Inicio > Economía > Posnatal de 6 meses

Posnatal de 6 meses

En la última temporara electoral, todos los candidatos prometieron un posnatal de 6 meses. A primera vista, nadie podría oponerse, y nosotros, que tenemos una clara opción pronatalista, el primero de todos ¿no?

Ojalá fuera así de simple.

Pero no lo es, y el primer efecto evidente es que aumenta el costo de contratar mujeres. Como lo he dicho antes, que las empresas prefieran, en igualdad de condiciones, contratar hombres antes que mujeres, no es un problema de puro machismo (y la empresa que funcionara con tales prejuicios rápidamente se iría a la quiebra); es simplemente que quien contrata a una trabajadora sabe que acepta la posibilidad de que ella tenga un hijo, y que la empresa deberá soportar parte de los costos asociados a esa opción. Esto no ocurre con los hombres y eso explica la permanente diferencia entre la tasa de empleo de hombres y mujeres, que incluso los países ricos llevan decenios intentando eliminar, sin éxito. Creo que esto también se refleja en el menor sueldo que en general reciben las mujeres por el mismo trabajo, dado que ellas mismas no se sienten seguras para negociar un aumento salarial o postular a un nuevo trabajo, sabiendo que pueden quedar embarazadas o que no pueden comprometerse con un nuevo proyecto, dados sus compromisos previos hacia sus hijos.

Los economistas dicen que el costo económico de la medida se compensaría plenamente con lo que hoy se paga por licencias médicas para las madres por enfermedad del hijo, una vez concluído el pos natal. El punto es que un posnatal de 6 meses tiene además fuertes costos en la organización. Consideremos que un posnatal no es un imprevisto, viene precedido de un prenatal, de entre 1 y 2 meses dependiendo de la complejidad del embarazo, y seguramente será seguido de las vacaciones correspondientes a ese año. En total, la empresa no contará con un recurso valioso al menos por 2/3 de un año, y eso lleva asociado un costo, porque cada trabajador tiene capacidades y responsabilidades propias, que no son fácilmente transferibles.

Para paliar esta situación se propone tomar medidas para hacer participar a los padres en la crianza de los hijos, distribuyendo mejor el costo del embarazo entre los dos involucrados. Hasta cierto punto esta perspectiva es de justicia básica y estamos de acuerdo en la urgencia de que los padres se involucren activamente en la educación, pero al mismo tiempo se debe reconocer que sólo las mujeres pueden ser madres, y por lo tanto hay roles en los que jamás podrían ser reemplazados por el padre. Por otro lado, esto tendría un efecto de aumentar el costo la mano de obra masculina, pero no cualquiera, sino que aquella que ha tenido hijos, lo que a su vez perjudica a los padres de familia frente a los solteros.

Como ven, siendo del todo deseable que las madres y padres tengan más tiempo para pasar con sus hijos, sobre todo en la etapa de la vida en que se construyen las bases de la personalidad, implementar una medida como la propuesta, sin acompañarla de otras que apunten a distribuir el costo de tener hijos equitativamente entre toda la sociedad, puede tener efectos perniciosos que perjudiquen precisamente a quien se quiere ayudar.

Un posnatal de 6 meses debería presentarse acompañado de políticas de apoyo a los padres, beneficios y subsidios a las parejas que optan por asumir conjuntamente la educación de los hijos, y darles estabilidad, y aumentar los costos para las personas que optan por no tener hijos.

Anuncios
Categorías:Economía
  1. 26/02/10 en 12:54 pm

    Pato, al final no me queda claro si te opones o no a la propuesta.

    Concuerdo con tus argumentos y tomándolos en cuenta, la tendencia lógica sería no tener hijos.

    Haré un comentario totalmente visceral. Parece que los economistas olvidan que después del postnatal una niño sólo tiene 6 meses y si se resfría no se cuida solo.(o sus esposas no trabajan, o no saben que hay mujeres que trabajan y no tienen servicio doméstico)

    Y otro detalle (y luego dicen que no son constructivistas) olvidan que las enfermedades no son planificables.

    • 26/02/10 en 6:52 pm

      En el último párrafo quería dejar clara mi opinión, pero al parecer no tuve éxito: estoy de acuerdo con un posnatal de 6 meses (y más si es necesario), siempre que se acompañe de medidas adecuadas.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: