Inicio > Historia > ¿Qué le debe occidente a la Iglesia?

¿Qué le debe occidente a la Iglesia?

En varias oportunidades he manifestado mi interés de llevar a cabo un debate con un ateo acerca acerca del balance que se puede hacer de la intervención de la Iglesia Católica a través de la historia. Desde luego, estoy muy lejos de ser la persona adecuada para presentar un caso a favor de la Iglesia, como lo demuestra regularmente Gonzalo Verbal, en su excelente blog Apologética histórica.

Se ha vuelto a poner el tema en el tapete en este comentario, así que, en vez de esperar que alguien se presente con una acusación formal (como corresponde en un juicio), intentaré delinear un esquema de aquellas cosas que occidente le debe a la Iglesia Católica. Veamos cómo resulta

1. Identidad

Por lo fácil que es imaginar a la Iglesia como una de las partes en este esquema, mucho más difícil es obtener una identificación clara de occidente. Ya lo intentamos hace un tiempo, conversando con DriverOp, y en ese intercambio, propuse observar a la forma como se mide el tiempo para definir el ámbito temporal y territorial en que existe una cultura. En el caso de occidente, nuestra cronología coincide adecuadamente con la serie de influencias que lo conforman como una cultura: los años se cuentan desde el nacimiento de NSJC, lo meses tienen nombres romanos, y la semana de 7 días es un aporte de los judíos. Desde luego, los revolucionarios franceses se daban cuenta de esto, y uno de sus primeros actos “revolucionarios” fue inventar una nueva forma de medir y nombrar los años y los días. Ese calendario no persistió precisamente porque no estaba apoyado por un verdadero cambio cultural.

Así, cuando el Papa Hormisdas mandó a Donisio el Exiguo a contar los años desde el nacimiento de NSJC hasta sus días, para así dar inicio a la era cristiana, y esa forma de medir los años se extiende con rapidez, podemos ver que los hombres de esa época han obtenido una nueva conciencia acerca de quienes son, y quienes adhieren a su visión del mundo, que ya no es romana, o bizantina, sino cristiana. En este evento en particular y el proceso de conformación de occidente en general, la Iglesia fue una parte muy importante, y por eso el primer aporte de occidente a la Iglesia es precisamente en su identidad.

2. Alfabeto

La escritura es una cosa muy dúctil y maleable, cambian con el tiempo y cada cual se puede inventar el suyo, sin más requisito que el responder a la necesidad de comunicar algo, y que el destinatario sea capaz de comprenderlo. Por eso a lo largo de la historia han existido miles de alfabetos, de mayor o menor éxito. Occidente, sin embargo, sólo conoce tres alfabetos: el latino, el griego y el cirílico. Con muchas variaciones, claro, para satisfacer, a veces con serias dificultades, las necesidades de cientos de lenguas y dialectos, pero aún así es extraordinaria la extensión que ha alcanzado el alfabeto latino. Este alfabeto fue inventado por los romanos, y sin embargo, no existe ningún romano hoy que lo use para el objetivo para el que se inventó: hablar latín ¿Cómo llegó entonces hasta nuestros días, para convertirse en la base de la revolución informática a través del ASCII? La historia nos dice que el latín era la lengua que empleó la Iglesia para sus libros y liturgias, y por lo tanto conservó su alfabeto hasta la actualidad. Si bien el griego ha conservado una comunidad de hablantes a lo largo de la historia, su difusión en el resto del mundo también debe parte importante a que la Iglesia celebraba su liturgia en esa lengua, y que los textos del Nuevo Testamento originalmente se hayan escrito en griego. Finalmente, el alfabeto cirílico fue inventado por San Cirilo, precisamente para evangelizar a los pueblos eslavos del norte de Europa.

Cuando el hombre del renacimiento renegó de la Iglesia, creyó estar re descubriendo los clásicos, se puso a leer ávidamente a los filósofos griegos y latinos de la antigüedad, pero no se lanzó a leer a los árabes ni a los egipcios, porque nadie sabía cómo leerlos. Si no fuera porque la Iglesia conservó los alfabetos griegos y latinos, el renacentista no habría tenido nada que re descubrir.

3. El derecho

Habeas Corpus, res iudicata, gobiernos de facto y de iure, todas expresiones que los romanos legaron a occidente como base de su derecho. Pero ¿cómo llegó hasta el día de hoy, si los romanos dejaron de aplicar su derecho hace más de 1500 años? Nuevamente la historia nos ilustra: desintegrado el imperio romano por sus propias fuerzas internas, la Iglesia tomó la función de servir como referente para la organización de la sociedad, y poner freno a las ambiciones de poder de los reyezuelos que surgían en cada valle de Europa. La forma cómo la Iglesia hizo esto fue adaptando el derecho en el que había nacido, y que había aprendido, para satisfacer las necesidades de su época. Así nace el derecho canónico, para cuyo estudio y desarrollo se conservaron las obras del derecho romano tardío y bizantino, particularmente las Institutas de Gayo. Con este paso por el crisol de la Iglesia, occidente cuenta hoy con una base común para sus relaciones jurídicas, y a partir de ahí, su desarrollo comercial.

4. Separación Iglesia y Estado

Ya he escrito antes acerca de esto, así que me remito a estas entradas: aquí y aquí. Además, la idea misma de los límites al poder del Estado frente al ciudadano encuentra su antecedente en los derechos de amparo y asilo que se reconocía a las Iglesias, y es un corolario de la independencia de que debe gozar la Iglesia frente al Estado.

5. Derechos humanos

Esencial cualquier desarrollo o teoría de los derechos humanos, es la noción de que el hombre cuenta con una dignidad intrínseca, que es superior a otras creaturas, y que ninguno de sus congéneres debe vulnerar, en ningún caso o circunstancia. Siendo esta dignidad intrínseca una cualidad que no se corresponde a ningún ente material, su fundamento debe ser necesariamente metafísico, e históricamente la metafísica bajo la cual se desarrolla esta idea es la doctrina cristiana, en particular la enseñanza de que todo los hombres son creados a imagen y semejanza de Dios, y son amados por el único que puede dar dignidad a una creatura.

Así, la Iglesia ha puesto la semilla para toda la doctrina de los derechos humanos. Más allá de las teorías que se quieran aportar al respecto (y debo decir que ninguna otra ha sido satisfactoria), históricamente los derechos humanos no pueden separarse del cristianismo.

6. Dignidad de la mujer

A lo largo de la historia, en todas las culturas humanas, sólo occidente ha hecho parte de su legado el reivindicar la dignidad de la mujer. El cristianismo también plantó la semilla para esta idea, enseñando con San Pablo que en el bautismo no había diferencia entre hombre y mujer, cosa que sí ocurría en su antecedente inmediato, la circuncisión de la antigua alianza.

Luego, la Iglesia profundizó esta idea a lo largo de los siglos, a través de la teología del sacramento del matrimonio. Verán, tradicionalmente los matrimonios han sido arreglados por los padres, en su calidad de casi dueños de los contrayentes. Contra esta tradición, la Iglesia enseñó que era esencial la voluntad de los contrayentes en el matrimonio, y así puso al marido al mismo nivel que la mujer en este contrato esencial para la sociedad.

7. Arte

En todas las culturas el arte, particularmente el que alcanza las mayores cotas de perfección, se asocia a la religión, y occidente no es la excepción. Por eso lo ponemos sólo en séptimo lugar.

8. Universidad

Cuando pensamos en una institución que impulse y proteja las ciencias y la discusión de las ideas, sin dudas que la primera es la universidad, no la Iglesia, pero es un hecho histórico que el surgimiento de la tradición universitaria de occidente ocurrió bajo el patrocinio directo y protección de la Iglesia. Las instituciones de enseñanza han existido en todas las culturas, no son exclusivas de occidente, pero nuestra cultura no sería la misma sin las universidades, y la Iglesia formó parte importante de su creación.

Contra esto se alzan una secuencia de clichés, sobre lo que ha hecho la Iglesia Católica, pero la pregunta que debemos hacernos es si esos males habrían ocurrido sin la Iglesia. Cuando alguien tortura, no necesita que la Iglesia le diga que lo haga, porque la tortura es algo que los seres humanos han practicado en todas las épocas. Lo mismo puede decirse de las guerras (aunque falta demostrar que la Iglesia haya llamado a una guerra ofensiva), el perseguir a quien piensa diferente (y en esto los regímenes ateos han sido implacables), etc.

Desde luego, la Iglesia no puede simplemente decir “lo que hicieron bien, lo hicieron por mí, lo que hicieron mal, lo hicieron contra mí”. Eso sería muy fácil y no sería justo con quienes han sufrido injusticia y daño ante su vista, junto con desautorizar la petición de perdón a Dios que hizo el Papa durante el jubileo del año 2000. El punto a defender es que la influencia de la Iglesia ha sido ampliamente positiva para occidente.

En fin, recuerden que estas son simplemente algunas notas, y cada uno de los puntos puede refinarse y discutirse.

Anuncios
Categorías:Historia
  1. Nicolás V.
    12/11/07 en 10:56 am

    Sobre estos dos puntos: “Derechos humanos” la retorica es muy bonita, pero si vemos la historia vemos que la iglesia catolica se forjo a base de sangre, violencia, guerras y genocidios.
    Hoy en día las Naciones Unidas estipula 103 convenciones internacionales sobre Derechos Humanos, el Vaticano sólo ha suscrito 10 de las 103, en cuanto se refiere a compromisos públicos de carácter internacional por la defensa y promoción de los derechos humanos, está en los últimos lugares de la lista de Estados a nivel mundial, incluso detrás de Ruanda. Por ejemplo la “Santa Sede” no ha ratificado ninguna de las convenciones sobre la supresión de las discriminaciones basadas en la sexualidad, la enseñanza, el empleo y la profesión. Tampoco las relativas a la protección de los pueblos indígenas, los derechos de los trabajadores, los derechos de las mujeres, la defensa de la familia y el matrimonio. Como tampoco las convenciones que se han firmado contra los genocidios, los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad o contra el apartheid. Ni las que se refieren a la supresión de la esclavitud o los trabajos forzados. Ni las que prohíben la tortura y la pena de muerte.

    Los Derechos Humanos son un verdadero problema para la Iglesia no sólo para fuera sino que también en su interior. El Vaticano, es una monarquía absoluta que viola cientos de derechos de sus propios miembros. En mayo de 1990, la Congregación para la Doctrina de la fe publicó un documento: Instrucción sobre la vocación eclesial del teólogo En el n. 36 de ese documento se dice lo siguiente: “no se puede apelar a los derechos humanos para oponerse a las intervenciones del Magisterio”.

    Ahora con lo de la “Dignidad de la Mujer” no ha pasado mucho tiempo desde que la Iglesia se dedico a quemar mujeres vivas. Además las mujeres son fuertemente discriminadas en el ámbito laboral eclesiastico, nunca olvidare la cara y las palabras de JP 2 cuando una periodista le pregunta “¿Porque las mujeres no ofician misas ni ocupan altos cargos en la Iglesia?” a lo que el Papa de una manera despectiva (a mi me dio esa impresión) le responde: “Por que las mujeres no sirven para eso” (el video a lo mejor lo encuentran en youtube)

  2. 13/11/07 en 1:41 pm

    ups!!!… eso de la no ratificación de las convenciones es un dato duro y bastante concluyente que no conocía…

    Quisiera agregar a la lista las muy machistas y denigrantes “recomendaciones” de Escrivá de Balaguer en el “superventas” Camino… no me vengan a decir que ahí hay respeto por la dignidad de la mujer si se le pone como condición de borde el “obedecer” al hombre y no salirse de “su lugar”…. recomendación que extiende a los pobres: ¿para que quieren dejar de ser pobres si asi ya tienen ganado el reino de los cielos?… por eso el Opus Dei es tan “bondadoso” y se hace cargo de la “cruz” de la riqueza… no me digan que esa no es la “visión de la iglesia”, Escrivá es el santo que más rápido ha sido canonizado como consecuencia de lo ajustado que era su pensamiento a las políticas del Vaticano… además el Opus es “Prelatura Personal del Papa”. Hay otras sub-tendencias que si son más tolerantes y, a mi parecer, si han hecho algunos aportes a los derechos humanos e incluso la ciencia… pero han sido bien aplastadas por JP II y su sucesor, dejando en claro cual es la posición oficial del Vaticano al respecto.

    Respecto al rol de la iglesia como “custodia” de parte del conocimiento, creo que hay que darle algo de reconocimiento: preservaron varios documentos importantes y algo del conocimiento, pero lo ocultaron un buen rato (hasta el renacimiento al menos).

    No se si han leido las “Cartas Copernicanas”, en ellas Galileo se deshace en cumplidos y peticiones a reyes y príncipes (incluido el del Vaticano) con tal de salvar su cabeza… incluso, como humano que valora su propia vida, tuvo que hechar pie atras en algunas de sus declaraciones “sacrílegas”…. si claro, la iglesia ha sido el motor de la ciencia… NOT!!.

  3. 13/11/07 en 5:59 pm

    “Derechos humanos” la retorica es muy bonita, pero si vemos la historia vemos que la iglesia catolica se forjo a base de sangre, violencia, guerras y genocidios.

    Contra esta clase de acusaciones al voleo es que pido que se hagan acusaciones concretas: Tal guerra no habría ocurrido de no ser por la intervención de la Iglesia. Ojo, que no digo que no las haya, pero me gustaría que se dieran la lata de acusar en serio.

    Hoy en día las Naciones Unidas estipula 103 convenciones internacionales sobre Derechos Humanos, el Vaticano sólo ha suscrito 10 de las 103,

    Cuando hablo de derechos humanos me refiero a la doctrina que se desarrolló desde el S. XVII hasta mediados del S. XX, no a la reciente locura de la ONU de “ir al cine es un derecho humano”. Lo siento, pero la ONU se parece cada vez más a una gran burocracia, y no es parámetro en cuanto a derechos humanos.

    Ahora con lo de la “Dignidad de la Mujer” no ha pasado mucho tiempo desde que la Iglesia se dedico a quemar mujeres vivas.

    Acusaciones concretas, por favor: cuándo fue ese tiempo, en qué sistema legal, qué documentos de la Iglesia se emitieron, etc.

    Quisiera agregar a la lista las muy machistas y denigrantes “recomendaciones” de Escrivá de Balaguer en el “superventas” Camino… no me vengan a decir que ahí hay respeto por la dignidad de la mujer si se le pone como condición de borde el “obedecer” al hombre y no salirse de “su lugar”….

    Se aleja del tema el analizar las obras de una persona en particular, aunque sea un santo, pero te recuerdo que la Iglesia recomienda la obediencia a todos sus miembros, sean hombres o mujeres.

    Escrivá es el santo que más rápido ha sido canonizado como consecuencia de lo ajustado que era su pensamiento a las políticas del Vaticano… además el Opus es “Prelatura Personal del Papa”.

    Aquí se nota como reúnen su argumentos: alguien escuchó “prelatura personal” y creyó que el Opus Dei era el ejército personal del papa. Y si se trata de canonizaciones rápidas, la de San José María es lenta, comparada con la de Teresa de Calcuta o Juan Pablo II.

    si claro, la iglesia ha sido el motor de la ciencia… NOT!!.

    Creo que aquí te cambiaste de tema 😉

  4. 14/11/07 en 6:20 am

    Como te imaginarás, estoy en completo desacuerdo con tu análisis. Todo lo que enumeras son meras características de occidente, asociadas a una iglesia en particular, pero LA diferencia de Occidente respecto al mundo entero son la ciencia, el racionalismo y la democracia, además de la apertura comercial.

    Todas ellas se forjaron en la Grecia Clásica, continuaron en Roma. Hubo un paréntesis de varios siglos en que tu iglesia fue efectivamente poderosa, luego resurgió Occidente con la Ilustración, en detrimento de la iglesia romana.

    Ricardo menciona algunos documentos guardados por la iglesia. Todo el conocimiento de Occident fue guardado en Oriente, y devuelto a Europa mediante la España mora. Como ya dije antes, Tomás de Aquino conoció a los clásicos no en los archivos católicos, sino cuando los propios moros comenzaron los intercambios con los cristianos.

    De todos modos, creo que todo merece una aclaración y escribiré una réplica más detallada, porque estos mitos de que la iglesia del vaticano preservó la cultura occidental es falso.

  5. 14/11/07 en 1:21 pm

    Como te imaginarás, estoy en completo desacuerdo con tu análisis.

    Para eso tomé la iniciativa en listar estas características: para promover la conversación.

    Todo lo que enumeras son meras características de occidente, asociadas a una iglesia en particular, pero LA diferencia de Occidente respecto al mundo entero son la ciencia, el racionalismo y la democracia, además de la apertura comercial.

    Me alegra que reconozcas que la Iglesia ha tenido todas estas influencias positivas en la cultura occidental. Si los aspectos que mensionas son LA (sea lo que sea eso) diferencia, es algo opinable. Cabe agregar que en cuanto al racionalismo y la apertura comercial, al parecer también habría tenido importante influencia la Iglesia, al menos esa es la opinión de Rodney Stark.

    Todas ellas se forjaron en la Grecia Clásica, continuaron en Roma. Hubo un paréntesis de varios siglos en que tu iglesia fue efectivamente poderosa, luego resurgió Occidente con la Ilustración, en detrimento de la iglesia romana.

    ¿Roma era un ejemplo de democracia? ¿o los espartanos, de pensamiento racional? creo que nuevamente, mencionas ideas al voleo.

    Ricardo menciona algunos documentos guardados por la iglesia. Todo el conocimiento de Occident fue guardado en Oriente, y devuelto a Europa mediante la España mora. Como ya dije antes, Tomás de Aquino conoció a los clásicos no en los archivos católicos, sino cuando los propios moros comenzaron los intercambios con los cristianos.

    Ya estamos con las afirmaciones absolutas. Si todo el conocimiento se hubiera guardado en oriente, los occidentales habrían aprendido y usado el alfabeto árabe (te recuerdo que, para un musulmán, el árabe clásico es la lengua en la que Dios escribió el Corán, así que no es algo que se pueda transar). El hecho de que no haya sido así demuestra que, aunque hubo un importante tráfico cultural con los moros, no se puede hacer afirmaciones absolutas.

  6. 14/11/07 en 5:07 pm

    La Iglesia no difunió el conocimiento que protegió durante la Edad Media en sus bibliotecas. La iglesia tenía el monopolio de la verdad, evitando que el conocimiento clásico alcanzara mentes fértiles, las pocas ideas que se generaron venían desde los monasterios, no porque la Iglesia los estimulase, sino porque para poder adquirir y crear conocimiento, la manera más fácil de hacerlo era hacerse monje (hacerlo de otra manera era arriesgar la vida). Creo que tu idea de que occidente le debe TODO a la Iglesia es pretenciosa.

  7. 14/11/07 en 10:33 pm

    Efectivamente, la idea de que occidente le debe todo a la Iglesia sería pretenciosa. No he dicho tal cosa.

  8. 20/11/07 en 12:47 am

    ¿Dignidad de la mujer?, me remito a Agustín de Hipona (“san” para los católicos).

    ¿Derechos Humanos?, me remito a Jerónimo (“san” para los católicos).

    Sin dudas dos mentes “brillantes” y muy comprometidos con la dignidad y los derechos humanos.

  9. 20/11/07 en 8:36 am

    Ambos santos tienen una extensa obra ¿tienes alguna cita en particular en mente?

  10. F de falaz
    21/11/07 en 11:16 am

    Esto es una argumentación completamente falaz, la mayoría de esto pretendidos aportes son de culturas anteriores y, en todo caso, la iglesia a sido su GUARDIAN (con todas las connotaciones que esto conlleva).

    En otros casos, como el arte o la universidad, la iglesia no lo ha promovido en absoluto, más bien lo contrario. El poder que la iglesia ha ejercidos sobre todos los ámbitos de la vida, ha ejercido más perjuicio que beneficio. El echo que la iglesia controlara la cultura y el arte, lejos de fomentarlo, ha impedido su avance, no sólo por su monopolio sino también por la persecución de artistas, científicos y intelectuales.

    La edad media fue una época oscura para las artes, en gran medida por la iglesia, que ha hecho que la civilización se estancara durante 1000 años, desde la decadencia del imperio romano hasta el renacimiento. De hecho fue necesario “redescubrir” muchos avances técnicos y científicos que fueron olvidados en esa oscuridad.

    Este post peca de una falsedad absoluta, haciendo virtudes de los defectos de la iglesia.

  11. 21/11/07 en 9:26 pm

    Pato:
    Excelente artículo el tuyo, ciertamente el occidente le debe estas cosas a la Iglesia, y otras tantas que no mencionas… incluso el descubrimiento de la cerveza… jejejeje… no, en serio, tu inteligencia para ordenar estos temas es admirable.
    Pienso en otras culturas, en las que la Iglesia o sus creencias religiosas han hecho lo mismo que la Católica hizo en occidente… parece un denominador común el hecho de que las culturas están marcadas para bien o para mal (dependiendo del lado en que nos encontremos) y han escrito sus historias en base a lo hecho por hombres y mujeres de fe.
    Bendiciones mi amigo.

  12. Francisco Cortez
    22/11/07 en 3:33 pm

    La exposición me parece adecuada, pero por razones de espacio, poco profunda. Pero las respuestas han sido no sólo poco profundas, sino que parten siempre de un apriorismo de dar miedo. Cuando un toma la parte por el todo, entonces puede hacer maravillas, y decirnos que la Iglesia ha sido denigradora de la mujer por algo que “dijo” San Agustín, pero ni siquiera dice de dónde saca tal conclusión… lo cual no es poco. No es cierto que la Edad Media fue una época oscura, y si no fue una época de avances “científicos” y “técnicos” es algo que habría que discutir. La historia no da saltos, eso habría que recordarlo, el Imperio Romano de Occidente fue aniquilado por las invasiones bárbaras, lo cual implica que los invasores, carentes de cultura, difícilmente podrían asimilar no digamos en una, sino en muchas generaciones, todo el equipaje cultural de los territorios invadidos… cuyos habitantes, además, quedaron terriblemente empobrecidos tras las invasiones. Recuperar el patrimonio perdido se llevó siglos, y decirnos, por ejemplo, que Aristóteles fue rescatado por los musulmanes y no por Santo Tomás es algo excesivo, pues no es precisamente el Aristóteles “puro” que Santo Tomás nos hizo conocer de mucho mejor manera que los árabes. Errores… muchísimos, la Iglesia es santa y pecadora… lo cual no es pretexto, sino punto de partida para comprender, no para juzgar a la Iglesia. Y como no existe la historia del “hubiera”, pues es imposible determinar què habría sucedido si no fuese la Iglesia la que salvó lo salvable tras la desaparición del Imperio. Si alguno quiere ver en la Iglesia sólo cosas malas, es bien fácil, basta con tomar la parte por el todo, y con los malos ejemplos haríamos un mosaico aterrador… pero si vemos el todo, y tras ello analizar las partes, veremos aciertos y errores, y creo que los aciertos superarían a los errores. Y no digo más, porque no faltará la sinrazón que descalificará todo lo que escribo, sin dejar punto vivo… al obstinado, lo que diga no le interesará… al estudioso, pues será más crítico, y seguramente no cambiará, pero al menos matizará sus opiniones. Nada es totalmente negro o totalmente blanco… la historia es de claroscuros, siempre.

  13. Francisco Cortez
    22/11/07 en 3:36 pm

    Aclaro: los bárbaros tenían cultura… pero muy inferior a la romana-cristiana, lo cual es obvio, y ni siquiera necesita justificación teórica muy avanzada.

  14. F de falaz
    23/11/07 en 6:16 am

    Cuando el conocimiento se basa más en la Fé que en la ciencia, se llega a estos conocimientos falaces. Esta exposición es fuertemente narcisista, e incluso chovinista, pretendiendo que la por mera predominancia de la iglesia durante una época todo la cultura que sobrevivió a ésta fue por la custodia y salvaguarda de la iglesia. Con idénticos argumentos se podría argumentar lo contrario y decir que todo lo que se perdió en esa época oscura fue por causa de la iglesia, no siendo correcta ninguna de las dos interpretaciones.

    Es más que evidente que la identidad occidental está basada en la tradición judeo-cristiana, pero no por usar un calendario basado en el nacimiento de Cristo, es algo mucho más amplio.

    Decir que le debemos el alfabeto a la Iglesia, es realmente ridículo, ya que no ha inventado ni aportado nada (o casi nada). El alfabeto latino se siguió utilizando en la edad media mayormente en los textos cristianos, pero concluir que el alfabeto a pervivido por ese uso es aventurado. ¿Hubiera desaparecido la escritura en occidente si no fuera por la iglesia?
    La argumentación sobre el derecho romano, es algo parecido.

    El derecho de asilo no es separación entre iglesia y estado, sino un privilegio del que gozaba la iglesia que le situaba por encima de las leyes de los estados. Esto es un error de concepto.

    Simplemente con mencionar “inquisición” se echan por tierra los puntos de “Derechos humanos” y “Dignidad de la mujer”

    Sobre arte y universidad, no se puede decir que sea gracias a la iglesia, sino bajo el poder de la iglesia. Los artistas siempre han trabajado para los ricos y poderosos, y en la edad media era la iglesia (hasta el renacimiento). Y la iglesia a encorsetado con su moral el arte durante siglos, eso no ha beneficiado en nada al arte. La universidad se configuró conforme a las creencias religiosas, de forma que la ciencia debía estar bajo los términos de la fé y se perseguía toda la ciencia que contradijera los principios religiosos.

  15. 24/11/07 en 11:34 am

    ¡Qué cantidad de slogans hay acá! es la colección más representativa de la casette de moda. Ooooppsss!!! me eché al agua; hoy habría que decir el MP3 u otro medio más acorde con los avances del progreso.
    Acá dicen que fue la Iglesia la que ‘secuestró’ el conocimiento de la humanidad por un lado, y por el otro que no ha aportado NADA, y que de no ser por los moros, no habríamos desarrollado la filosofía Aristotélica, y es verdad que ellos preservaron los libros, pero también es verdad que se necesitó un Santo Tomás de Aquino (para los católicos es ‘santo’, jeje) para darla a conocer masivamente y sacarle más brillo aún. Y así en todas las ciencias, y, ¿los verdaderos sabios, inteligentes y libres personajes que las desarrollaron tuvieron que hacerse monjes para que no los persiguieran?….ayayay, no puedo ceer que se tomen en serio tanto sesgo.
    Palos porque bogas, palos porque no bogas. De no haber sido la Iglesia Católica la que preservó la cultura, artes, y ciencias creando las primeras universidades, hospitales, mecenazgos y otras iniciativas probablemente se hubieran creado igual, pero por los moros. ¿Qué tal estaríamos las mujeres con chador en el metro de Santiago y Barcelona, y los hombres recitando sus oraciones hacia la Meca varias veces al día, en un estado teocrático musulmán con sede en la Moneda?

    Bueno, Pato, ¿andas en los blogs de El Mercurio que no has posteado? Saludos, regresa pronto.

  16. 25/11/07 en 9:32 am

    😛 Me atrapaste, Aeronauta.

    En realidad, estoy dedicado a los juegos de rol, pero ¿sabes? muchos comentaristas han respondido lo mismo que yo iba a decir, y a veces es mejor dejar que la conversación se desarrolle naturalmente.

    Ya viene post nuevo.

  17. 26/11/07 en 7:54 pm

    Sí, es más cómodo también no hacer todo el esfuerzo uno, pero te llegaron refuerzos de la caballería.

  18. 28/11/07 en 6:54 am

    Si se pone uno en serio, Occidente le debe… ¡hasta el marxismo! ¡hasta el socialismo! ¿Cómo podría entenderse sin supuestos cristianos? Otra cosa es que el resultado sea el que sea…
    O ¿cómo entender el aranismo (ver Sabino Arana) prescindiendo de sotanas?
    Para lo bueno y para lo malo, en la salud y en la enfermedad.
    Aunque decir que “la iglesia a encorsetado con su moral el arte durante siglos, eso no ha beneficiado en nada al arte. La universidad se configuró conforme a las creencias religiosas, de forma que la ciencia debía estar bajo los términos de la fé y se perseguía toda la ciencia que contradijera los principios religiosos.” me parece de una ignorancia supina semejante a la de escribir haber sin “h”. Tópicos. Dogmas. Pequeños dioses. Quien lo ha escrito debería leer un poquito más, algo que no sea el Código da Vinci. Existen más libros en las librerías.
    Un saludo.

  1. 30/11/07 en 2:10 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: