Inicio > Iglesia > Los números del cardenal Bertone

Los números del cardenal Bertone

Durante su visita a Chile, el cardenal Tarcisio Bertone emitió las siguientes declaraciones:

“Han demostrado muchos sicólogos, muchos psiquiatras, que no hay relación entre celibato y pedofilia, pero muchos otros han demostrado, y me han dicho recientemente, que hay relación entre homosexualidad y pedofilia”

En cuanto a la forma

¡Muy mal hecho, cardenal! por su investidura y la materia de sus declaraciones, el cardenal Bertone debió prever sus palabras serían reproducidas en todo el mundo, cuestionadas y ferozmente atacadas. En tal caso, omitir completamente la fuente en la que se fundan sus dichos da a entender una total falta de seriedad y compromiso con lo que se dice, hace que todo suene como la mera expresión de un prejuicio y favorece la burla y el desprecio del mundo. Además, son sus dichos son poco prolijos, pues es fácil sacarlas de contexto y dar a entender que se hace una generalización respecto de todos los que sufren atracción por personas del mismo sexo. No me cabe duda que el cardenal sólo se refirió a los problemas que enfrenta la Iglesia por sacerdotes pedófilos, pero ese soy yo, un católico dispuesto a conceder el beneficio de la duda a su hermano, pero los medios de comunicación no compartirán la misma actitud.

En cuanto al fondo

A los días siguientes de la declaración, el vocero del Vaticano, Federico Lombardi emitió el siguiente comunicado.

as autoridades eclesiásticas no consideran de su competencia hacer afirmaciones generales de carácter específicamente psicológico o médico, para las cuales se remiten naturalmente a los estudios de especialistas y a las investigaciones que realizan.

Ahora bien, como el periodismo tiene la capacidad de atención de una mosca de la fruta, les bastó leer el primer párrafo para publicar sus titulares,  “El Vaticano matiza a Bertone” o “El Vaticano refuta declaraciones de Bertone” o “El Vaticano aclara declaraciones de Bertone“, cada uno según su tendencia. Pero ¿alguien leyó el segundo párrafo? ¡esencialmente respaldaba las palabras del cardenal!

en referencia a los casos de abusos contra menores por parte de sacerdotes en los recientes años por la Congregación para la Doctrina de la Fe, las estadísticas sostienen que la homosexualidad parece ser una de sus causas.

Estos datos confirman que sólo un 10% de los casos se refieren a “pederastia en el sentido propio de la palabra”, mientras un 90% “más bien hay que definir como efebofilia (es decir, con adolescentes)”. De estos, “el 60% hacen referencia a personas del mismo sexo y el 30 % de carácter heterosexual”.

Dicho de otro modo, si la homosexualidad, entendida como una atracción por personas del mismo sexo clara y asentada, afectara a los sacerdotes (que son todos varones) en la misma proporción que a toda la población, es decir, entre un 2 y 3%, por lo que sería esperable que el 97% de las víctimas fueran niñas y que los casos de niños agredidos fueran prácticamente  inexistentes. Sin embargo, los números aportados por Lombardi indican todo los contrario: de los casos de efebofilia entre los sacerdotes , el 60% eligió como sus víctimas a niños, es decir, se sintieron atraídos por personas de su mismo sexo, en una proporción de 2000 veces superior a la que sería esperable encontrar en un grupo aleatorio de varones.

La conclusión, entonces, es esencialmente la misma: el grave problema de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes, por el que actualmente atraviesa la Iglesia, no se relaciona con el celibato, como vimos en la entrada anterior, y sí tiene fuertes visos de un problema de prevalencia de homosexualidad entre las personas escogidas para recibir la ordenación sacerdotal.

Anuncios
Categorías:Iglesia
  1. 20/04/10 en 11:18 am

    Nuevamente tu artículo confirma la atitud evasiva de la Iglesia, buscando las causas del delito; o burdas proporciones numéricas y no cuestionando qué hizo la Iglesia Católica ante éstos hechos, que es el problema fundamental.

    El fondo del asunto es la acción de encubrimiento de la Iglesia Católica ante los abusos.

    Sean o no homosexuales; o sean muchos o pocos, lo claro es que esos abusadores eran miembros de la Iglesia Católica al momento de cometer sus delitos, algunos de muchos años e incluso de alta jerarquía, que en muchos casos murieron siéndolo y bajo protección del Vaticano.

    • 20/04/10 en 12:45 pm

      Buscar las causas del delito no es ser evasivo, ¡sino exactamente lo contrario!

      Es curioso como, al decir que el fondo del asunto es el encubrimiento, caes en el mismo error que los obispos: pensar primero en la Iglesia (para bien o para mal) y no en las víctimas.

      No, aquí el fondo son los abusos cometidos por sacerdotes, y como llegaron a ser tan numerosos, y luego, lo que también es grave, el encubrimiento llevado a cabo por algunos obispos.

      ¿Sabes otra cosa? dejémonos de declaraciones para la prensa y afrontemos la verdad: sí es relevante si son muchos o pocos casos.

      El hombre ha convivido con los delitos desde siempre, siempre habrá violaciones, robos y asesinatos, y ninguna ley terminará con ellos. Cada uno es grave para la víctima y debe ser sancionado, pero sólo es necesario tomar medidas extraordinarias cuando existe una estructura (mental, cultural, eclesiástica) que permite que su incidencia aumente y crezca. Los curas son hombres, y por simple aplicación estadística, es esperable decir que habrá curas violadores, ladrones y asesinos, porque ser cura no te hace inmune al pecado. Eso sí, se espera que, por la labor que cumplen, la incidencia de estos delitos sea significativamente inferior que en la generalidad de la población, pero cuando no es así, cuando los curas delinquen igual que todos, entonces hay un problema.

  2. 20/04/10 en 2:45 pm

    Caen en un error al tratar de decir que el abuso se liga a la condición sexual de homosexual.

    La causa del delito -sea cual sea éste- es diversa, todos lo sabemos. No podemos establecer una monocausalidad. Eso es ser poco serio y la Iglesia lo ha sido.

    ¿Cómo llegaron a ser tan numerosos los casos? Por la lógica de encubrimiento de años. No porque entraron más homosexuales.

    Es relevante el número, no para decir “por suerte son pocos”. Es relevante para decir: no es sólo un caso el que oculto l Iglesia sino varios.

    • 20/04/10 en 8:14 pm

      Las estadísticas están ahí: de los sacerdotes que abusan de menores, el 54% comete abuso sobre jóvenes varones. Nadie ha dicho que exista monocausalidad, sólo que existe relación, y la causalidad no es la única relación que puede existir entre dos fenómenos.

      Y ya dije que estoy de acuerdo en que el cardenal fue poco serio

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: