso o uso es voluntario) si está de acuerdo en respetar todas las leyes aplicables, y estos Términos de Uso que constituyen un Acuerdo entre Ud. y FOX.

Luego viene una larga perorata en términos legales en inglés. Yo soy abogado y entiendo inglés, pero jamás me he dado la lata de tratar de entender en qué consisten esas licencias, y por lo mismo no creo que una persona normal las lea o mucho menos las entienda.

Entonces me surgen las preguntas

¿Realmente existe un contrato entre FOX y yo?

¿Se puede entender que, por seguir un enlace apruebo los términos de uso?

Yo podría escribir en los términos de uso de este mensaje que cada uno de Uds., debe depositar en mi cuenta corriente $5.000 dentro de una semana ¿Es esto un acuerdo obligatorio entre Uds. y yo?

¿Puedo exigir a wordpress las estadísticas del sitio para cobrarles a Uds.? ¿O demandar a los administradores del sitio para que me paguen por el uso que lo suscriptores y visitantes han hecho de esta entrada?

Sinceramente creo que no. Pero si esas estipulaciones parecen inválidas, no lo son por absurdas, pues puestas en un contrato firmado en papel tendrían pleno valor, sino por lo abusivo que resulta sostener que por el solo hecho de acceder a una página web existe un contrato entre el autor de la página y el lector.

El problema es que, si esa es nuestra conclusión, ahí mismo caen iniciativas del todo loables, como el movimiento de los Creative Commons o el software libre.

Otro caso de licencia: Compro mi versión original de windows 7, abro el paquete y en el interior me encuentro una hoja que dice que, por el hecho de retirar el envoltorio plástico he prestado mi consentimiento a una serie de términos ¡que yo no conocía al hacerlo! ¿Qué valor puede tener esto?

También me entero que, nuevamente según esa licencia, yo no puedo llevar mi netbook de paseo a Miami e instalarle windows 7 allá, porque estaría infringiendo la restricción impuesta por ellos en cuanto a los lugares donde puede usarse el software ¿Es esto razonable? Un editor de libros creativos podría poner una licencia en sus ediciones de Papelucho, donde diga que el ejemplar sólo puede ser leído entre las regiones VI y VIII del territorio chileno, editar versiones con cubiertas diferentes y pedir que se multe a los que sean sorprendidos leyendo un libro fuera de las zonas designadas ¿sería eso justo? Yo creo que no.

Este es un problema al cual el derecho no ha sabido adaptarse, y los titulares de la propiedad intelectual han retorcido modelos antiguos para ajustarlos a sus necesidades. El modelo tradicional de los contratos decía que las obligaciones nacen sólo de dos fuentes: de la ley y de la voluntad. La voluntad hacía surgir obligaciones sobre la base que si uno conoce los costos y beneficios de una decisión, nunca se va a obligar a algo que sea injusto o perjudicial. Este modelo también aceptaba que la voluntad se expresara de forma tácita, es decir, con actos unívocos que manifestaran la voluntad de contratar, por ejemplo, si quiero comprar pan, tomarlo del estante y presentarlo a su actual dueño junto con el dinero que le ofrezco pagar.

El problema surge cuando una parte atribuye a un acto el efecto de manifestar un consentimiento tácito, sin mayores razones para creerlo así. Por ejemplo, un usuario en Chile se compra su iphone, lo enchufa y el sistema le dice que necesita descargar itunes, pero antes, debe aceptar 9 páginas de un contrato en inglés, y el usuario hace clic en “I accept”. ¿Qué ocurrió aquí? ¿Existe realmente un consentimiento a los términos contenidos en 9 páginas de jerga legal en otro idioma? yo creo que no, que el usuario hizo lo necesario para hacer funcionar su flamante equipo nuevo, y no hay ningún contrato de licencia entre él y apple (a lo más una compraventa con Ripley).

Lo que ocurre es que la propiedad intelectual, este tipo especial de bienes que tiene la facultad de replicarse infinitamente, da lugar a relaciones complejas, nuevas para el derecho, y ante ellas las categorías tradicionales son insuficientes. Para que exista una obligación para el usuario, a falta de un acuerdo real de voluntades, es indispensable que exista una ley que la establezca, y mientras esa norma no se dicte, todas las licencias que pululan por la red no pueden tener ningún valor, a menos que conste fehacientemente que ambas partes entendieron lo mismo cuando se obligaron.

Eso quería decir, sorry por la lata.

Anuncios
Categorías:Política y derecho
  1. 20/04/10 en 2:59 pm

    Est buena tu lata. De hecho, la leí rápido porque parecían terminos de uso. ´

    En todo caso, yo rechazo los derechos de propíedad intelectual al extremo. Por ejemplo, Mc Donalds pretendía patentar la hamburguesa y todo lo que se le parezca. Lo mismo pasa con los nombres, ciertas ideas, incluso los genes.

    Yo soy dueño de “una” escultura, pero no de la escultura como expresión.

    Como escribí en el blog hace un tiempo atrás ¿Quién es propietario de las ideas de Sócrates?

  2. Kewois
    21/04/10 en 9:19 am

    Hola Pato:

    Muy buen articulo de divulgacion leguleya 🙂

    Cuando un físico habla por ejemplo sobre el Big Bang, se le pide que por favor use un lenguaje accesible, no utilice terminos tecnicos o jerga y que explique la mayor cantidad de conceptos posible.

    Pero esto sucede poco con los abogados y los contadores.

    Muchos te dicen que uno debería leer eso que firma, el problema es ENTENDER mas aun cuando se usa terminologia especifica. Recuerdo que cuando uno despachaba una valija al subirse aun avion, daban un comprobante para poder retirarla al arribo. El comprobante especificaba algo asi como :”Este NO es un comprobante segun el Articulo 324 de la convencion de Ginebra”. No tengo idea que es esa convencion, ni que dice el articulo, ni

  3. Kewois
    21/04/10 en 9:26 am

    que es lo que me garantiza o lo que no.

    Falta mas divulgacion sobre temas legales.

    Por ejemplo, hace poco mi lugar de trabajo cambió de Banco para cobrar el sueldo. Por lo que los empleados debimos firmar una importante serie de papeles para poder cobrar por el nuevo banco.
    Alguien se tomo el trabajo de leer TODOS esos contratos????
    Lo que todos queremos es cobrar el mes que viene y es OBLIGATORIO hacer el tramite, aun si uno escogio OTRO banco para cobrar. Y se firmaron muchos papeles.

    Volviendo a tu tema: que tan efectivos son esos contratos “on line”? que pueden hacerte realmente si uno viola algo de lo estipulado en ese contrato?? Realmente pueden demandarte si usas tu portatil en Miami???
    Supongo que si uno roba material de cierta pagina y lo usa en una propia y hace dinero en ese caso quizas si caiga una demanda.

    Tambien podria ser el caso de abogados cobrando a empresas por protecciones legales inexistentes.

    En todo caso… si quieres seguir desasnandonos pues adelante

    KEwois

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: