Inicio > Pro-vida > La parábola de la rana-príncipe

La parábola de la rana-príncipe

Había una vez un rey cuyo hijo fue convertido en una rana por una bruja, y los términos de la maldición de la bruja fueron que el príncipe permanecería como rana por nueve años. Durante ese tiempo, el príncipe no hablaría, ni pensaría, ni en forma alguna sería un ser humano, sino que sería una rana. El rey no arrojó a la rana al pantano, sino que lo mantuvo en una caja forrada en terciopelo, y ordenó que la reina lo alimentara y cuidara. Cada cuidado y ternura le fue proporcionado a la rana, pues el rey deseaba que su hijo emergiera saludable y vigoroso del conjuro.

En el último día antes de concluir la maldición, un carnicero vino ante el rey ofreciendo una daga para, si lo deseaba el rey, sacrificar a la rana por la carne de sus patas, pero el rey lo prohibió, diciendo que no era legítimo que un padre diera muerte a su propio hijo.

El carnicero dijo que la ley prohibía el asesinato de humanos solamente, mas no el sacrificio de animales.

El rey miro al carnicero, horrorizado y maravillado a la vez, diciendo que nadie debería matar a su propio niño.

El carnicero dijo que esa no era la ley, sino sólo la opinión del rey, y que, cuando ese niño fuera privado de su humanidad y convertido en una rana, cada hombre debe decidir por sí mismo si lo cuidaría por nueve años o lo sacrificaría; y nuevamente ofreció al rey su daga.

Sucedía que la única forma de romper el conjuro al final de los nueve años era permitir que la rana entrara en el cuerpo de la reina, y emergiera nuevamente de una forma que le causaría a la reina gran dolor y sangramiento. Por lo tanto el carnicero le ofreció la daga a la reina, diciéndole que era su decisión únicamente si la rana príncipe debía vivir o morir. El carnicero dijo que la neurociencia moderna demostraba que en aquel momento la rana no era humana en ninguna forma, y que no lo sería hasta mañana.

La reina preguntó al rey si la decisión era solamente suya, o si la ley debería prohibir que una madre diera muerte a su propio hijo.

El rey le preguntó a la reina, no si su hijo era un humano o una rana, sino si ella amaba o no a su hijo.

El nombre del rey era Abraham; la reina era Sarah; el niño era Isaac. Todos sus vecinos servían a Moloch, el que demandaba sacrificio de niños. Si Abraham hubiera escuchado al carnicero, un pueblo incontable como las estrellas y que ha sido una bendición para este mundo, nunca habría llegado a existir, porque dar muerte a un niño es dar muerte a los seres humanos (a cada Hijo del Hombre, si me permiten usar esa expresión) que de otra forma nacería de él.

El nombre del carnicero era Caín y en su ceja estaba la Marca de Caín. Pero creo que sabíamos eso.

John C. Wright

Anuncios
Categorías:Pro-vida
  1. El Náufrago
    30/12/07 en 11:44 pm

    Me gustó la historia. El paralelo es claro, el mensaje lo es aún más. Me gustaría verla en una historieta o en un libro de cuentos para niños… que lean también adultos, obviamente.

  2. F de falaz
    8/01/08 en 10:04 am

    Estáis de coña, está claro. Esto es una broma, porque no puede ser que queráis unir un cuento tan delirante al pasaje de la biblia cuando dios manda a Abraham matar a su hijo Isaac.

    Por cierto, que estoy esperando a ver si la “autoridad moral” de la iglesia me explica que es eso que se casen los hermanos, que tengan hijos con las esclavas y varias esposas.

    Este humor delirante es propio de Muchachada Nui, jejejeje

    http://muchachadanui.rtve.es

  3. MARIA DEL CONSUELO
    17/04/09 en 7:15 pm

    es un buen ejemplo de la autonomia moral, sobre como actuar ya que no se espera dejar que los demas guien nuestra vida sino que nosotros razonemos sobre lo que queremos y seamos dueños de nuestros propios actos

  1. 22/03/08 en 8:11 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: