Inicio > Sexualidad > Un argumento por la castidad

Un argumento por la castidad

Amigo, durante el largo tiempo en que hemos compartido nuestra amistad he llegado a conocerte y a considerarte una gran persona. He conocido como tratas a tus amigos y a tus amigas, y así me he podido dar cuenta más que por palabras, por los hechos, de aquellos valores y virtudes que son relevantes para ti. No sólo puedo decir que los conozco, sino además que te respeto y admiro por ellos.

Particularmente, te considero un hombre de familia, alguien capaz de admirar la belleza de una mujer pero al mismo tiempo de respetarlas profundamente. Sé también, porque lo hemos conversado, que cuando una mujer reciba tu promesa de estar junto a ella hasta que la muerte los separe, los harás con pleno convencimiento de mantener esa promesa, y que quieres estar junto a tus hijos durante las etapas importantes de su vida.

Por eso, porque conozco todo esto de ti, quiero pedirte que consideres seriamente la necesidad de la castidad.

Ya sé que no compartes mi religión, también lo hemos conversado muchas veces, pero sabes que no te diría esto si fuera a darte un sermón. Sólo quiero que consideres lo siguiente:

La regla general en los mamíferos superiores es que la sexualidad se encuentre estrechamente relacionada a los periodos de fertilidad de las hembras y de celo de los machos y durante esa época el macho se encuentra irremediablemente atraído hacia la hembra, pero el resto del tiempo prácticamente no existe interés sexual. Los seres humanos, en cambio, viven en lo que podríamos considerar un periodo de celo permanente, es decir, no existe una época determinada en la que no les interese mantener relaciones. Si buscamos una explicación evolutiva a esta diferencia, podríamos relacionarlo con el hecho que la tasa de reproducción de la especie es muy baja: cada embarazo sólo produce un hijo, su período de gestación es ridículamente largo, el proceso del parto es extremadamente peligroso para la vida de la madre y su bebé, y la “cría de humano” es con mucho la que nace con menos capacidades para sobrevivir.

Por otro lado, durante el 99% de la historia de nuestra especie, las mujeres no han sido lo que conocemos hoy. Antes que apareciera la medicina moderna, hace menos de 100 años, las enfermedades eran mucho más comunes y dejaban marcas en el cuerpo, el rostro de cada mujer era su historia médica. La virginidad era apreciada no sólo por su valor místico, sino además porque el primer embarazo destruía también la belleza de la mujer: perdían los dientes, se caían los pechos, se llenaban de estrías, etc. Luego la edad las asaltaba sin ninguna de las cremas cosméticas que usan hoy en día. Contra todo esto debía “compensar” el instinto sexual masculino, para asegurar que cada mujer tuviera la mayor cantidad posible de hijos y así asegurar la existencia de la especie.

Así, la naturaleza nos dotó de un “estado de celo” permanente, y eso implica  que el impulso sexual es un instinto extraordinariamente fuerte en el varón de la especie humana (¡Cuántas veces hemos bromeado sobre eso!). Mientras se mantuvieron las circunstancias, es decir durante millones de años, el impulso sexual compensaba y equilibraba las fuerzas que tendían contra la supervivencia de la especie.

Pero recientemente, la situación ha cambiado. Lo normal es que hoy en día las mujeres sean muy hermosas, que conserven los rasgos de la juventud hasta bien entrados los 20 años. No sólo eso ¡hasta las viejas están estupendas! (caso al punto Katy Kowalezco, de 42 años). Actualmente cualquiera puede nombrar 20 o 30 supermodelos o actrices que cuya belleza fácilmente lanzarían al mar los navíos de Agamenón. Además las vemos todos los días en nuestras casas a través de la televisión, ¡y más encima las arreglan con Photoshop para que nos resulten aún más atractivas!

En fin, no creo exagerar o pasar por cartucho si digo que nuestro ya fortísimo impulso sexual, actualmente, se encuentra sobre estimulado, a causa de incentivos externos.

Lo que en un momento fue necesario para asegurar la supervivencia de la especie, hoy se encuentra desequilibrado. Para alguien de temperamento filosófico, como yo, esto bastaría para buscar un punto medio, que según Aristóteles es donde se encuentra la virtud, y considerar necesario practicar la castidad para canalizar el impulso sexual, de forma que ocupe un lugar en equilibrio con otros aspectos de la vida.

Pero existe otro motivo por el cual parece necesario considerar la castidad como parte de nuestra vida. Antiguamente se recomendaba a los jóvenes (más que nada a las jóvenes) “guardarse” para el matrimonio. Este consejo, que hoy suena anacrónico, puede llegar a tener sentido si consideramos que el matrimonio no es un acto mágico: por el sólo hecho de casarte no dejarás de sentir una fuerte atracción hacia las mujeres hermosas, que no son pocas. Si no ejercemos algún tipo de control sobre nuestro impulso sexual, si nos acostumbramos a actuar en base a esa tendencia natural, cuando nos casemos seguiremos comportándonos como lo hacíamos antes. Es evidente que si no hemos ejercido la castidad antes de casarnos, será mucho más difícil honrar nuestra promesa de fidelidad y a su vez, el no haber podido mantener nuestra promesa destruirá el vínculo con nuestra familia y hará más improbable que podamos compartir con nuestros hijos los momentos más importantes de la vida.

Amigo, me atrevo a compartir estas reflexiones contigo, porque, como dije al inicio, creo que son importantes para ti, y para aquellos valores que, a pesar de no compartir una religión, son significativos para ambos.

Anuncios
Categorías:Sexualidad
  1. 4/07/07 en 2:32 am

    ” Antiguamente se recomendaba a los jóvenes (más que nada a las jóvenes) “guardarse” para el matrimonio. Este consejo, que hoy suena anacrónico…”

    tal vez uno de los grandes errores de la sociedad burguesa creada a la sombra de la Ilustración, fue dar este consejo sólo a las jóvenes y no también a los jóvenes…

    gracias Pato!

    es tuya la carta, no?

  2. Ulises
    4/07/07 en 7:07 am

    Los chicos: fuerte impulso sexual; las chicas: cada vez más bellas. Ellos deseando tener sexo; ellas deseando estar guapas. Ellos activos, ellas pasivas.

    …porque esto del deseo sexual no va con ellas, ¿no?

  3. 4/07/07 en 10:13 am

    Ulises, esas son ideas del siglo pasado o antepasado, mira, las chicas tienen tanto deseo sexual como los hombres y lo de la pasividad, no es así; si se las presentó así durante unos dos siglos, afortunadamente, las mismas mujeres se han liberado de estos esquemas en que se las había metido… y los hombres también.

    Por supuesto que el deseo sexual va con ellas y es bueno que sea así.

    Te recomiendo leer el último capítulo del libro de Karol Wojtyla llamado en castellano “Amor y responsabilidad”.

    Saludos!

  4. 4/07/07 en 11:41 am

    Marta, el texto es mío, pero no se la escribí a nadie en particular, sino que me pareció la mejor forma de desarrollar una idea. De todas formas, tengo en mente a dos muy buenos amigos míos, uno agnóstico y el otro musulmán.

    Ulises, esta es una carta (o argumento, como quieras) que se basa en mis experiencias personales, como varón, y que se dirige a un amigo. El tema del deseo sexual femenino no viene al punto, y se lo dejo a las mujeres para que puedan hablar con más propiedad.

    A ambos, gracias por visitar a pesar de las pocas actualizaciones :).

  5. 4/07/07 en 11:34 pm

    Salud:

    No me gusta hablar de ciertos temas (antropológicos, por ejemplo) sin citar fuentes, autoridades o datos científicos. Sin embargo, creo que basado un poco en cierto bagaje común a todos, y en mi experiencia conversando con personas de uno y otro sexo, sí puedo decir algunas palabras.

    Me parece que sí hay diferencias en la excitación sexual de hombres y mujeres (creo que de eso hablamos). Si bien estoy de acuerdo con Marta en que ambos tienen deseo, creo, sin embargo, que no se despierta del mismo modo. Es decir: las mismas cosas provocan en ambos reacciones diferentes con respecto a lo sexual.

    La cultura de hoy en día bombardea fuertemente al varón para excitar su sexualidad, no así a la mujer. La publicidad, los parámetros y promoción de la belleza (no hay concursos de belleza masculina, por citar un ejemplo), la pornografía y demás yerbas, están dirigidas a los varones, no a las mujeres.

    Por eso creo que sí vale decirle a los varones que se contengan. Mejor aun: que ordenen su sexualidad (que me parece que “ordenar” es más rico y profundo que “contener”; además, “ordenar” tiene una connotación positiva, mientras que “contener” la tiene negativa, con lo cual superamos la dicotomía expresada por Ulises).

    Salud.

  6. Ulises
    5/07/07 en 3:39 am

    Marta, tu respuesta supongo que va a dirigida a Pato, que es quien mantiene esa dicotomía. Yo me limito a resaltarla, cuestionándola, claro.

    Pato, tratándose de una interacción vinculada al deseo sexual entiendo inevitable referirse al deseo de ambas partes. Si te refieres a cómo el aspecto femenino determina el deseo masculino, merece igual interés la manera en que repercuten en el varón las habituales e inevitables expresiones de deseo sexual por parte de ellas. Sin embargo, optas por otorgar a la mujer un papel puramente pasivo, objeto de contemplación y receptor (aparentemente no emisor) de deseo, en una construcción de las relaciones entre sexos típicamente patriarcal.

    Kike, la sexualidad de la mujer se encuentra hoy no menos bombardeada que la del varón, si bien se acusa una cierta reproducción mimética de los esquemas masculinos, de modo que es de esperar que, en la medida en que éstos sean cuestionados, asistiremos en el futuro a fenómenos más genuinos a este respecto. Algo parecido se puede decir de la pornografía dirigida a mujeres (que existe) y de los innumerables concursos de belleza masculina (que existen).

    Por último, me he limitado a cuestionar el esquema de relación entre sexos planteado pero no me he pronunciado acerca de la castidad, por lo que no creo que los matices lingüísticos entre “contener” u “ordenar” afecten al contenido de mi comentario anterior.

  7. Ulises
    5/07/07 en 3:40 am

    Ah, y de nada Pato.

  8. 5/07/07 en 7:30 am

    Sólo quería añadir un par de ideas.

    Es cierto que actualmente existe un bombardeo dirigido a la mujer con el fin de aumentar su apetito sexual, pero es indudable que el dirigido hacia el hombre es muy superior por la mayor facilidad de despertar este apetito, lo cual es totalmente lógico desde un punto de vista comercial. No se trata de que la mujer sea un objeto pasivo, se trata sólo de una cuestión puramente biológica. Se trata de que, dada la constitución del aparato reproductor humano, el macho es un animal “caliente”, mientras que la hembra no, y es que para que haya reproducción es necesario que se produzca una eyaculación y eso sólo es posible con la excitación del macho, mientras que sí es posible la reproducción sin necesidad de excitación de la hembra. Esto es pura y simple biología y es lo que condiciona las reacciones humanas ante un estímulo de carácter sexual. Es decir, es la causa de que la excitación masculina sea mucho más fácil de provocar que la femenina.

    Por otra parte, me parece entender que la carta de Pato e está dirigida a hombres, no a mujeres, por lo que hace referencia a lo que un hombre puede o debe hacer con respecto a su apetito sexual y se basa en la experiencia masculina de relación, tanto visual como de contacto físico, con mujeres. Entiendo que desde esta óptica es absurdo intentar ponerse en el punto de vista o en los sentidos de una mujer, ya que serán harto complicados de asumir tanto para el lector como para el escritor de la carta.

    Un saludo.

  9. 5/07/07 en 10:41 am

    Ulises, me presumes ideas que no he expresado, fundado en un prejuicio: Los que opinan A, generalmente opinan B, así que tú necesariamente debes opinar B, en este caso, debes opinar que la mujer es sexualmente pasiva.

    Esta conclusión es errada en dos aspectos: primero, porque de opinar que el hombre es sexualmente activo no se sigue lógica y necesariamente que la mujer sea pasiva, y segundo, porque mi opinión respecto al impulso sexual en la mujer (comparado con el del hombre) es un poco más compleja que la dicotomía activo/pasivo.

    Si quieres conocer cuál es mi opinón, no debes hacer inferencias prejuiciadas, sino preguntar.

    Kike e Interruptor hacen notar un buen punto: la estimulación del impulso sexual masculino en la cultura no guarda ninguna relación, ni de medios ni de magnitud, con el femenino. La respuesta estándar a esa observación es “hombres y mujeres son iguales, la culpa de la diferencia la tiene una cultura patriarcal ¡Más pornografía para mujeres, la igualdad lo exige!”.

    Desde luego, no estoy de acuerdo ni con la premisa ni con la conclusión de esa respuesta.

  10. 5/07/07 en 1:11 pm

    Querido Kike, qué bueno que participas en esta conversación!

    “Me parece que sí hay diferencias en la excitación sexual de hombres y mujeres (creo que de eso hablamos)”.

    Sí, claro, pero la diferencia no es inexistencia.

    “Si bien estoy de acuerdo con Marta en que ambos tienen deseo, creo, sin embargo, que no se despierta del mismo modo. Es decir: las mismas cosas provocan en ambos reacciones diferentes con respecto a lo sexual”. Evidente.

    Oye Kike, leíste el libro “Amor y responsabilidad”? Tienes que leerlo, es demasiado bueno, te gustará, no debiera faltar en ninguna biblioteca!

    Ulises: obviamente, te contesté a ti y no a Pato.

    Estimadísimo Interruptor: “Es cierto que actualmente existe un bombardeo dirigido a la mujer con el fin de aumentar su apetito sexual”,

    es también lo que yo veo en Europa… vengo llgando del aeropuerto, te mueres todo lo que vi…

    Depende también del tipo de productos y supongo que hay que considerar quién es el que los compra. En las sociedades burguesas, son los varones quienes manejan el dinero, de manera que no me extraña que la publicidad de automóviles vaya dirigida a ellos y sea… sensual.

    No me imagino una publicidad sensual dirigida a la mujer que escoge la lavadora, los pañales o las ollas, je je claro que no se puede excluir del todo,

    “Por otra parte, me parece entender que la carta de Pato e está dirigida a hombres”, evidente.

    sí, y es muy buena, por lo que le coloqué un link en mi blog de Historias.

    Gracias Pato por tu artículo! Y por la posibilidad de conversar en tu blog!

    Personalmente, estoy de acuerdo contigo en todo lo que escribiste en tu último comentario.

    Un saludo a todos y qué bueno ha sido /es este foro!

  11. 5/07/07 en 10:49 pm

    Pato:
    Muy buena tu carta, y no solo la dirijas a tus amigos. Tus argumentos, nuevamente son increiblemente fuertes y claros. ¿Habrá algo más dificil que mantener la castidad? Si, seguro lo hya, pero el tema no es menor, especialmente por la cantidad de estímulos a nuestro alrededor. Gran altura tomaste en este tema, te felicito. Bendiciones.

  12. maria laura falcon
    5/07/07 en 10:59 pm

    gracias por este articulo tan claro y tan bien fundamentado sobre la castidad. Me serira mucho en mi catequesis familiar con mi grupo de mamas. Algunas ni siquiera conocen el significado de la palabra castidad. Maria Laura

  13. 6/07/07 en 3:28 am

    María Laura: que las mamás le ensenen esto a sus hijos!!!

    es lo que necesitamos!

    sí, como dice Cristian, la carta es estupenda y habría que darla más, mucho más, a conocer!

    Gracias Pato! Viste que Interruptor te puso un enlace?

    Un abrazo!

  14. Ulises
    6/07/07 en 5:10 am

    “Ulises, me presumes ideas que no he expresado, fundado en un prejuicio: Los que opinan A, generalmente opinan B, así que tú necesariamente debes opinar B, en este caso, debes opinar que la mujer es sexualmente pasiva”.

    No hay presunción ni prejuicio, B está en tu texto: del mismo no se sigue la existencia de algo semejante al impulso sexual en la mujer.

    “Esta conclusión es errada (…) porque de opinar que el hombre es sexualmente activo no se sigue lógica y necesariamente que la mujer sea pasiva”.

    Correcto, pero reconstruir las relaciones entre hombres y mujeres eludiendo (no quería decir “negando”) la iniciativa sexual de ellas sí es otorgarles una posición pasiva. De tu texto se sigue que el hombre siente deseo porque la mujer se acicala; en ningún momento se dice que la mujer podrá hacer cualquier otra cosa bastante más eficaz. Dices: “lo normal es que hoy en día las mujeres sean muy hermosas” y por ahí continúas; en ningún momento dices que las mujeres hoy no tienen reparos en tomar la iniciativa, en invitarte a un café, o directamente a salir. En ningún momento te refieres a la capacidad seductora (deliberada y eficazmente ejecutada) de una conversación, de gestos, palabras, iniciativas o invitaciones directas. Te limitas a describir a la mujer como objeto de contemplación y, por tanto, tu texto propone para ellas un papel pasivo.

    “Kike e Interruptor hacen notar un buen punto: la estimulación del impulso sexual masculino en la cultura no guarda ninguna relación, ni de medios ni de magnitud, con el femenino. La respuesta estándar a esa observación es “hombres y mujeres son iguales, la culpa de la diferencia la tiene una cultura patriarcal ¡Más pornografía para mujeres, la igualdad lo exige!”.”

    En primer lugar, todo el mundo que habla de la “estimulación del impulso sexual” en la sociedad actual se refiere, de manera más o menos explícita, a la publicidad o a diversos medios (cine, música) de contenido comercial. Por tanto, el objetivo no es como decía Interruptor “aumentar el apetito sexual de la mujer” (ni del hombre), sino utilizarlo como reclamo puramente comercial. Así pues, no tiene sentido apelar a la igualdad (sino acaso a la lógica del mercado) para reclamar más pornografía para mujeres. Sabes que la percepción que tú y yo tenemos acerca del contenido de la igualdad en la ciencia política actual difiere claramente, Pato.

    En segundo lugar, parece seguirse de su discurso que el hecho de haber en el ambiente una estimulación menor del apetito sexual femenino se debe a que ¡el apetito sexual femenino es menor! Cuando la interpretación ha de ser bien diferente, vinculada a la posición subsidiaria de la mujer décadas atrás que la tenía apartada de las instancias que crean esos mensajes, cuya imagen y rol eran recreados por esas mismas instancias de las que se hallaba excluída y a las que nunca interesó una sexualización activa (sino pasiva) de la mujer. De este modo, la mujer hermosa aparecía junto al coche que compraba el varón, pero el hombre hermoso nunca aparecía junto a la lavadora.

    A día de hoy, la publicidad de productos anteriormente dirigidos exclusivamente a varones se dirige también a mujeres (y viceversa), con recursos eróticos también para ellas suficientemente explícitos. Músicos y cantantes se publicitan con una imagen explícitamente sexual (muy alejada del crooner atractivo y paternal de antaño). El cine las muestra como sexualmente activas.

    Lo que hay detrás es lógica de mercado y corrección política por una parte. Y por otra, lo evidente: que las mujeres tienen un apetito sexual no sé si cuantificable, pero sí evidente (y muy de agardecer, por cierto).

  15. Ulises
    6/07/07 en 5:30 am

    “No se trata de que la mujer sea un objeto pasivo, se trata sólo de una cuestión puramente biológica. Se trata de que, dada la constitución del aparato reproductor humano, el macho es un animal “caliente”, mientras que la hembra no, y es que para que haya reproducción es necesario que se produzca una eyaculación y eso sólo es posible con la excitación del macho, mientras que sí es posible la reproducción sin necesidad de excitación de la hembra. Esto es pura y simple biología y es lo que condiciona las reacciones humanas ante un estímulo de carácter sexual. Es decir, es la causa de que la excitación masculina sea mucho más fácil de provocar que la femenina”.

    Recurrir a la biología sólo para lo que a uno le conviene me parece dialécticamente poco leal. La biología les vale a ustedes para explicar diferentes aspectos, muchos de ellos de raíz claramente cultural, empezando además por el final, creando un camino inverso totalmente contingente y presesentándolo como necesario: “mmmh, la mujer tiene (debe tener) menos apetito sexual que el varón, luego debe de ser porque el varón está en celo permanente para permitir la pervivencia de la especie etc etc”.

    Sin embargo, si a partir de ello uno se vale de la biología para defender la promiscuidad sexual diremos que no: que los seres humanos no somos animales y tal y cual.

    Debo reconocer, por otra parte, que el resto del comentario de usted me desconcierta un poco. Desde luego, como ser humano civilizado y con mi modesto bagaje me ha resultado imposible mantener relaciones sexuales “sin excitación de la hembra”. Por otra parte, el insistir ustedes en esos aspectos (que es posible reproducirse sin que la mujer esté excitada o que cuesta más que ésta se excita) no puede tener otro objetivo que pretender argumentar que el deseo de la mujer es menor (!!).

    De todo lo cual deduzco que por una parte niegan tajantemente cuando les digo que reducen ustedes a la mujer a un rol pasivo pero por otra parte introducen ustedes todos estos matices. Y la conclusión viene a ser la que ya manejé en este blog en otra ocasión: nunca me prestaste una tetera y además estaba en perfecto estado cuando te la devolví.

  16. Ulises
    6/07/07 en 5:31 am

    Y discúlpenme si me extiendo demasiado.

  17. 6/07/07 en 5:53 am

    No es por nada pero….

    “Es evidente que si no hemos ejercido la castidad antes de casarnos, será mucho más difícil honrar nuestra promesa de fidelidad y a su vez, el no haber podido mantener nuestra promesa destruirá el vínculo con nuestra familia y hará más improbable que podamos compartir con nuestros hijos los momentos más importantes de la vida”

    Aclaro: yo no he hecho el ejercicio de la castidad antes de casarme y, de hecho, considero al matrimonio una institución medieval. Por lo tanto, ni siquiera me planteo la necesidad de casarme, a pesar de vivir en una relación monogámica plenamente feliz con mi pareja (felizmente, es francesa, NO chilena).

    Lo otro: como decía Voltaie, “es una de las supersitciones de la mente humana el creer que la virginidad es una virtud”. En lo que no puedo estar más de acuerdo.

    Lo que en ningún momento nuestro amigo Pato analiza es que en los tiempos previos a la invención de la píldora, la gente se casaba a muy temprana edad. La terrible situación que sufrían las mujeres, que eran utilizadas como verdaderos objetos, y demonizadas por las iglesias de todos los pelajes, fue fuertemente cuestionada por la doctora Marie Stopes, quien les explicó a las mujeres en un libro ultra-revolucionario para su época que ellas deben exigirle a sus parejas que las satisfagan sexualmente, y fue una de las primeras promotoras del control de la natalidad. Te imaginarás como recontra-requete ultra-hiperventiló la iglesia, llamándola una instigadora de la prostitución y que si le gente leía su libro (Married Love) llegaría el fin del mundo.

    Como siempre, ha sido la postura humanista la que ha producido estos cambios sociales, y no las corrientes confesionales, que si mal no entiendo, nos dice en este artículo que tenemos tanto sexo hoy en día, que poco menos que vamos a andar calientes las 24 horas y las mujeres como perras en leva. ¡Por favor!

    El país del mundo donde más se mantienen relaciones sexuales per cápita es Francia, no nos extrañe que ha sido desde siempre un país admirado por su altísimo nivel de vida y según el último estudio en cuanto a calidad de vida, es el no 1 del mundo.

    La castidad es, para mí, una idea extravagante y dudo que reporte algún beneficio.

    http://www.mariestopes.org.uk

  18. 6/07/07 en 6:13 pm

    María Laura, muchísimas gracias, me siento profundamente honrado.

    Padre Cristian, Ud. sabe cuánto aprecio sus bendiciones.

    Marta, acabo de ver el blog de Interruptor y me pareció muy interesante ¡pero justo salió de vacaciones!

  19. 6/07/07 en 6:46 pm

    Ulises

    No hay presunción ni prejuicio, B está en tu texto:

    Citas por favor. ¿O es que acaso lo deduces de la omisión?

    Correcto, pero reconstruir las relaciones entre hombres y mujeres eludiendo (no quería decir “negando”) la iniciativa sexual de ellas…

    ¿”Reconstruir las relaciones”? Agradezco la expectativa, pero mi modesto texto no pretendía eso, sino simplemente hacer un llamado a la considerar la castidad como necesaria en nuestra vida.

    Te limitas a describir a la mujer como objeto de contemplación y, por tanto, tu texto propone para ellas un papel pasivo.

    Nuevamente, no veo la secuencia lógica que pueda llevarnos desde la premisa “las mujeres son hermosas” a “las mujeres son sexualmente pasivas” ¿Puedes explicitar ese vínculo?

    Carlos

    yo no he hecho el ejercicio de la castidad antes de casarme y, de hecho, considero al matrimonio una institución medieval

    Ergo, este argumento no es aplicable a ti, muchas gracias por participar.

    Por lo tanto, ni siquiera me planteo la necesidad de casarme, a pesar de vivir en una relación monogámica plenamente feliz con mi pareja (felizmente, es francesa, NO chilena).

    Difícilmente podrías vivir en una relación monogámica, si no hay ningún “gamos” o matrimonio. Si quieres puedes decir que tu relación es consensualmente exclusiva… actualmente. Por otro lado ¿algún problema con las mujeres chilenas?

    Lo otro: como decía Voltaie, “es una de las supersitciones de la mente humana el creer que la virginidad es una virtud”. En lo que no puedo estar más de acuerdo.

    Lo que no podría ser de otro modo, ya que el concepto de “virtud”, al no corresponder a ningún ente material, no tiene existencia.

    la doctora Marie Stopes, quien les explicó a las mujeres…

    Marie Stopes: In her Radiant Motherhood (1920) she called for the “sterilization of those totally unfit for parenthood (to) be made an immediate possibility, indeed made compulsory.” [Wikipedia]. No tengo más que agregar, Su Señoría.

    ha sido la postura humanista la que ha producido estos cambios sociales, y no las corrientes confesionales.

    No, las posturas humanistas y confesionales existían desde mucho antes. Ha sido la tecnología la que ha producido estos cambios sociales.

    La castidad es, para mí, una idea extravagante y dudo que reporte algún beneficio.

    Tienes derecha a tu opinión respecto de si la castidad es extravagante, pero no a negar los hechos: algunos de los beneficios de practicar la castidad son evidente, por ejemplo, terminaría con la prostitución (0) todas las formas de delitos sexuales (0) proxenetismo (6 meses) trata de blancas (6 meses) pornografía infantil (6 meses) SIDA (8 años) y enfermedades de transmisión sexual (una generación).
    Lo cual nos envía a una nueva pregunta: Si promover la castidad tiene tan evidentes beneficios ¿Por qué es una idea impopular? ¿Cuál es el beneficio que el ser humano obtiene, que hace que la castidad sea un precio demasiado alto, y así se se vea forzado a tolerar estos males?

  20. 8/07/07 en 8:17 am

    “algunos de los beneficios de practicar la castidad son evidente, por ejemplo, terminaría con la prostitución (0) todas las formas de delitos sexuales (0) proxenetismo (6 meses) trata de blancas (6 meses) pornografía infantil (6 meses) SIDA (8 años) y enfermedades de transmisión sexual (una generación).”

    OK, sería bueno que los curas practicasen la castidad entonces: Iglesia/abusos: revelan archivos

  21. 8/07/07 en 3:20 pm

    Pato, cuándo nos vas a regalar otro de tus excelentes artículos?

    Me permito una sugerencia: el libro este del que hablé: “Amor y responsabilidad” de Karol.

    A propósito, viste la estupenda película Karol? Es realmente muy buena y lo de sobrevivir a través de la palabra y de la cultura, que es algo propio de los pueblos de Europa Central y Oriental, está estupendamente expresado.

    Al igual que ese ahogar el odio en amor…

    Un abrazo fuerte!

  22. 25/07/07 en 10:12 am

    Yo discrepo, claramente una experiencia sexual limitada frustra a algunas personas, las que eventualmente desarrollan patologías psiquiátricas producto de la abstención. Estas mismas personas son las que despues aparecen en los diarios como pedófilos o violadores. Un ejemplo claro de esto es la (alta) frecuencia con que la pedofilia se manifiesta en personas que se abstienen (contra-natura) de tener sexo… o sea, los sacerdotes católicos**

    La castidad es una opción que a algunos le acomoda y a otros no. No veo una razón verdadera para promoverla como la panacea porque ciertamente no lo es (tiene tantos beneficios como efectos colaterales indeseados).

    No está demostrado en ninguna parte que el no haber sido casto te dificulte ser un monógamo, feliz y tranquilo… en mi experiencia (personal) es todo lo contrario… He comparado y SE que me he quedado con quien me hace más feliz en este plano.. ¿tu sabes siquiera si has tenido “buen sexo” alguna vez?.. quizas te estas perdiendo una de las buenas cosas de la vida (que bajo tu lógica a tu Dios le encantaría que aprovecharas)

    Que risa que cites a Aristóteles, si fueras capaz de leerte a ti mismo te darías cuenta rápidamente que estás muy, pero muy lejos de la virtud (muy muy lejos de un puntio medio concensual).

    saludos

    ** respetuosamente te invito a leer lo siguiente:
    http://hurtubia.blogspot.com/2005/09/habemus-cacam.html

  23. 27/07/07 en 10:47 pm

    Los que trabajan con los adictos a las drogas dicen que efectivamente hay un 10% de personas que pueden consumir drogas sin desarrollar nunca una dependencia… el problema es que todos los adictos creen estar en ese 10%.

    No descarto que algunos puedan convertirse de promiscuo en monógamo por el sólo acto de la voluntad, pero serán los menos, y habría que ver al final de la vida si efectivamente fue así. Si tú crees que por el hecho de conocer a una mujer dejarás de sentirte atraído hacia las otras, te digo que no es la experiencia de la mayoría de los hombres.

  24. 28/07/07 en 12:10 am

    Estimado Patoarce:
    !!!!!!!!!!!!!!No te creo que vas a tratar el contacto entre dos personas que se atraen y se quieren acercar como si fuera consumir una sustancia!!!!!!!!!!!!
    Si es así, entonces es adecuada la tesis de la pasividad en las mujeres, es necesario para que podamos ser “consumidas” por los activos “adictos” potenciales… Realmente no puedo creer a qué distancia de microscopio se pueden poner de sus propios cuerpos para hablas de la “cosa sexo”, como si fuese algo que se puede separar de las relaciones!
    Los argumentos aquí formulados en favor de la castidad están basados en temerosas prevenciones de dejar de ser fieles… No he leido nada, aparte de lo planteado por Carlos, que diga algo acerca de el amor y la comunicación con la pareja…
    en todo caso, interesante discusión

  25. Estela
    1/08/07 en 2:28 pm

    Es evidente el desequilibrio ecologico que esta creando este libertinaje sexual, además de todo lo argumentado. De esto nadie puede dudar. Más enfermedades de transmision sexual, más infertilidad, más hijos sin padres, más abortos, más tratamientos in vitro por ende más abortos por los que se implantan y los que no se implantan, más incultos por no poder seguir estudiando por tener que hacerse cargo de sus hijos que vienen sin una estructura familiar que acompañe. Más problemas psicológicos, basta consultar a los profesionales, no? Gracias. Jovenes a pensar….

  26. Macarena
    1/10/07 en 4:56 pm

    la verdad seria muy bueno q mucha mas gente se interese por la castidad, como cristiana comprometida me hace muy bien saber q hay gente q piensa como yo y que lo practica en su vida y noviazgo.

  27. KATHY FUENTES
    19/01/08 en 4:07 pm

    Lo siento no entiendo bien tu art{iculo, creo que no presentas un argumento real para conservar la castidad, quizas podrias completarlo te lo agradeceria

  28. 19/01/08 en 11:50 pm

    Tal vez podrías explica qué parte es la que no entiendes. Ten en cuenta que no es un argumento universal, válido para todas las personas, sino que presume que quien lo escucha quiere, por ejemplo, tener una familia.

  29. una curiosilla con un novio protestante
    14/10/08 en 2:01 pm

    Muchas gracias por escribir esto.
    Tengo una gran duda..

    escribeme hablando sobre todo lo que sepas de los protestantes.

    me interesa en verdad y no consigo informacion fiable!

  30. lechugaperu
    7/12/09 en 6:02 pm

    Pese a los que no estan de acuerdo, yo estoy totalmente de acuerdo.
    Tengo 18 años, antes era promiscuo.
    ahora no.
    pero es dificil vencer a la masturbacion. queme aconsejan para llegar a la castidad total.

    • 8/12/09 en 3:55 pm

      Hermano, tus mejores herramientas son la confesión (una y otra vez si es necesario) y la oración a Santa María y sobre todo a San José, como el modelo de padre de familia.

      Lamentablemente la red no es un buen lugar para conversar problemas como el que describres, acercate a un cura con mucha experiencia que te pueda aconsejar.

  31. Kewois
    8/12/09 en 6:36 pm

    La masturbación es algo totalmente natural y es parte sana de tu sexualidad. ahora si tu sientes que no puedes detenerte y tienes una compulsion hacia la masturbacion o que ese acto implica algun perjuicio entonces te recomendaria que consultes con un psicologo o psiquiatra. No para eliminar la masturbacion sino para que seas parte de tu sexualidad.

    Como todo en la vida, debe ser moderado. La masturbacion ayuda a que te conozcas sexualmente. Si es en exceso deber recurrir a ayuda.

    Saludos
    Kewois

    • 8/12/09 en 7:42 pm

      Si una persona pide ayuda para superar su pecado, situación desde ya delicada, es una falta de respeto decirle que no es pecado, más aún si el visitante es un católico que viene a un sitio católico y pide ayuda. Estuve tentado de editar tu comentario, pero decidí no hacerlo en honor a tantas conversaciones constructivas que hemos mantenido.

      Que algo sea común o “natural” no hace que sea moralmente bueno o aceptable, basta pensar como ejemplo en lo extendido y natural que es la mentira, y a pesar de eso los católicos siempre debemos ser veraces. La masturbación ha exisitido en todas las épocas, y la doctrina católica la ha rechazado siempre, por que no sirve a ningún fin bueno y distorsiona el sentido de la sexualidad.

      ‘Tanto el Magisterio de la Iglesia, de acuerdo con una tradición constante, como el sentido moral de los fieles, han afirmado sin ninguna duda que la masturbación es un acto intrínseca y gravemente desordenado’.

      Catecismo de la Iglesia Católica párrafo 2352

      • Kewois
        9/12/09 en 9:52 am

        Hola Pato:

        Me parece muy bien que no hayas eliminado ni modificado mi comentario.

        Ahora lechugaperu tiene dos opiniones y podrá decidir.

        Tiene la opinión de un católico y si siente que la ayuda puede venir de su iglesia pues me parece bien que siga ese camino.

        Por otro lado ya sabe que los pscicólogos, médicos etc no consideran la masturbación como una conducta desordenada ni mala sino completamente natural, normal, y sana a menos que tenga características compulsivas u obsesivas.

        Si un judío ortodoxo me pregunta si realmente ha cometido una ABOMINACION por comer de un animal INMUNDO al comer jamón, pues le diría que el cerdo es un animal como cualquier otro y que esa prohibición, si bien figura en la propia Biblia no tiene mucho basamento.

        Saludos

        Kewois

  32. Gabriel Quezada
    8/12/09 en 7:49 pm

    EL COMENTARIO DEL DIA
    Lo que se necesita para tener una sexualidad saludable: acercarse a un cura!!! el te puede aconsejar!!! Una persona que no conoce la sexualidad, que la absolutisa, que la juzga en el resto una conducta personal… seguro! why not? uffff….

    Eres un adulto responsable, entonces entrega la mejor respuesta que esperes… piensa en que le dirias o que harias con tus hijos… no los lleves donde un sicologo que lee y aprende de sexualidad.. no!! donde el curita… mucho mejor! el siempre sabe que hacer…

    Cada vez peor… que consejos son esos?

    Tu blog, tu vida… mi derecho a comentar en un blog abierto: que verguenza!

    • 8/12/09 en 9:30 pm

      Qué quieres que te diga, no saco una idea coherente de tu comentario ¿no te gustó mi respuesta? estás en tu derecho, pero más allá de eso… no dices nada.

  33. 9/12/09 en 2:27 pm

    Kewois :

    Ahora lechugaperu tiene dos opiniones y podrá decidir.

    El problema es que lechiga no pidió que le dieran opiniones, pidió ayuda.

    Si un judío ortodoxo me pregunta si realmente ha cometido una ABOMINACION por comer de un animal INMUNDO al comer jamón, pues le diría que el cerdo es un animal como cualquier otro y que esa prohibición, si bien figura en la propia Biblia no tiene mucho basamento.

    Si un judío va a un sitio judío diciendo que comer jamón es una abominación, no está pidiendo la opinión de todo el mundo al respecto.

  34. Kewois
    10/12/09 en 8:21 am

    Hola:

    La idea siempre es ayudar.

    Si bien podría argumentar más cosas también creo que hay que respetar los pedidos del “dueño” de la casa donde uno está.

    Saludos
    Kewois

  35. Yo soy casto
    6/12/10 en 11:57 am

    Magna presencia de Dios yo soy en mi, desembarazame del fuerte deseo sexual y reemplazalo por tu satisfacción y perfección.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: