Inicio > General > Novedades

Novedades

Dos semanas. Casi dos semanas sin actualizar el blog, una vergüenza. Dios sabe que no es por falta de ganas o de temas, pero han sido dos semanas con bastante movimiento por acá. Como siempre, agradezco a los comentaristas del blog, a todos ellos, por mantener siempre algo interesante que leer por acá. Amigos, no sería lo mismo sin Uds.

Les cuento mientras tanto, que he renunciado a mi trabajo en el sector público, y que me dedicaré al ejercicio privado de la profesión de abogado. Si alguno necesita un abogado en Rancagua, puede contactarme a través de la página web de Consultores Asociados.

Espero tener más tiempo ahora que he dejado mi trabajo en el Ministerio Público, para dedicar a mi familia y a las conversaciones del blog.

Una nota especial para el Padre Cristián, que nos ha honrado con una nominación entre sus Thinking Blogger Award. Ya se imaginarán Uds. lo que significa para un laico que lo felicite un sacerdote: es como la felicitación de un oficial a un soldado raso, un verdadero honor.

Vamos a ver si nos ponemos al día con algunos temas.

Anuncios
Categorías:General
  1. 24/06/07 en 12:16 pm

    fantástico! buena suerte en la vida profesional libre! quiero decir, de profesional libre, un abrazo!

  2. 25/06/07 en 1:51 pm

    Igualmente: buena suerte en la iniciativa privada.

    Por otra parte, expreso mi completo desacuerdo con la comparación entre la jerarquía militar y los distintos ministerios dentro de la Iglesia…

    Un saludo.

  3. 25/06/07 en 5:48 pm

    Muchas gracias, Marta y Ululatus.

    ¿Por qué en desacuerdo con la comparación? ¿Algún problema con la jerarquía militar? ¿Acaso no han habido grandes soldados santos? ¿Acaso no fue San Ignacio quien creó la Compañía de Jesús?

  4. 26/06/07 en 1:54 pm

    La jerarquía militar está basada meramente en el poder. No así la jerarquía de la Iglesia, basada en el servicio y, por supuesto, en la sucesión apostólica, en el seguimiento a Jesús Sacerdote.

    Además, la comparación no me parece pertinente, pues los laicos también están llamados a ser sacerdotes en Cristo desde su propia condición de laicos. Las vocaciones siempre tienen igual dignidad y distintas formas. Que un sacerdote tenga el sacramento de las órdenes sagradas no lo hace más que un laico, ni en dignidad, ni en poder, ni en calidad humana. Un teniente manda a un soldado raso; un sacerdote sirve al laico. Un saldado raso obedece a su teniente porque ése es su deber, porque hay reglas férreas y sanciones fuertes; un laico actúa libremente, según le dicta su conciencia y el Espíritu en su oración, guiado por las enseñanzas de la Iglesia o por el consejo de su confesor/guía espiritual. No hay sanciones: sólo ante Dios es responsable.

    San Ignacio de Loyola no era un soldado profesional (en dado caso, San Francisco de Borja sí lo era). Era un noble con pretensiones caballerescas y guerreras (de fama, poder y fortuna). Y se hizo santo no como soldado, sino como súbdito del único Rey digno de servicio: Jesús de Nazareth, con la actitud de ‘humilde esclavito’ que menciona en sus EE. EE.

    ¡Saludos!

  5. 27/06/07 en 8:37 am

    Bueno, no está demás decir que a pesar de las diferencias irreconciliables, te envío un saludo y te deseo éxito.

    Aún guardo esperanzas de que algún día te conviertas al ateísmo.

  6. 29/06/07 en 3:28 pm

    Los ateos dicen que Dios no existe, pero los creyentes, como dijo Pinchas Lapide, no creemos que los ateos existan.

    ¡Saludos!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: