Inicio > Religión > La hermandad de los hijos de Adán

La hermandad de los hijos de Adán

Nos dijeron cuando chicos “jueguen a estudiar,
Los hombres son hermanos y juntos deben trabajar”

Así cantaban a fines de los ’80 la banda chilena “Los Prisioneros”, satirizando acerca de la ética que aprenden nuestros niños en la escuela y que luego ven desilusionadas en la realidad. A pesar de la ironía y decepción juvenil, la hermandad básica de todos los seres humanos es una de las premisas éticas más comúnmente aceptadas, y desde luego el pilar fundamental de la doctrina de los derechos humanos.

Pero si Adán no existió, si cada persona viva hoy en día no puede trazar su genealogía hasta un antepasado común ¿en qué sentido podemos decir que somos hermanos? Desde luego, en ningún sentido real, sino meramente figurativo.

Esta conclusión no es menor, porque luego podemos decir que la relación existe entre una persona y su vecino no es esencialmente diferente de la que existe entre ese sujeto y el pollo que compró en el supermercado. Claro, se puede decir que hay un cierto parecido entre uno y su vecino, pero del hecho que un gato sea más parecido a uno que un pollo, no se sigue ningún deber especial de la persona para con el gato.

En esta línea, también se abre el camino a las doctrinas racistas, porque si no existe un deber de lealtad hacia un vecino, respecto de quien no tengo nada real en común, al menos si parece que debo ser leal con quienes sí comparto ancestros, que son los de mi raza. Así, si Adán no existió, el natural sentimiento de lealtad familiar se convierte en un perverso germen de racismo.

Visto que esta conclusión ha dado lugar a las mayores atrocidades de la historia humana, la tendencia natural de quienes deben negar la existencia de Adán es errar en la dirección opuesta: la hermandad básica y deber de respeto y solidaridad se extiende no sólo a los miembros de nuestra especie, sino que a las otras especies y al planeta considerado como ser vivo. De ahí a la ecología profunda hay un paso.

Como se ve, el sostener que la humanidad no tiene un padre común, a quien por convención cultural llamamos “Adán”, provoca problemas no sólo a los cristianos, sino además en un nivel ético, a todos los hombres de buena fe.

Anuncios
Categorías:Religión
  1. 28/05/07 en 5:58 pm

    No estoy de acuerdo, en absoluto.

    Revisé todos los párrafos del Catecismo en los que se mencionase a Adán, y creo con certeza que en ningún momento se afirma la historicidad de este personaje. Todo cuanto leí me remitió a un Adán como padre ético, simbólico y teológico de la Humanidad.

    Por otra parte, no creo que negar la existencia real de un hombre hecho de barro llamado Adán (a diferencia de hombres concretos, como Noé, Abraham, Moisés, David o Jesús) involucre necesariamente negar la hermandad de todo el género humano. Primero, hay un Dios que creó el universo completo, esta tierra con sus bestias y al ser humano. Éste Dios, además, es un Padre amoroso y no sólo un Logos creador alejado y frío. Este Dios, además, nos hermanó mediante su hijo, el concreto Jesús de Nazareth, que al mismo tiempo es el nuevo Adán, igualmente ético, simbólico y teológico (no Jesús, sino su condición de nuevo Adán).

    ¡Saludos!

  2. Nicolás V.
    29/05/07 en 10:59 am

    No creo que renegar de un invento del hombre como lo es dios y en especial al dios que se cree en occidente sea la causa de los problemas del hombre, es más creo que aquel invento que para en un principio buscaba explicar aquello que el hombre no entendia y temia ha sido la gran causante de las mayores atrocidades que hasta el día de hoy se cometen. La biblia es una fabula que explicaba el origen del hombre donde la falta de conocimientos reales daba cabida a la sumisión ante tan increibles relatos. Lo que debe hacer la sociedad moderna es evolucionar (como lo hacen los seres organismos vivos) como sociedad plural y diferente donde se busque el bien común por sobre el personal. Y negar que de entre la diversidad de seres humanos no existen razas es ridiculo, y que existan diferentes razas no tiene nada de malo, el problema es cuando por ignorancia se piensa que una mejor que otra cuando sólo son diferentes.

  3. 30/05/07 en 6:02 am

    No puedo estar más de acuerdo con Nicolás V.

    Pato, no sé cómo empezaste hablando de Adán y acabaste hablando del racismo. Si no me equivoco, ¿quisiste decir que si negamos a Adán estamos en peligro de terminar abogando por el racismo? Parece que no estabas muy inspirado antes de escribir este artículo.

    Respecto a Adán, no es más que un mito. Lo curioso es que sí podríamos denominar “Adán” al primer primate con características de homo sapiens, que surgió a partir de la mutación genética alrededor de 30 millones de años atrás.

    Lo de Adán es sólo un mito, en el que tú crees que sí es verídico producto de tu herencia cultural. Puedes ver otros mitos en Mitos sobre los orígenes del homo sapiens.

  4. 30/05/07 en 5:07 pm

    Sería agradable que en vez de simplemente decir que me equivoco, te tomaras unos minutos para decir por qué.

  5. 30/05/07 en 5:17 pm

    Ululatus, del Catecismo:

    390 El relato de la caída (Gn 3) utiliza un lenguaje hecho de imágenes, pero afirma un acontecimiento primordial, un hecho que tuvo lugar al comienzo de la historia del hombre (cf. GS 13,1). La Revelación nos da la certeza de fe de que toda la historia humana está marcada por el pecado original libremente cometido por nuestros primeros padres (cf. Cc. de Trento: DS 1513; Pío XII: DS 3897; Pablo VI, discurso 11 Julio 1966).

    Como decía antes, no tengo ningún problema con entender a Adán como padre ético o simbólico, mientras al mismo tiempo no se diga que no existió. Y tampoco exijo que haya sido hecho de agua y tierra, si Dios quiso formarle del polvo de la tierra y eso le tomó 300 millones de años, por mí esta bien.

    Si Dios creó todo, entonces nuestra hermandad se extiende a todos, debemos el mismo respeto a una montaña, a un elefante o a un embrión humano, todos son creaturas de Dios. Bienvenido a los cuarteles de Deep Ecology Foundation.

    Por otro lado, Adán no existió y Jesús nos hermanó, pero ¿a quienes? ¿a los mamíferos, a los europeos, a los que lo conocen y lo aceptan?

  6. Nicolás V.
    31/05/07 en 7:17 am

    Mi pregunta es ¿y que pasa con las cientos de religiones? ¿hay una correcta y el resto equivocadas? ¿Jesús hermana a los que siguen a Alaa, Maradona (que es una religión en toda regla) o siguen el Budismo? No podemos obviar tampoco que Jesús maldecía a quienes no le hacian caso. Creo que es erroneo buscar una figura a la cual idolatrar para unir a las personas, ya que excluye a quienes no lo ven de esa forma, según yo, nos hermana más nos hermana hacer entender que el mundo es una sociedad plural donde da cabida a todas las creencias que tratar de imponer una.

  7. 31/05/07 en 3:37 pm

    ¿Murió NSJC por todos los hombres? sí, y como murió por todos, todos somos hermanos en el pecado y en la necesidad de salvación. Algunos que lo conocen, lo rechazan, NSJC también murió por ellos, pero no lo eceptaron.

    Eso no implica que todas las religiones son iguales, de ningun modo.

  8. 31/05/07 en 6:47 pm

    Creo haber detectado un problema de lenguaje. El Catecismo nunca afirma que el Adán-persona sea un personaje histórico. El relato de la creación y caída del Hombre es primordial, no histórico. Lo cual no quiere decir que no sea parte de la realidad, pues ésta no se limita a lo meramente material o histórico-terrenal. O sea, es un hecho que el Adán simbólico, padre ético y teológico de la Humanidad, existió, mas el Adán-persona no es parte de la realidad-histórica-terrena, a diferencia del rey David, Jesús de Nazareth o incluso Noé (cuya existencia está documentada en fuentes anteriores a la Biblia).

    ‘Si Dios creó todo, entonces nuestra hermandad se extiende a todos, debemos el mismo respeto a una montaña, a un elefante o a un embrión humano, todos son creaturas de Dios. Bienvenido a los cuarteles de Deep Ecology Foundation.’

    Esto me parece sumamente simplista. El Dios de la Biblia hizo al Hombre (no a Adán en específico) a su imagen y semejanza: en esencia, cosa que no sucede con el resto de las criaturas, no obstante su ser-creaturas (del mismo Creador), polvo y materia orgánica, temporal, como nosotros (de hecho, compartimos algo de ADN con el resto de los seres vivos, mucho más de lo que nos imaginamos). Estamos hermanados con el resto de la creación en ese aspecto, sí, y el Génesis lo subraya, pues el Hombre no es amo y señor del mundo, sino su administrador. La hermandad de todos los seres humanos nos viene del Dios que es Padre y que nos compartió su esencia, que nos amó y pensó desde la eternidad a cada individuo, único e irrepetible.

  9. 1/06/07 en 10:29 am

    Adán es el protagonista del relato de la caída. Si la caída es un hecho histórico, también lo es su protagonista.

    La caída es un hecho primordial, y “que tuvo lugar al comienzo de la historia del hombre”, no son mis palabras, son las del catecismo.

    Dios hizo al hombre y a todas las creaturas, pero sólo del hombre es Padre. Si Adán no existió, la categoría “hombre” se hace arbitraria, dependiente de cuánto ADN compartamos con el otro, abriendo la puerta al racismo; si Adán existió, se hace objetiva.

  10. Nicolás V.
    1/06/07 en 2:57 pm

    Pues es ahí donde yo difiero, no creo que el problema del rascismo sea por que pensamos que somos diferentes, sino por que creemos que somos superiores unos de los otros, yo creo en la humanidad existen diferentes razas al igual que en los animales, creo que somos producto de nuestro entorno, lo que hay que erradicar no es la diferencia sino el menosprecio, de creer que somos mejores que otros cuando sólo somos distintos. Las religiones de occidente nacen de la interprectación de la Biblia, algo hecho por y para el hombre y existen otras historias para explicarnos, ¿qué es los que les hace creer que está historia es la correcta? (La idea de esta pregunta no es ofender, sino entender.)

  11. 1/06/07 en 5:20 pm

    De nuevo: el problema es lingüístico. Y me disculpo de antemano si no me he dado a entender. En las lenguas romances no existe la diferencia entre la ciencia que estudia el desarrollo terreno-temporal del Hombre y éste mismo. En alemán, en cambio, la primera se llama Geschicte y el segundo concepto, Histoire. Ahora bien, podemos considerar que incluso la Histoire conlleva más aspectos que los terreno-temporales: existen realidades que van más allá de la materia y el tiempo. Podría llamar a esto Suprahistoria. Adán, Eva y el Paraíso forman una parte real de la Suprahistoria, y en esto radica su trascendencia, en cuanto génesis ético, antropológico y teológico de la humanidad. No pueden considerarse como reales en el sentido ni de la Histoire terreno-temporal (a diferencia de la antigua ciudad de Babilonia o personajes como el rey David o Gengis-Khan) y mucho menos pueden ser estudiados por la Geschicte (en Adán no interviene la paleontología, la genética o la biología). No es parte de la realidad de esta Tierra, con sus 4.500.000.000 de años.

    Sin embargo, a partir de los estudios de Pierre Teilhard de Chardin, SJ (cuyas teorías, para la Iglesia, continúan ‘prohibidas’ oficialmente y cada vez más aceptadas en la práctica), incluso los paleontólogos y antropólogos han buscado un Adán y una Eva que hayan dado lugar al género Homo. El famoso ‘eslabón perdido’. Se acepta que la vida comenzó con una sola célula (una célula ‘adánica’, podría decirse), pero… ¿y el primer Homo sapiens? Si fue solo uno, entonces podría presentarse el caso de la existencia real, terreno-temporal y biológico de un progenitor único de toda la raza humana. Sea esto cierto o no, no tendría nada que ver con lo que relata el libro del Génesis, ni con su esencia ni mucho menos con lo que los autores ni el Espíritu tenían en mente.

  12. 2/06/07 en 10:29 am

    muy bueno Pato! gracias!

  13. 2/06/07 en 10:01 pm

    Desde luego no estoy de acuerdo, Ululatus. De partida, contra la idea que expones está el texto del Génesis, que puede admitir diversas interpretaciones, y el del catecismo, que no las admite.

    Algunas preguntas: ¿Porqué “no puede considerarse como reales”? ¿Acaso Dios no pudo hacer todo tal cual lo relata el Génesis? como te decía, yo no creo que lo haya hecho, pero no me atrevo a poner límites al poder de Dios.

    ¿Ha descubierto algo la biología que haga imposible la existencia de una persona de la cual provengan todos los seres humanos?

  14. 3/06/07 en 1:21 pm

    Hilarante la discusión sobre si Adán existió o no. El paraíso se encontraba entre los ríos Tigris y Eufrates, antigua Mesopotamia u hoy Irak, país arrasado gracias a las luchas entre chiitas y sunitas, más los soldados del cristiano evangélico George Bush, que invadió al país para liberarse de las conexiones con los musulmanes de Al Qaeda.

    Como veo que no tienen ni la más remota idea de si Adán existió o no, la verdad es que se me viene a la mente la pregunta: ¿en qué creen los que creen?

  15. 3/06/07 en 5:08 pm

    Pudo Dios haber hecho un hombre de barro, literalmente… pero me rehuso firmemente a creerlo. Sería demasiado, demasiado simple. Me parece que sería subestimar a Dios. Puedo ver su trazo, en cambio, en las infinitas galaxias, en las bellísimas nebulosas, los inexplicables agujeros negros, la perfección del ADN, la maravilla de la evolución y de la vida…

    ‘¿Ha descubierto algo la biología que haga imposible la existencia de una persona de la cual provengan todos los seres humanos?’

    Fue precisamente el cuestionamiento que puse sobre la mesa. Tal vez sí. Pero, en dado caso, no sería el Adán-persona que aparece en el Génesis.

    El Catecismo no es categórico ni afirma ningún dogma. No creo en que haya habido un Adán, una Eva y un paraíso aquí en la tierra y en algún momento de los 4.500.000.000 de años que tiene la Tierra.

    ¿Responderé a la pregunta de en qué creo, yo creyente, de forma directa o con una perorata antiguerra, antiBush y antireligiosa?

  16. 4/06/07 en 9:57 am

    El catecismo no es un documento dogmático sino (valga la tautología) catequético, pero sí es expresión del magisterio ordinario de la Iglesia, y por lo tanto los católicos no debemos tomar su contenido ligeramente, o como los paganos, eligiendo lo que nos gusta y descartando lo que no. Soy yo el que sigue a NSJC y no Cristo el que, suerte para él, concuerda conmigo.

    Atendido esto, el hecho que el relato de la caída no se opone a la evolución, que no hay razones para exigir que Adán haya sido fabricado de barro literalmente, y que Dios ha demostrado su preferencia por intervenir en la historia del hombre y hablar con él cara a cara,
    es que yo, confensando mi ignorancia básica, defiendo la posibilidad de que los hechos hayan ocurrido como la Iglesia lo enseña.

    Y la Iglesia, según entiendo, enseña que el relato que encontramos en el génesis, aunque está expresado en un lenguaje figurativo, se refiere a un evento “que tuvo lugar al comienzo de la historia del hombre”.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: