Inicio > Escépticos > Otra ética ¿es posible?

Otra ética ¿es posible?

Nuestro estimado Ricardo, comentarista habitual de este blog, nos ha honrado con asumir el desafío lanzado en esta entrada acerca de la bases de una moral sin Dios.

A continuación iré comentando algunos puntos de la entrada en el blog Donde terminan las ideas, “Mi moral sin dios“.

sólo quiero explicar como yo, un ateo, tiene normas morales que no nacen de una revelación ni son una versión “ajustada” de la moral religiosa.

Tal vez no me expliqué con suficiente claridad, llevando a un acaloramiento innecesario de la conversación, así que aprovecho de despejar un punto: No es mi intención afirmar que los ateos no actúan en conformidad con altos ideales morales. Por el contrario la mayoría de los ateos que suelen reflexionar acerca de estos temas tienen y esperan de los demás una moral muy exigente, a veces, más exigente que la mayoría de la gente, que resulta ser a su vez en su mayoría creyente.

Mi hipótesis es que no es posible extraer conclusiones acerca de la bondad o maldad de un acto, a partir de las premisas del ateísmo, particularmente del ateísmo materialista. Ahora bien, si no es posible llegar a estas convicciones morales que exhiben los ateos a partir del materialismo, la pregunta es de dónde surge esa moral tan exigente.

siendo una persona nacida y criada en un país mayoritariamente religioso, no pude evitar ser expuesto a una serie de reglas de origen religioso que de una forma u otra determinan en parte mi definición actual de moral.

Es indudable que existe una influencia de la cultura en la todos los aspectos del ser humano, y entre ellos el concepto de lo que es moralmente aceptable y lo que no lo es. Sin embargo, debemos alejarnos de considerar esto como una respuesta satisfactoria o siquiera una premisa, porque:

  1. Hace inútil cualquier posibilidad de conversar acerca de la moral. Si es bueno lo que cada cultura determina como tal, entonces la moral se convierte en un mero juicio de popularidad.
  2. Implica que las personas no son capaces de cuestionar aquello que en su comportamiento es influenciado por la cultura, y aquello que es cierto, independiente de las circunstancias.

Sin embargo al analizarme detecto un buen número de “normas de comportamiento” o “funciones objetivo morales” que me he puesto yo mismo y que no nacen de la moral judeo-cristiana,

Vamos a analizar estas normas.

Primer ejemplo: La equidad y la justicia social.[…]esta preocupación no nace de mi educación religiosa si no de mi experiencia personal y capacidad de observación de mi entorno. En el fondo me da vergüenza ganar plata y ver que hay gente que vive con fracciones minúsculas de mi ingreso […]. Paradójicamente fue gente religiosa (los jesuitas) los que me metieron inicialmente el bicho este en la cabeza.

Aquí tenemos dos afirmaciones contradictorias: por un lado se afirma que la exigencia no nace de la educación religiosa, pero por otro lado se reconoce que fue la educación jesuita la que “metió el bicho”.

es producto de mi propia definición como persona o incluso (desde un punto de vista más egoísta) nace del miedo que me genera la explosión social que puede generar el descontento de las masas abusadas.

La pregunta que debemos hacernos ante esta afirmación es: Si no hubiera peligro de estallido social ¿Seguiríamos considerando a la justicia social como una necesidad? Si la respuesta es sí, entonces nos encontramos frente a un verdadero imperativo moral, con consecuencias beneficiosas colaterales (como el trabajar responsablemente es una exigencia moral, con el beneficio colateral del pago). Si la respuesta es no, sólo estamos ante una expresión del instinto de supervivencia.

Segundo ejemplo: Andar en bicicleta. Yo creo que andar es bicicleta es profundamente moral. Es más, creo que andar en auto (pudiendo usar otro medio de transporte) es profundamente inmoral. ¿Porqué?, porque el auto genera costos en los demás que no paga precisamente el que los genera (el automovilista). La bicicleta es un medio de transporte que me hace bien a mí y al resto de la gente,

Aquí, me parece, nos encontramos ante una expresión particular del principio moral “trata a otros como quisieras que te trataran a ti”. Dicho de otro modo, andar en bicicleta es bueno, no como una actividad en sí, sino en cuanto evita dañar a los demás y es considerado especiamente bueno porque implica dejar de lado otras alternativas más cómodas, pero que se perciben como dañinas a los demás. La pregunta entonces es ¿de dónde surge el principio subyacente que hemos enunciado? Y no menos importante ¿Cómo llegamos a determinar quienes son “otros” para aplicarlo? En segundo lugar podríamos preguntar ¿por qué consideramos mejor un acto cuando implica sacrificio? ¿es meramente un condicionamiento cultural o existe algo real tras esa consideración?

Tercero: No compro los mandamientos. De los 10 mandamientos me quedo con 4 (no matarás, no robarás, no mentirás y no codiciarás los bienes ajenos) […] son los que nos permiten convivir (a un nivel muy básico) como sociedad. Casi todas las sociedades rescatan estas normas y las incluyen en sus leyes, pero esto no es una revelación, son las condiciones de borde mínimas para la existencia de las sociedades, y su aparición es producto de la mayor probabilidad de supervivencia de los hombres al vivir en sociedad. El que se rescate algunos elementos de la moral revelada judeo-cristiana no significa que yo (o la sociedad) sea “parcialmente moral”, simplemente significa que algunas de las normas morales judeo-cristianas no son universales.

La pregunta no es si los mandamientos son morales o no, la pregunta es si, eliminado su origen divino, pueden mantenerse todavía como imperativos. Ricardo dice “sí, de los 10 mandamientos, estos 4 son verdaderamente éticos, porque son necesario para la supervivencia de los hombres”. Aquí encontramos una fuente para la moral, distinta de Dios y que no había aparecido anteriormente: la supervivencia de la especie. Según este principio es bueno todo aquello que permite la supervivencia. Si nos ponemos más estrictos con la biología, diremos que es moralmente bueno todo lo que implique la transmisión de nuestra información genética. Sin embargo, aparecen a primera vista dos problemas con este principio “biológico” de la moral:

  1. Nos conduce a la conclusión de que toda anticoncepción es mala. Desde luego, esta es una conclusión a la que la mayoría de los ateos no están dispuestos a prestar su aprobación.
  2. Además, nos llevaría a sostener que una relación sexual forzada, en tanto aumenta las posibilidades de transmisión de los genes de ambos progenitores, no sería moralmente reprochable.

La solución a esta contradicción aparente es que existen principios morales más fuertes que el principio biológico, como el respeto a la autonomía de los individuos. Pero claro, queda por determinar quién dice que la autonomía individual es algo valioso.

En un nivel más profundo, quedaría por demostrar que la supervivencia de la especie humana es algo deseable en sí. Ya hay grupos de Ecología Profunda que están cuestionando esto.

Cuarto: Respetarme a mi mismo. Esto si que me lo inventé yo y tiene que ver con ser riguroso conmigo mismo y no asumir como verdad a la ligera a ninguna cosa. Tiene que ver con ser consistente con mis propias ideas y no dejarme pasar a llevar por imposiciones de otros que no me hagan sentido.

Esta es una formulación moral muy válida y respetable, que por eso mismo nos permite profundizar en el tema de fondo: de dónde aparece este principio. Si es sólo una idea personal, válida para quien la formula, entonces no es válida para los demás, y por lo tanto, quien no la comparta puede abusar de sí mismo o de los demás, sin que podamos realizar un juicio moral a sus actos. Por ponerlo toscamente, si bastara con decir “me lo inventé yo”, el que mató a 12 personas con la firme convicción que hacía un sacrificio a su dios actúo bien porque esa también es una exigencia que se la inventó el mismo.

la moral tiene que ver más con lo que uno mismo, y la sociedad donde nos desarrollamos, define como bueno… y eso se discute y va cambiando en el tiempo.

Si la moral cambia con el tiempo y el lugar, ¿Cómo podríamos saber lo que es correcto o incorrecto? Por ejemplo, “tal vez tu me digas que golpear a las mujeres sea malo, pero este es otro tiempo y otro lugar, aquí y ahora golpear a mi mujer es algo bueno. ¿La sociedad dices? Los que están en el poder y hacen las leyes querrás decir”. Con estas ideas relativistas la moral se convierte en una herramienta al servicio de los poderosos. Tampoco parece una conclusión aceptable.

Muchos no comparte mi moral, sin embargo eso no los hace inmorales a ellos ni a mi… estamos en un constante (e interminable) proceso de relacionarnos como seres humanos y no hay verdades absolutas en ese plano

Este tipo de formulaciones en efecto destruyen todo juicio moral: si no hay un canon o norma absoluta moral entonces es imposible decir que algo es bueno (se ajusta a ese absoluto) o malo (lo contraviene). Esto es algo que los seres humanos no podemos hacer, porque estamos pre configurados para el idealismo. El mismo Ricardo no dice “los católicos no comparten mi moral, no por eso son inmorales”, al llamar inmorales a la Iglesia por A, B ó C.

Finalmente, citando a Einstein, Ricardo pone:

El comportamiento ético de un hombre debería basarse suficientemente en la simpatía, educación y los lazos y necesidades sociales; no es necesaria ninguna base religiosa.

Einstein no era filósofo, así que tomaremos su idea por el sólo mérito que expresan estas palabras. Lo paradójico es que ellas expresan un deber, sin indicar el marco de referencia en el que se aplican, pueden ser tomadas por un cristiano o un comunista para llegar a calificar de buenos actos contrapuestos. Simpatía ¿a qué? ¿a una especie, a una raza, a un reino natural? Educación ¿Cuál? Lazos y necesidades sociales ¿debe subordinarse entonces el individuo a la comunidad?

Para que exista un juicio moral, es necesario que previamente se establezca una norma moral (en relación a la cual se hace el juicio), y para que esa norma sea válida es necesario que provenga de una autoridad, es decir, de quien tiene la calidad de autor de la cosa que se pretende juzgar. Algunos dicen que cada uno es su propio dueño y por lo tanto cada individuo sería su propio juez, pero ya hemos visto que tal cosa no es practicable en la realidad, porque juzgamos y exigimos a los demás que se comporten de determinada manera (que reciclen, que no me maten, etc.).

Si Dios no existe, no puedo aplicar una norma moral a los demás (porque no soy su creador); y sin norma, no es posible emitir un juicio moral. Sin Dios no hay moral.

Anuncios
Categorías:Escépticos
  1. 13/09/07 en 12:00 pm

    Estimado, me siento honrado y al mismo tiempo abrumado por tan largo post en respuesta a uno que yo hice sin siquiera la intención de que tu leyeras… pero valoro el análisis, a pesar de no estár de acuerdo.

    Algunos comentarios:

    – Respecto al primer ejemplo, la paradoja viene dada justamente porque la única cosa rescatable (a mi parecer) de los jesuitas es su vocación social y su apertura de mente, cosa que no es transversal a las otras órdenes o prelaturas de la iglesia católica (cosa de ver al Opus-Dei)… por lo tanto concluyo que la preocupación por la justicia social de los jesuitas no nace de su caracter de orden religiosa católica, sino de la historía particular de la organización en Chile y eso no tiene nada que ver con si existe algun dios, Dios, Visnu o Vishnu.

    – Respecto al segundo ejemplo y a tus preguntas: El principio subyacente enunciado nace de la conciencia de mi propia existencia y de la capacidad mínima de darme cuenta de la existencia del dolor… el no querer inflinjir dolor (o costos) a otros nuevamente nace de la eliminación del concepto absoluto del individuo y de la mayor probabilidad de superviviencia al vivir como sociedad (una sociedad donde nos andamos haciendo daño mutuamente a la larga se disuelve…. mira lo que está pasando hoy en dia, post 11/9). Nuevamente dios o tu Dios no tiene nada que ver con esto.

    – Respecto al tercer ejemplo: Efectivamente transimitir nuestro material genético de la mejor manera posible es algo que todos los animales (incluido el hombre) buscamos, sujeto a normas eso si. En mi caso las normas que restringen esta actividad son la definidas en conjunto por la sociedad (y dinámicas en el tiempo) en tu caso son las que construyeron a partir de interpretaciones de unas escrituras unos señores en la edad media… y lo respeto… respétamelas tu a mi tb.

    – Respecto al cuarto ejemplo: Por algo el artículo se llamaba “MI moral sin dios”… quizas semánticamente está mal hablar de moral personal… no lo sé. Sigo pensando que el que llega y cree en cualquier cosa se hace un daño a si mismo… pero también al resto de la sociedad. Es facil saltar de creer en dios a creer en creer cualquier otra cosa dañina… como el tarot o que uno se pueda sanar del cancer con unos imanes, por ejemplo, luego creo que ser escéptico y hacerse preguntas es profundamente moral, tanto en un sentido personal como global.

    Otra cosa… yo no soy el que llama inmorales a los católicos(ese es Chileliberal, te confundiste)… pueden hacer lo que quieran… pero no obliguen al resto del mundo a vivir como a ustedes les gustaría… es lo único que se les pide…

    Por último, el que digas que:

    “Si Dios no existe, no puedo aplicar una norma moral a los demás (porque no soy su creador); y sin norma, no es posible emitir un juicio moral. Sin Dios no hay moral.”

    ¿Significa que yo, al ser ateo, no puedo imponer una norma moral a los demás?… ¿me quieres excluir de la discusión de que es bueno o malo por ser ateo?… ¿Porqué no puedes aplicar una norma si no eres “el creador”?… a mi me da la impresión de que las leyes son en gran parte seculares (les da lo mismo si hay creador o no) y son una serie de normas construidas (oh!, nuevamente) en el concenso de la sociedad.

    Puede haber moral sin dios, lo que pasa es que no es la que a ti te gustaría, nada más… tiene que ser la que nos guste a “todos”.. y siempre habrán muchos que crearan sus propias variaciones… asi son las sociedades, y son así con o sin dios, Dios, Vishnu, Ganesha, Buda, Rael o el FSM (por nombrar a unos pocos)

    saludos y muchas gracias por la tribuna.

  2. el muy ateo y poco materialista pairino de otro blog
    13/09/07 en 2:16 pm

    Patoace dijo: “Mi hipótesis es que no es posible extraer conclusiones acerca de la bondad o maldad de un acto, a partir de las premisas del ateísmo, particularmente del ateísmo materialista”.

    Por lo abrumador que es pato en su extensión, me voy a remitir y someramente a su implicacion del ateimo materialista.

    Para empezar, nunca he pensado de Ricardo como un ateo materialista, asi que no veo a que viene este término aparentemente peyorativo. Ricardo es simplentente un individuo, que tal vez hubiera sido más felíz como un gran filósofo que como ingeniero, pero hay que pagar por la comida y la tomida, y al menos la ingeniería da lo necesario. Es ateo simplemente porque no cree en dioses de ningún pelaje.

    Para materialistas, en pdm basta mirar a algunos de los católicos aparentemente fervorosos como Sebastián Piñera, ver al cardenal Errázuriz en su círculo social, ver los lindos autos en el estacionamiento del Santuario del Schoenstatt, la familia de A. Pinochet, la elegancia a la salida de las misas en la parroquia de Nuestra Señora del Golf, etc.

    Claro que suena ominoso y siniestro acusar a alguien de ateismo materialista, algo así como los comunistas que comían guaguas (materialism dialectico) y por implicancia los ateos pasan a ser malos. ¡Un silogismo digno de un agudo cardenal Richelieu!

    El materialismo es ortogonal a las creencias. Creer o no en deidades no da ni quita al materialismo.

  3. 14/09/07 en 8:49 am

    Tu tesis resumida en la última frase es impepinable. Efectivamente “sin Dios no hay moral”. Ya lo intentó Kant y fracasó. Tratando de extender a unos postulados admisibles universalmente logró unas consecuencias indeseadas por él que fueren la aceleración del Pensamiento hacia el escepticismo y la increencia.

    Felicidades de nuevo por tu blog.

  4. 14/09/07 en 5:43 pm

    En este contexto, Pairino, materialismo se entiende en su sentido filosófico: doctrina que sostiene que todas las características de los seres son reductibles a sus componentes materiales. No es una referencia a las prioridades de una persona.

    Tampoco he dicho que Ricardo sea un ateo materialista, sólo que mi hipótesis se refiere al ateísmo materialista. El ateísmo en su fase materialismo es la forma más común hoy en día, y si Ricardo tiene una forma menos común de ateísmo ¡Bienvenido sea!

    El Último, ¡espero que impepinable sea algo bueno! 🙂

  5. 15/09/07 en 1:23 am

    Con esto no demuestras que no existen morales sin Dios… solo demostrarías que la moral de Ricardo podría no ser completamente ajena al *problema* del absoluto.

    El más grande error que veo en tu razonamiento patoace y en el único que me abocaré a rebatir (para no hacer comments monstruosos), es aquel donde insistes en concluir: “si no hay un canon o norma absoluta moral entonces es imposible decir que algo es bueno”.

    Filosóficamente hablando las cosas no son “buenas” ni “malas” -por lo que no podrías decir eso de ‘algo’ -eso es una “tabla” de la filosofía, pero en fin.

    Las cosas simplmemente son. No es relatividad, es objetividad. Lo bueno y lo malo, se les adjudica despues con nuestro juicio de valor, el cual no es imposible! por que de hecho así lo hacemos a diario. Sino que simplemente, no es práctico tener montón de morales tan relativas como contrastantes. Por lo tanto, cualquier persona bajo cualquier circunstancia puede formar una moral -“buena” o “mala”, depende de la tuya 😉

    Los creyentes se confunden, insistiendo en que nosotros no podemos tener una moral, por es un hecho que tenemos y que la tenemos sin Dios alguno. Además como te dije en un principio, nuestra moral no es igual en todos… la mía es super distinta en comparación con la de Ricardo, aunque coincidimos en muchos puntos -en lo humanista 🙂

    Tu mismo debes reconocer que tu moral no es absoluta, sino que intenta serlo. Es decir, tu percepción de la moral de tu religión, seguramente es muy distinta de la percepción de otro creyente de la misma religión… eso no lo puedes negar y es normal, por que no eres un robot igual a nadie mas, al contrario, eres único. Tal cual es única tu moral -basada en la percepción que tienes de la que impone tu religión.

    Ese para mi, es tu más grande y fatal error, en un intento de rebatir una moral tan relativa, tan normal y tan atea como la tuya. Bueno, creo que Ricardo cree en un Dios menos que tu 😉

    PD: Quizás quieras rebatir que la ética de los ateos no son prácticas por ser todas distitnas, pero eso es otra discusión.

  6. 17/09/07 en 6:27 am

    ¡Enhorabuena! Has sido premiado con el galardón al blog solidario por tu valiente defensa de la familia y los valores cristianos. Pasa a recoger el premio en http://antidragon.zoomblog.com/archivo/2007/09/17/premio-blog-solidario.html

  7. josa solis
    3/10/08 en 10:10 pm

    chinguen a su madre

  1. 20/09/07 en 2:24 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: