Inicio > Escépticos > La táctica de la víctima

La táctica de la víctima

Reflejando un tema que ha estado en debate hace tiempo en esta bitácora, José Zallaquet publica en El Mercurio El Retorno de los Descreídos:

La irreligiosidad, sea bajo la forma del agnosticismo, del ateísmo, de la deidad panteísta de Einstein y Baruch de Spinoza, o bien de un mínimo deísmo (creer en un dios creador, pero no en un ser superior omnipresente y omnisciente, que se interesa en la suerte de los seres humanos, atiende plegarias y realiza milagros), suele suscitar, de inmediato, alarma extrema y rechazo cerrado.

Sería conveniente que, la hacer estas afirmaciones, se respaldaran con hechos, si no estadísticos, al menos a manera de ejemplo, porque, a decir verdad, uno no puede recordar persecuciones contra los ateos, así de buenas a primeras. Por el contrario no es difícil tener presente que, de los últimos 5 presidentes electos en Chile, 3 han sido ateos. ¿Alarma extrema? Eso parece una mera molestia comparado con las persecuciones sufridas por los cristianos durante el siglo XX.

Cuando se trata de hacer avanzar una causa, pocas estrategias son tan efectivas como presentarse como víctimas. Los ateos recurren a esta táctica en forma evidente cuando tratan de hacer referencia a un pasado en el cual habrían sido perseguidos por sus creencias y llevados a la hoguera por miles. Supongo que así pretenden explicar el que sus ideas, que consideran evidentes, hayan sido minoritarias en todo tiempo y lugar.

El problema con esta teoría es que, para ser perseguidos, primero tendrían que haber sido una amenaza para alguien que considerara fructífero el esfuerzo que implica una persecución. A su vez, para ser una amenaza, el número de ateos debería, en algún momento, haber sido relevante. Nunca ha sido así, fundamentalmente porque el ateísmo no resulta natural para el alma humana: para declararse ateo se requiere un concienzudo proceso de deshumanización, de desprecio y racionalización a todo lo que le importa al ser humano. Algunos años de alejamiento de la realidad y de educación universitaria pueden lograr ese resultado, pero no es algo que haya estado al alcance de las grandes masas. En concreto, si quieres poner a un ser humano de tu lado, al menos tienes que ofrecerle esperanzas, y el ateísmo no tiene ninguna.

Donde la cosa se pone ya cómica es cuando, luego de proponerse como las próximas víctimas de turno, proceden a enumerar los aportes que han efectuado los ateos a la historia de la humanidad: Jefferson, Darwin, Nietzsche, Einstein, Hawkins, etc. Lo siento amigo, pero no puedes tener ambas cosas, si estos grandes hombres ateos hubieran sido perseguidos por sus ideas, nunca hubieran podido hacer los aportes a la cultura occidental que hicieron.

Nunca ha existido esa persecución que acusan. Nunca los ateos han tenido que huir de un territorio, como los judíos de España o los mormones en sus inicios, ocultarse en catacumbas, o ser obligados a participar en ceremonias. Si perciben que se les trata o mira diferente cuando se declaran ateos, no es porque alguien les vaya a denunciar a la inquisición, es porque Dios es tan evidente para la mayoría, que negarlo resulta tan raro como negar la existencia del sol, sólo porque hoy está nublado.

Anuncios
Categorías:Escépticos
  1. 19/09/07 en 7:23 pm

    Viste mucho ser descreído hoy por hoy. Habría que verlos cuando “la pelá” acecha, otra cosa es con guitarra. ¡Ahí habría que hacer una encuesta! se conocen muchos casos, gracias a Dios, pues se habrán salvado.

  2. Jorge
    20/09/07 en 2:17 am

    “Si perciben que se les trata o mira diferente cuando se declaran ateos, no es porque alguien les vaya a denunciar a la inquisición,es porque Dios es tan evidente para la mayoría, que negarlo resulta tan raro como negar la existencia del sol, sólo porque hoy está nublado”… Buena forma de resumirlo.
    Un poco duro con los ateos, pero es lo que pasa.
    Apuesto que se afirman de lo último que dije. Si es que lo leen, claro. (No se persigan)
    Saludos.

  3. 20/09/07 en 11:06 am

    Yo no creo que a los ateos los persigan… algunas veces somos discriminados (pero los discriminadores se lo pierden). Lo que si pienso es que la humanidad entera es victima de la religiosidad (que enseña a tomar cualquier cosa como cierta), no solo los ateos.

    saludos

  4. Lucía
    20/09/07 en 1:30 pm

    Lo que constato últimamente( y no sé si será una tendencia reciente o viene de más lejos) es que gran parte del ateísmo es una reacción al sentimiento religioso, mientras que la Fe se sirve por sí misma y tiene entidad propia. Es decir, que el ateísmo es un intento de destrucción de los valores que cierta creencia propone. El último comentario de Ricardo creo que va en esa dirección…o acaso es una frase habitual para un creyente decir que “somos víctimas del ateísmo”?.

  5. Jorge
    20/09/07 en 1:44 pm

    Pero se contradice un poco poh’, Ricardo.
    Dices que los religiosos nos la perdemos. Ok, desde tu verdad es así, pero quizás un ateo también se la pierde. Creo que es una cosa tan simple como la opción. Nadie puede obligar a otro a pensar distinto. Y por eso, en momentos, hay que optar, lo que no significa discriminar. Ahora, si alguna vez un religioso te discriminó, entonces eso ya no es problema de la fe.
    Fijate que, por el hecho de ser actor y decir que creo en Dios también me sentí un tanto discriminado, y más de una pregunta “burla” me gané. Pero aún así pienso que eso no era problema de los ateos (mucho menos de los actores). Lo más gracioso es que empecé a escuchar, de a poco, a mis colegas decir que creían. Será.
    Para finalizar, con lo último que dijiste… sobre eso de tomar cualquier cosa como cierta… Toda religión presenta dudas, (me lo dice siempre un amigo y me lo repito yo) si todo fuera una certeza no habría fe. Y vuelvo a repetir… es una cosa de opción.
    Saludos

  6. 20/09/07 en 1:47 pm

    Luciía: es que claramente no son victimas del ateismo, porque el ateismo no es una organización con lideres ni con una “agenda” que llevar a cabo… y las religiones (sobretodo la católica) si es justamente eso.

    La fe (personal) es algo que, en estricto rigor, no debería alterar el entorno de los que no la tienen. Sin embargo la instrumentalización del poder político, a traves de la aglomeración de creyentees en iglesias que tratan de imponer su verdad y hacen lobby, si altera el entorno de los que no tienen fe, lo que es muy injusto.

    Eso si ahora están apareciendo algunos que ya se aburrieron de que “les saquen los choros del canasto” porque se aburrieron del abuso (del lobby más que nada) y se están instalando con algo muy parecido a una “iglesia atea” (miren al Sr. Dawkins). A mi eso me parece incorrecto, sin embargo me parece natural que la gente no religiosa se organice para contrarrestar el lobby de los religiosos… yo no lo haría, pero están en todo su derecho.

    saludos

  7. Jorge
    20/09/07 en 3:31 pm

    Los llamas lobby… mmmmm… Será.
    Creo que este tema, si hablamos de víctimas, tratará sobre darnos vuelta la tortilla.
    Queda en el respeto.
    Saludos

  8. 20/09/07 en 11:11 pm

    Aunque estoy de acuerdo con la tesis de la victimización que han realizado las corrientes del ateísmo, no estoy totalmente a favor de la tesis de que el ateísmo es un proceso de deshumanización. Ya la misma Gaudium et Spes habla de las raíces del ateísmo, no es deshumanización, sino que secularización, el lado más oscuro en que puede perderse la humanidad, privatizando la fe o buscando sucedáneos que suplan la necesidad de trascendencia que antropológicamente vivimos en toda la historia.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: