Inicio > Actualidad > ¿Estamos solos en el universo?

¿Estamos solos en el universo?

¡Que vergüenza! ya Aeronauta y Cristian Ahumada han comentado acerca del descubrimiento de un planeta en la estrella Gliese, y yo, que me digo un aficionado de la ciencia ficción, todavía no he podido poner nada. A ver si podemos enmendar esta omisión.

A pesar de que el tema ha surgido a propósito del primer planeta extrasolar, en el fondo la pregunta es otra: Si existen otros seres inteligentes ¿Qué significa eso para la salvación que nos ofrece Cristo? Antes de llegar a responder, debemos necesariamente aclarar un par de puntos previos.

¿Existe vida en otros planetas?

No tenemos ninguna evidencia de ello y lo que sabemos sobre la vida apunta a una respuesta negativa. Todos los seres que conocemos reciben la vida a partir de otro ser vivo, y por otro lado, la vida nunca se inicia espontáneamente, como una característica de la materia inanimada. Estas dos observaciones apuntan a que, contrariamente a lo que opina Humberto Maturana, la vida no sólo es un fenómeno extraordinariamente raro, sino único. Prueba de ello es que a pesar que en nuestro planeta existe agua líquida hace millones de años, la vida apareció sólo una vez, y a pesar de los avances científicos, todavía no nos encontramos en condiciones de ofrecer teorías satisfactorias.

Superado que exista vida en otros planetas ¿Sería vida inteligente?

No tenemos ninguna evidencia de ello, y lo que sabemos sobre la conciencia apunta a que no. Los seres humanos todavía no entendemos qué es la conciencia, pero no parece que sea una característica propia de los seres vivos, no sólo no se ha desarrollado en otras especies, sino que no hay visos de que aparezca como producto de la evolución. Pienso, por ejemplo, en el perro, que ha sido objeto de una selección artificial dirigida por el hombre durante miles de años, y a pesar de esa intervención (millones de veces más efectiva que la evolución) no hemos obtenido ni siquiera los rudimentos de una conciencia.

Superado que exista vida inteligente ¿Podríamos predicarles la buena noticia de Jesús?

En este punto comienzan a darnos vuelta conceptos como pecado original, pecado personal, libertad, naturaleza humana, voluntad salvífica universal de Dios (es decir, que Dios quiere que todos se salven), etc. Uno podría volverse loco. Afortunadamente, Mark Shea viene a aportar un poco de cordura, recordándonos que la fe cristiana siempre nos ha dicho que no estamos solos en el universo, que la humanidad comparte la creación con otros seres inteligentes que no pertenecen a nuestra especie, y que no tienen origen en nuestro planeta tierra. Nos referimos a las creaturas llamadas demonios o ángeles.

La tradición cristiana cuenta que la libertad de las creaturas angélicas también fue probada por Dios, sin necesidad de que a su respecto ocurriera un proceso de encarnación y redención como dispuso Dios que ocurriera respecto de los humanos.

Este antecedente nos permite aventurar que, si existe vida en otros planetas, si esa forma de vida cuenta con la gracia de un alma racional, si esa alma racional está afectada por una condición similar al pecado original… aún no sabemos si el modo elegido por Dios para unirnos a él es aplicable a esas creaturas. Después de todo, si un visitante hubiera llegado a la tierra en el año 3.500 A.C., podría haber dicho que Dios no había dispuesto medios para nuestra salvación y podría intentar aplicar la suya, pero estaría equivocado.

Alguien podrá objetar que resulta demasiado vanidoso o antropocéntrico suponer que Dios omnipotente se encarnaría en un humano y no en otra creatura, a lo cual respondemos que si Dios prefirió unirse a una creatura humana por sobre los ángeles, no se ve inconveniente en que prefiera a la humanidad por sobre otras creaturas.

Este tema no es nuevo para la ciencia ficción (prácticamente no existen temas nuevos para ella) y el desarrollo más conocido ha sido la novela Un Caso de Conciencia, de James Blish. En ella se relata la participación de un sacerdote jesuita al planeta Litina, hogar de una especie de largatos que parecen vivir en un estado de semisalvaje inocencia. De la contratapa del libro:

El padre Ruíz-Sánchez no es sólo un sacerdote, sino además un sabio; y no sólo un sabio, sino además un tipo humano. Por eso, al llegar la planeta Litina, cuyos habitantes -reptiles dotados de inteligencia- únicamente creen en la razón pura, el padre Ruíz-Sánchez se ve confrontado a un problema teológico de cuya solución puede depender el porvenir de dos mundos. Desgarrado entre las enseñanzas de su fe, las de su ciencia y las íntimas exigencias de su humanidad, sólo un camino parece ofrecérsele: el de la herejía.

Anuncios
Categorías:Actualidad
  1. 8/05/07 en 9:15 pm

    Gran tema, ¿ah? ya iré a ver tu enlace.
    Un abrazo.

  2. 13/05/07 en 7:56 am

    Muy buena reflexión, pero al parecer a todos se nos ha olvidado un punto importante, ya en la Edad Media algunos teólogos se habían planteado lo mismo con respecto a los indios americanos(!) ¿Cómo hablar del evangelio? Bueno, comentario aparte es que no son humanos (o mejor dicho de nuestra especie), pero cualquier ser que barrunta por el sentido de la vida ¿no tiene algo de humanidad?

  3. 14/05/07 en 10:36 pm

    Bueno, claro que hay varios puntos que se pueden profundizar en este tema

    ¿Qué nos hace humanos? ¿alguna capacidad o el ser descendientes de Adán?

  4. 15/05/07 en 9:46 pm

    Muy interesante el debate, he aprendido un montón. Poco puedo aportar, si eso una pizca de humor:
    · A veces pienso que la prueba más fehaciente de que existe vida inteligente en el universo es que nadie ha intentado contactarse con nosotros. – Bill Watterson
    Un saludo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: