Inicio > Religión > Génesis, poligenismo y otras cosas

Génesis, poligenismo y otras cosas

El tema de los orígenes siempre es interesante, y en este blog hemos tocado el tema en varias oportunidades:

Génesis uno

Entender el génesis

Escuchando Catholic Answers mencionaron un detalle que tal vez sea una sugerencia de la evolución en el relato bíblico de la creación del hombre. Verán, cuando Dios crea a los animales, el Génesis dice simplemente que eso, “hizo Dios las alimañas terretres de cada especie”.

Al crear al hombre en cambio, se habla de dos momentos. Primero:

Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo del suelo,

Y luego

e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente.

¿Se fijan? el cuerpo proviene del polvo de la tierra, hecho con un material común y básico, natural, por así decirlo, igual que todos los animales.

Pero lo que hace del hombre un ser viviente es un elemento sobrenatural, el aliento de vida insulfado por Dios. Todas las creaturas son creadas a desde el polvo de la tierra, de acuerdo a un principio natural (que puede ser la evolución), pero sólo el hombre recibe el aliento de vida y eso hace de él un ser viviente. Como ya existían los animales, no cabe duda que esa cualidad de viviente se refería a otra cosa.

Luego, cuando ocurre el pecado original, vuelve a mencionarse ese aspecto “Porque eres polvo y al polvo tornarás”. Tal vez, dando a entender que el hombre perdería ese aliento vital recibido por Dios, y volvería a morir, como los animales de donde provenía.

Pasando a otro tema, habíamos dicho que la tésis poligenista era una especulación peligrosa, pues se veía difícil de compaginar con la realidad del pecado original. Sin embargo, Mark Shea decía:

Los profetas están llenos de la noción que la nación de Israel y el hombre Jacob están de alguna manera unidos mutuamente. Igualmente otras figuras del periodo de los patriarcas (Ismael, Esaú) e incluso la monarquía (especialmente David) están de algún modo resumidos en sus descendientes. Así el concepto del pecado original, aunque no es una característica del judaísmo moderno, está profundamente enraizado en el pensamiento del Antiguo Testamento. Así, estamos ligados no sólo a las tareas primordiales de Adán, sino también en su caída.

En la suma teológica, Santo Tomás dice algo similar al hablar del pecado original [I-2a-q.83-a.1]:

Todos los hombres que nacen de Adán pueden considerarse como un único hombre, en cuanto convienen en la naturaleza que reciben del primer hombre, al modo que en el derecho civil todos los que son de una comunidad se consideran como un cuerpo, y la comunidad entera como un hombre.

En fin, sólo algunos apuntes para darle vuelta, y recuerden que todas las opiniones emitidas en este blog se someten al juicio definitivo de la Iglesia.

Anuncios
Categorías:Religión
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: