Inicio > Política y derecho > Libertad de expresión

Libertad de expresión

Según la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, Libertad de Expresión es el derecho a emitir cualquier opinión, sin ser persegido y sancionado por ello, por cualquier medio.

Si nos guiáramos por lo que aparece en los medios de comunicación, diríamos que la libertad de expresión es absoluta: se puede decir lo que se quiera, duela a quien le duela, y no hay peor mal que la censura.

Sin embargo, no es difícil imaginar situaciones donde se abusa de la libertad de expresión, un ejemplo clasico es el sujeto que grita “¡Fuego!” en un teatro abarrotado de gente provocando que en los intentos de la multitud por evitar el falso incendio, mueran varias personas.

Otro ejemplo es que no se puede violentar a otros bajo pretexto de ejercer la libertad de expresión, como sería el caso de quien con amenazas obliga a los empleados de una transmisora de TV a emitir el contenido de su elección. Finalmente, ni siquiera se puede vulnerar la propiedad ajena para expresarse, y es por eso que se prohíben los rayados.

Luego de revisar todos estos ejemplos, parece que la libertad de expresión está bien lejos de ser el derecho absoluto, garantía de todos los demás y piedra fundamental de la democracia que parece a veces. Es, diría yo, una libertad política importante, pero a la que no se le puede asignar a priori una fuerza tal que haga ceder a cualquier otro derecho.

Curiosamente, los que se hacen llamar progresistas o liberales no estarán de acuerdo con esta conclusión. Tienen como cosa muy importante la libertad de expresión, y gustan de declaraciones grandilocuentes al respecto, augurando la pronta destrucción de la sociedad ante cualquier atisbo de “censura”. Me gustaría que alguno me explicara cómo la libertad de expresión se subordina a la propiedad, que ni siquiera es un derecho fundamental.

Curiosamente, digo, porque esos mismos progres son los primeros en llamar a la censura, cuando la Iglesia expresa alguna opinión. “Se mete en política” dicen, “abusa del poder que tiene”, “En Chile existe separación entre Iglesia y Estado” vociferan, “se mete en la conciencia de las personas”. Por estas reacciones, uno esperaría que al menos la Iglesia hubiera intervenido alguna radio frecuencia o botado algún sitio web para hacer apología de sus terribles opiniones. Tal vez, finalmente desarrolló un rayo para controlar la conciencia de los ciudadanos ¿Quién podrá defendernos?

Pero antes que se aparezca algún héroe, veamos qué hizo la Iglesia. Hizo lo mismo que hacen los futbolistas, los políticos, los artistas, los científicos, los estudiantes, los trabajadores, cualquiera de nosotros: llamó a una conferencia de prensa para expresar sus ideas, usó los medios que son de su propiedad, compró espacio en los medios que voluntariamente se lo permitieron, para hacer llegar su mensaje a los demás… para expresarse.

¿Qué ocurre aquí? ¿Por qué esa reacción? ¿Acaso la Iglesia es el único actor de la vida nacional que nunca puede ejercer la libertad de expresión? curioso.

Un dato que nos puede ayudar a resolver este misterio ocurrió hace pocos días, cuando un dicasterio vaticano dio a conocer públicamente el decálogo del conductor. No hubo reacciones, nadie salió criticando al cardenal, nadie tuvo que proteger la sagrada separación entre Iglesia y Motores, nada. Ocurre que en estecaso, la gran mayoría de progres y conservadores están de acuerdo con el llamado.

Lo mismo cuando el presidente de la Conferencia Episcopal opina sobre un sueldo ético: “No tiene idea de economía” descalifica una senadora de derecha, sin que antes nunca le haya molestado que los obispos opinaran sobre sexualidad sin tener estudios de biología.

Entonces, otra conclusión comienza a surgir: parece que no se trata de resguardar la separaciónde Iglesia y Estado, sino de reprimir las opiniones que no están en sintonía con el proyecto ideológico de cada uno. Cuando se acusa a la Iglesia de “intervenir en política” en realidad se quiere descalificar a la Iglesia por oponerse a determinada política.

Declaraciones grandiosas por la libertad de expresión están, bien hasta que alguien diga que el sexo fuera del matrimonio es malo, o que la justicia social es un deber de todos, no sólo del Estado, a esos que se meten en política y abusan del poder hay que reprimirlos y castigarlos.

Yo soy un rebelde, no estoy de acuerdo ni con unos ni con otros: creo que hay circunstancias que ameritan que una opinión o incluso un trabajo de ficción no se publique, pero el sólo hecho de que alguien no esté de acuerdo conmigo no es un abuso de poder o intervención inmoral.

Anuncios
Categorías:Política y derecho
  1. 22/08/07 en 7:20 pm

    Cuando Sir Salman Rushdie publicó su novela Los Versículos Satánicos, el ayatola Khomeini promulgó una fatwa ordenando asesinarlo por blasfemo. Su traductor japonés fue asesinado y el traductor danés sobrevivió un ataque con un puñal. En L’Osservatore Romano, el Vaticano manifestó su indignación y prestó todo su apoyo…. al ayatola. Según el Vaticano, Rushdie fue un blasfemo que insultó la religión de millones y él se buscó sólo los problemas.

    La última tentación de Cristo, bandas de rock, Madonna, Papa Villa…. es patético.

    Lo de Goic fue nefasto porque ahora se formará una comisión para estudiar el sueldo ético. Es decir, populismo, porque el sueldo mínimo lo fija el mercado.

    En cuanto al aborto, los legisladores mexicanos que votaron a favor se les amenazó con excomulgarlos, a pesar que su labor es legislar para la sociedad toda, no para los católicos.

    No se trata de que el Vaticano y sus representantes no puedan opinar, sino que cuando lo hacen, parecen situarse en un pedestal y dar la interpretación directa desde el Creador. Algo que sólo ocurre en países atrasados: a nadie le interesa la opinión de tu iglesia en Holanda, en Francia o en Noruega. Por cierto, países donde no hay miles de depravados en las calles ni están en la ruina moral ni menos económica.

    El mismo 11 de septiembre de 2001, Pat Roberts, pastor evangélico, dijo que el ataque a las Torres Gemelas era un castigo de “dios” por haber legalizado el aborto y por permitir el matrimonio gay.

    Espero que entiendas que somos los ateos quienes debemos sufrir la opresión de tu iglesia, la cual, felizmente, es evidente que tiene cada vez menos adeptos, y cada vez menos sacerdotes.

    Pero la pelea sigue, porque el poder que tiene sigue siendo descomunal. Chile aún no se libra, pero ese día ya viene.

    Ahora, tus ejemplos son francamente pueriles. Gritar “fuego” en un teatro repleto no es libertad de expresión, es mero vandalismo. Los otros ejemplos que das son ridículos. La libertad de expresión, como todas las libertades, tiene un límite, que es no vulnerar la libertad de otros.

    Ahora no me extraña que tú mismo consideres válido prohibir una serie animada, vista por gente que paga por el servicio, teniendo la opción otros de no verla, o incluso de cancelar el servicio, por motivos francamente inaceptables.

    Los ayatolas, los obispos, los rabinos, no son más que distinas versiones del resabio medieval de las religiones.

    Entiende que vives en una sociedad libre y plural, y la Santa Inquisición ya no existe. Ahora tienes que aprender a vivir en sociedad, incluso con aquellos que consideramos a tu ideología algo abominable.

    Si los religiosos no tuviesen esa aversión contra la sociedad, contra la tolerancia y contra la libertad individual, los ateos militantes nos quedaríamos sin nada contra qué reclamar. Capaz que hasta nos quedemos callados.

  2. 22/08/07 en 9:13 pm

    Interesante tema, y muy bien escrito debo decir.

    En escencia, Pato, estoy de acuerdo contigo. Tienen todo el derecho del mundo a expresar su opinión… ahora, tienes que estar de acuerdo conmigo en lo siguiente: La iglesia tiene una voz que se escucha más fuerte que la de cualquier otra institución, para bien o para mal, es por eso que tiene la gran responsabilidad de decir las cosas con fundamento… tienen que saber que su influencia es grande, por lo que tienen que ser moderados (yo siento que hoy, en algunos temas, no lo son).

    Lo de Goic es un tema complejo, estoy de acuerdo con él en que la inequidad en Chile es una verguenza… sin embargo también estoy de acuerdo con los que dicen que es imposible subir el sueldo mínimo a ese nivel sin generar inflación.

    Ahora, siento que la iglesia a veces es muy buena para ver la paja en el ojo ajeno y no ver el tronco en el propio. Deberían haber partido por tirarle las orejas a algunos de sus sacerdotes que justifican (e incluso incentivan) la inequidad y la inamobilidad social (El Sr. Hasbún o la gran mayoría de los sacerdotes del opus dei). Es sabido también que muchos colegios de la iglesia pagan ese sueldo mínimo “no-ético”. Hay que partir por casa.. ¿no?

    Yo encuentro que “chileliberal” dio en el clavo en una cosa: esa sensación de que los representantes de la iglesia católica hablan “desde un pedestal”, con una autoridad moral autoimpuesta… quizas si se la tuvieran bien ganada (predicando con el ejemplo) no tendrían tantos detractores…. ¿no te parece?

    saludos

  3. 23/08/07 en 9:45 am

    Hola!! creo que no has recibido mi email.
    saludos

    PD: con mi experiencia, prefiero las “terribles consecuencias” de una libertad de expresión casi plena a la censura, y ni digamos la autocensura (nueva forma de censura del siglo XXI). Es como internet, es un riesgo (comunicación entre terroristas, etc) pero los beneficios son mil veces mayores. Es mi opinión.
    saludos y gracias por tu amistad!!!

  4. 23/08/07 en 3:44 pm

    y hablando de moral, escribí algo en mi propio blog:

    http://hurtubia.blogspot.com/2007/08/mi-moral-sin-dios.html

    saludos

  5. 24/08/07 en 7:58 pm

    Teresa de Calcuta era atea!

    Mother Teresa: Crisis of Faith

  6. 25/08/07 en 6:43 pm

    Hola Chile Liberal: Te confieso que me desconcertó tu escrito “Teresa de Calcuta era atea!”
    Fui al link y está en inglés no entendí mucho y como soy floja no seguí; a pesar de eso te dejo dos impresiones: una, todos los creyentes pasamos por periodos de sequía o la noche larga u oscura como la llamaba un santo español, creo que era san Juan de la Cruz, sin que eso signifique que uno sea ateo; dos, el título jubiloso de “Teresa de Calcuta era atea!” me parece sensacionalista, por decirlo de un modo respetuoso, me parece ver mala intención al asegurar a pie juntilla que era Atea. Estás como los miles de malos periodistas que deambulan por todas partes ( amarillistas y panfletarios)
    Esperaré el libro para sacar una conclusión más objetiva, teniendo especial cuidado en la objetividad de las fuentes tanto como la veracidad de las mismas.
    Saludos

  7. 25/08/07 en 7:01 pm

    Lilian, no me trates de mentiroso por favor, ni de amarillista. El artículo dice:

    “The letters, many of them preserved against her wishes (she had requested that they be destroyed but was overruled by her church), reveal that for the last nearly half-century of her life she felt no presence of God whatsoever — or, as the book’s compiler and editor, the Rev. Brian Kolodiejchuk, writes, “neither in her heart or in the eucharist.”

    Las cartas, muchas de ellas conservadas contra sus deseos (ella quería que se destruyeran pero sus deseos fueron desautorizados por la iglesia), revelan que por al menos cincuenta años de su vida ella no sintió en lo absoluto la presencia de Dios, o como dice el editor del libro, Reverendo Brian Kolodiejchuk, “ni en su corazón ni en la eucaristía”.

    Cincuenta años sin sentir la presencia de dios!! Siempre dije que esta mujer fue maligna, pero más aún, fue una EMBUSTERA.

    Ahora veo, los creyentes viven sus crisis de fe, que pueden durar toda la vida al parecer. Eso no impide que intenten a la fuerza imponer los principios de su iglesia.

  8. 25/08/07 en 7:07 pm

    acá más sobre la Primera Beata Atea

    http://www.elnuevoherald.com/167/story/82556.html

  9. 25/08/07 en 7:29 pm

    No te trato de mentiroso, sólo digo que tu título es demasiado sensacionalista. Es demasiado pronto para decir que era Atea, que lo digas tú, basandote en un artículo de un próximo libro que saldrá a la venta.
    A lo mejor es verdad… por eso te digo que prefiero esperar para decir más… mientras te repito que las crisis de fe son más frecuentes de lo que la mayoría piensa.
    Por lo demás, madre Teresa de Calcuta fue en vida, blanco de muchos ataques, y no sería raro que lo fuera ahora muerta y que no puede “defenderse”

    Saludos.

  10. 25/08/07 en 7:35 pm

    Oop no había visto eso de “esta mujer era maligna y embustera” … ¡plop! ¿Por qué era maligna? Quieres decir que era servidora del mal?
    Eso dicen las cartas? las leiste de primera mano?

  11. 25/08/07 en 8:35 pm

    Sí, fue servidora del mal. En su vida se dedicó a demonizar el aborto y el control de la natilidad, contribuyendo al nacimiento indiscriminado de centenares de miles de bebés en India, uno de los países más pobres del mundo (y por lo mismo, sobrepoblado).

    Se dedicó además a iniciar una maligna campaña contra la prohibición del divorcio en Irlanda.

    Todo esto lo hizo basada en su fe cristiana, a pesar que ni siquiera creía en dios. Bueno, lamentable y patético que las sociedades seculares deban soportar estos absurdos.

    Sus escritos además revelan una existencia atormentada y oscura, no es de extrañarse, ya que siempre he sospechado que las monjas son seres tristes.

    Si un ser emblemático de la mitología vaticana vivió toda una vida de dudas, ¿no habrá llegado la hora de que se den cuenta que dios no existe?

  12. 26/08/07 en 6:00 pm

    ChileLiberal:
    Hola, disculpa el retraso, salí a parrandear anoche y acá en Valdivia no hemos tenido electricidad durante toda la mañana y parte de la tarde (17:20)
    Pues leyéndote, no veo más que pruebas de su fe en acción, es decir, la conducta que mostró en esos dos ámbitos que tú consideras nefastos o malignos (diabólicos) son dos muestras de coherencia, entre fe y vida, digna servidora de Dios.
    Monjas tristes? Tal vez tienes razón, pero no más triste que más de la mitad de la población chilena que padece depresión. Sin embargo, conozco varias monjas, de 3 congregaciones ( María Auxiliadora, La Inmaculada Concepción nacida en Alemania, para quienes trabajo, y 2 hermanas de la Inmaculada Concepción de Argentina), en ninguna de ellas he visto tristeza, sí mucha fortaleza, responsabilidad, respeto, alta exigencia en el trabajo que uno y ellas desempeñan, varias de ellas con un sentido del humor increible y, por supuesto,alegría.
    La mayoría de la gente se olvida que monjas, monjes y curas son personas como nosotros con virtudes y defectos, piensan que poco menos han de comporatarse como ángeles. Absurdo, a todos nos cuesta dominar, controlar nuestras pasiones, mal carácter.
    La FE, Chile Liberal, es una relación personal con Dios, como la que tengo con mi marido, nos ha costado años de conocernos, con demasiadas noches oscuras de la que hemos salido fortalecidos como pareja y como familia. Si veo a mi alredor, observo que varias parejas de amigos han terminado por separarse, sin embargo eso no determina que, si a los otros no les resultó, mi matrimonio y mi familia se acabe. Mi fe en Dios, no está determinada por lo que les ocurre a otros creyentes, es verdad que el testimonio de otros es importante, pero como te digo, no determinate. En lo personal, Dios me habla, es cercano, me escucha, me acoge y me auxilia; tengo la certeza de que me ama a pesar que no soy una blanca paloma. Y no puede ser de otra forma. a Dios grax.

    Buen Domingo

  13. Jorge
    30/08/07 en 4:40 am

    Uyuyuiiiiii! Pero que encabronado está con la Iglesia Católica, señor Chile Liberal. Me dió un poquito de susto.
    De hecho, al leer esto pensé que se trataba de alguien cercano a mi edad (25). No se ofenda, pero es lo que pensé. ¿Ya?
    ¡Ok! Está bien… dejo las bromas a un lado. Me presento:
    Soy Jorge y sí, mi principal defecto (o virtúd) es la ironía. Aparte que soy consecuente con mi inconsecuencia. Con eso dialogamos a la misma altura.(estoy bajando)
    ¡Ufff! Bueno… para empezar somos muchos los religiosos en la sociedad, así que es un tanto más dificil que estemos en contra de ella.
    Ahora quiero hacer una serie de preguntas, pero me tomo la licencia de hacerlas como a mi me gusta… como un niño. Aquí van:
    1: ¿Cree en Dios? No, esa no. “Descártela”.
    2: Usted dijo “Entiende que vives en una sociedad libre y plural, y la Santa Inquisición ya no existe”.
    Toda la razón… ya no existe.
    ¿Es un fundamento?
    3: Despues remata “Ahora tienes que aprender a vivir en sociedad, incluso con aquellos que consideramos a tu ideología algo abominable”.
    ¿La Iglesia Católica es una idiología o… una tradición? ¿Considerar a algo como abominable es satisfacer ideales?
    4: Y continúa “Espero que entiendas que somos los ateos quienes debemos sufrir la opresión de tu iglesia, la cual, felizmente, es evidente que tiene cada vez menos adeptos, y cada vez menos sacerdotes.
    Pero la pelea sigue, porque el poder que tiene sigue siendo descomunal. Chile aún no se libra, pero ese día ya viene”.
    ¿Su felicidad realmente está en la libertad individual? ¿Así se llega a la felicidad?
    5: Sigo con…”Si los religiosos no tuviesen esa aversión contra la sociedad, contra la tolerancia y contra la libertad individual, los ateos militantes nos quedaríamos sin nada contra qué reclamar. Capaz que hasta nos quedemos callados”.
    ¿Y si no fueran los religiosos? ¿”Capaz”? osea… ¿No? … ¡Que brígido! ¿Qué seguiría?
    6: Voy en el seis “El mismo 11 de septiembre de 2001, Pat Roberts, pastor evangélico, dijo que el ataque a las Torres Gemelas era un castigo de “dios” por haber legalizado el aborto y por permitir el matrimonio gay”.
    Hay algunos que se les pasa un “poco” la mano… ¿Somos todos así?
    7: Finalmente… “La libertad de expresión, como todas las libertades, tiene un límite, que es no vulnerar la libertad de otros”.
    De aquí en adelante parto con algo que me duele mucho, y es que me sorprende que muchos siguan atribuyendo la libertad sólo al poder de la palabra y la acción dandole, como único límite, respetar la libertad de otro (que tambien es muy válido)
    Recuerdo, hace unos tres años atras, que caminaba frente a la moneda, encontrandome con un grupo de mujeres pro-aborto, gritando: “¡Nosotras parimos, nosotras decidimos!” Se veían bien. Les encontré la razón y, como vi a muy pocos hombres que las acompañaban (sin gritar) me pregunté: ¿Cómo sería el grito de nosotros a favor del aborto? Por un momento estuve a punto de gritar: “¡Nosotros escapamos, nosotros nos castramos!” Por un lado me serviría de mucho escapar, pero si quiero tener buen sexo tendría que mantenerla, y no castrarme.
    Ahí me di cuenta que la libertad no pasa por hacer lo que a uno se le de la gana, sino en ser responsable. Y con el tiempo seguí dandome cuenta que
    la libertad también es descubrir la vocación. Claro… todo esto acompañado de muchas crisis existenciales, que seguirán a medida que camine.
    Dios nos da y nos quita. “¿Por qué me has abandonado?” fueron una de las últimas palabras de Jesús.
    No es algo nuevo que los que han seguido a Dios sufran de crisis espirituales, o si no… ¿Cómo hubiesen llegado a ser quienes fueron? Refiriendome a la Madre Teresa.
    Ahora, si llegara un santo al mundo, me pongo dos opciones: La primera es que sería alguien magnífico, sin conflictos en su vida y que su mensaje resulte perfecto. La segunda es alguien que dude de si mismo, que sepa del sufrimiento (no es suficiente sólo hablar) y enfrentarse cara a cara con su misión. Creo que prefiero la segunda, porque a travez de su ejemplo sabría que tambien puedo mejorar.
    Si tratamos a alguien de embustero por no sentir a Diós, entonces… podríamos recordar a Sartre (mucho ego). Pero la Madre Teresa no actuó igual, ya que no le entregó su soledad y sufrimiento al mundo. Y si la iglesia hubiese querido protegerse, de aquellos que se cuelgan de cualquier motivo para atacar, habría quemado las cartas ¿Por qué no lo hizo?
    Para finalizar hay algo que me llamó la atención, y es cuando dice lo de las dudas, que se convierte en el perfecto argumento para afirmar que Dios no existe. Otra vez, bueno… Toda religión presenta dudas, sino sería una certeza y no habría fe.
    Ahora este actor se despide. Sí, actor, una profeción de libertad. Raro ¿no?
    Adios.
    ¡Subiendo!

  14. 30/08/07 en 12:13 pm

    tu virtúd no es la hortografia, tampoco.

    Diós
    profeción

    Disculpa, pero un mínimo de preparación demando a mis interlocutores para entrar a un diálogo constructivo.

    Pero déjame decirte una cosa: está bien que creas. Cree en lo que quieras. Allá tú. Eres libre para creer. Pero, como buen creyente, veo que reprochas que otras sean libres para decidir sobre su maternidad.

    Y yo soy libre para creer que la ideología católica es degradante.

    Si crees en dios, lee la biblia. No hay faltas de ortografía en ella. Al menos lee algo. Infórmate de cuál es la doctrina católica. Es la mejor forma de convencer a los creyentes de lo absurdo que es su propio sistema de creencias. El 99% de los creyentes jamás lee la biblia. Si la leyeran, se volverían escépticos. Léela, y después hablamos.

  15. Jorge
    2/09/07 en 3:44 pm

    ja ja
    Ortografía, lee más… ¿Por qué son siempre las mismas cosas? Es muy típico cuando no se tiene nada mejor que decir. Ja ja
    Soy joven, eso es claro, me falta mucho por caminar. Pero si me dedicara sólo a leer y a leer para saber más… ¡Puf! Para eso mejor escribiría(desde mi tontera)para que otros se vuelvan inteligentes ¿no?
    Y si me dedicara a comprender la biblia de una forma literal… schuuu…
    Usted dijo… “Pero, como buen creyente, veo que reprochas que otras sean libres para decidir sobre su maternidad”.
    Si lee mucho comprenderá que jamás reproché el hecho de que puedan decidir. Incluso dije…” les encontré la razón”. Así que no cambie las cosas. ¿De acuerdo?
    Ya, señor… me despido deseando que viva una vida feliz. Porque el odio hace muuuuuuuy mal.
    “No vulnerar la libertad de otros”. Usted mismo lo dijo, como el límite de la libertad. ¿Entonces?

  16. Jorge
    2/09/07 en 4:22 pm

    Y otra cosa… Usted dijo… “No se trata de que el Vaticano y sus representantes no puedan opinar, sino que cuando lo hacen, parecen situarse en un pedestal y dar la interpretación directa desde el Creador”.
    Me llama la atención el “parecen situarse en un pedestal”, porque despues, mucho despues, viene un… “Disculpa, pero un mínimo de preparación demando a mis interlocutores para entrar a un diálogo constructivo”.
    ¿Quien está en el pedestal del respeto?
    Ahora sí. Saludos y mucha suerte.

  17. fernando
    9/09/07 en 9:57 pm

    Libertad de expresión no es decir lo que uno quiera, es no sdufrir consecuencias por ello

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: