Inicio > Escépticos > Pruebas: la divinidad de Jesús

Pruebas: la divinidad de Jesús

Un lector nos comenta:

La única evidencia de la divinidad de Jesús es la Biblia. Pero también es relatos que evidencian la existencia de Zeus, Mahoma, Thör, etc etc.
Por tanto, si aceptase creer en la Biblia, tendría que empezar a aceptar todos los dioses que se han inventado a lo largo de la historia.

Déjame formularlo desde otro punto de vista: ¿por qué no crees en Mahoma?

Hay algunos creyentes simples, no sofisticados como los que vistan este blog, que creen que Jesús es Dios porque la Biblia lo dice… y tienen razón.

Repasemos lo que veíamos en detalle en la entrada anterior sobre las pruebas idóneas: ¿Cómo demuestras que Colón descubrió América en 1492? pues con los métodos de la historia: principalmente documento escritos (recordemos que esa es la diferencia entre historia y prehistoria). ¿Cómo pruebas que la tierra gira en torno al sol? Con los métodos de la astronomía: observando los fenómenos de los cuerpos. ¿Cómo pruebas que Maradona es Argentino? Mediante un certificado emitido por el gobierno de ese país, que le reconoce esa nacionalidad.

Así, vemos que diferentes hechos se prueban de forma diferente, y que, por ejemplo, nada obtendría si tratara de probar la nacionalidad de Maradona mirando los astros o recorriendo antiguas bibliotecas. Muchas veces se sostiene que la “prueba científica”, sea lo que sea, es la reina de las pruebas, que nada realmente verdadero puede probarse sin pruebas científicas, lo cual es claramente absurdo.

Entonces, ¿Cómo probamos la divinidad de NSJC? Esta es una afirmación íntimamente vinculada al misterio de la Santísima Trinidad, y que por lo tanto pertenece propiamente al ámbito de la fe. Las verdades acerca de Dios tienen una característica especial, y es que Dios es algo tan superior a nosotros que nunca llegaremos a abarcarlo completamente. Es como tratar de descifrar signos, sin ser sabio competente, con la diferencia que nunca nadie puede alcanzar la competencia necesaria. Entonces, para saber ciertas cosas acerca de Dios, es indispensable que Él mismo nos las diga o revele.

Ahí es donde entra en primer lugar NSJC y en segundo la Biblia, como Palabra de Dios, que nos revela lo que Dios quiere que sepamos sobre Él. Dicho de otra forma, la revelación que hace Dios de sí mismo es la forma idónea para demostrar verdades que sólo podemos conocer a través de Dios, como que Él es una trinidad, y consecuentemente que NSJC es Dios.

Con esto mostramos que es razonable que una afirmación como la propuesta se demuestre mediante un libro como la Biblia, pero debemos seguir adelante y preguntarnos por qué creer en la Biblia y no en otro libro que diga ser revelación de Dios.

No tendría sentido creer en la Biblia porque ella diga ser inspirada por Dios, pues eso implicaría una argumentación circular, que es inválida, y cualquier libro pode decir de sí mismo que es revelación, sin serlo realmente. Como dice nuestro lector, si bastara eso para creer, uno debería prestar credibilidad a cualquier otro supuesto libro sagrado.

La respuesta es que creemos en la Biblia porque nos la entrega la Iglesia. Pero a su vez, ¿Por qué creemos en la Iglesia? Pues porque la Iglesia fue encargada por NSJC para difundir su mensaje. ¿Cómo sabemos que la Iglesia fue encargada de tan grande misión? lo explicamos aquí.

Aún así, no es suficiente. Podemos afirmar que Jesús decía ser Dios, pero eso no implica que necesariamente fuera así, no ha ocurrido nunca antes ni después en la historia, pero de todas formas debemos mirar a algo más antes de creerle a un sujeto que dice ser Dios. Este es el punto más débil, diría yo, y donde uno tiene que escuchar el mensaje de NSJC, conocer su vida y decidir si es una persona a quien vale la pena seguir. Porque Jesús dejó bien claro que no se trataba sólo de escucharlo como quien va a una conferencia, sino de seguirlo e imitarlo.

En todo caso, la cosa no está tan fácil para los escépticos, porque, junto con la respuesta que encuentra en el alma humana el mensaje de NSJC, surge el criterio de los milagros y profecías. Si alguno dice “no, no me convence todo eso de amar a Dios y a los demás”, aún tiene que emitir un pronunciamiento sobre los milagros que hizo Jesús y las profecías que cumplió. Los milagros no sólo prueban la intervención de fuerzas sobre naturales (cuya existencia no vamos a cuestionar a estas alturas), sino que por su magnitud resulta lógico atribuirlos a un ser que todo lo puede y todo l0 conoce, como Dios. Así tenemos las profecías de NSJC acerca de su propia muerte y la resurrección. La cosa pudo haber sido más grave para los jefes de los sacerdotes en el S. I, pero los ateos de hoy en día todavía tienen que decir algo sobre Lourdes y Fátima.

Hoy en día, algunos teólogos ven esto de los milagros y profecías como un defecto de la fe, que el creyente debe creer sin ningún tipo de pruebas y por lo tanto tienen un prejuicio contra todos los milagros que se cuentan en los evangelios. Déjenme decirles que son tonterías. Ya San Pablo ponía un milagro, la resurrección, como la piedra fundamental de su fe. Si Cristo no resucitó, somo los más tristes de los hombres.

Con todo lo anterior podemos decir por qué no creer en otros dioses: desde luego el politeísmo no es coherente con la razón natural, como ya lo intuyeron los filósofos de la antigüedad, pero además no existen relatos de testigos directos acerca de estos dioses de quienes conozcamos su autor, sólo leyendas. Respecto de Jesús existían muchas historias que la gente se fue inventando con el tiempo, pero la Iglesia sólo consideró verdaderos aquellos que podían trazarse hasta los apóstoles.

Eso nos deja sólo con las religiones monoteístas. No es razonable dudar de la existencia de Mahoma, pues así lo atestigua la historia, pero, sin desconfiar de su sinceridad, la resurrección es un hecho que no tiene comparación. Y desde luego, el cristianismo está enraizado en el judaísmo y por lo tanto no hay verdadera contradicción.

Addenda: Para las pruebas bíblicas de la divinidad de Jesús, ver esta entrada.

Anuncios
Categorías:Escépticos
  1. 5/03/07 en 6:38 pm

    La única evidencia de la divinidad de Jesús es la Biblia. Pero también es relatos que evidencian la existencia de Zeus, Mahoma, Thör, etc etc.
    Por tanto, si aceptase creer en la Biblia, tendría que empezar a aceptar todos los dioses que se han inventado a lo largo de la historia.

    Déjame formularlo desde otro punto de vista: ¿por qué no crees en Mahoma?

    La única evidencia de que Patoace existe -al menos para mi- es que tiene un Blog, >b>entonces tengo que comenzar a creer en que todos los blogs son escritos por las personas que dicen ser escritos… ah!!! pero resulta que recientemente WIKIPEDIA en INGLES sufrio un escandalo, que uno de sus mas grandes administradores que decia ser todo un emerito con muchísimos títulos universitarios y gran catedrático y profesor, resulto ser un chaval de 24 años… que probablemente no tenga ninguno.

    No tiene sentido el comentario y pato lo explica muy bien en su mensaje. Sin contar que una persona honesta intelectualmente efectivamente ESTUDIA si a Zeus y Mahoma y a los Griegos y a los Persas, y a Buda y a todos a ver si alli encuentra la verdad.

    No se que se traen en la cabeza muchas personas que siguen considerando a los creyentes ciegos… en épocas de la gran Grecia serian considerados ignorantes este tipo de personas. Ojala Socrates y Aristoteles vivieran, no se diga San Agustin y St T de Aquino.

  2. rathawulf
    11/03/07 en 1:12 am

    Pruebas de la divinidad de Jesús:
    Según algunos la resurrección:
    Pablo nos dice: Jesús el primer resucitado.
    Mateo nos dice: Al momento de morir Jesús en la cruz, de los cementerios resucitaron todos los santos.
    En los Evangelios: Jesús resucita a Lázaro, a la hija de Jairo, al esclavo del centurión.
    Pregunta: En los escritos bíblicos ¿quién dice la verdad, Pablo o los evangelistas?

    Los evangelios nos hablan de la virginal concepción de María; Pablo no tiene la menor idea de que esto haya ocurrido alguna vez, si no, en alguna de sus epístolas lo mencionaría como algo fundamental, trascendental. No lo hace. Búsquenlo y si es que lo encuentran me lo comunican.
    Otra vez, LA pregunta: En los escritos bíblicos ¿quién dice la verdad, Pablo o los evangelistas?

    En los evangelios griegos, que estaban más cercanos al mundo cristiano, se nos dice sobre Pedro: “Tú serás la piedra angular y sobre ti edificaré mi iglesia”.
    En los evangelios eslavos más antiguos y más lejanos al mundo cristiano también, este texto no existe, por lo que se demuestra que lo concerniente a la supremacía de Pedro es una interpolación tardía a los textos originales, hecho por los monjes copistas, para tratar de acreditar en alguna forma la existencia del papado en Roma.
    De hecho en el primer concilio celebrado en Jerusalén, según los mismos textos bíblicos canónicos, para dilucidar la polémica acontecida entre Pedro y Pablo, el que lo presidió fue el hermano carnal de Jesús, Jacobo (Santiago, o Sainct Iacobi) y no Pedro.

    Son demasiadas las contradicciones como para creer ciegamente en textos mutilados, intervenidos y corregidos según conviniera a los diferentes copistas de estos textos, sean los mismos considerados “canónicos” o “apócrifos”.

    • Jess
      23/09/10 en 3:16 pm

      Otra cosa amigo, cuando habla de la piedra angular, sobre la que se edifica la iglesia, es la fe en la resureccion de Jesus, no en pedro. Pues Jesus es la piedra que fue desechada y sobre la cual se edifica la iglesia. Mt 16: 16 Respondio pedro: Tu eres el cristo el hijo del Dios viviente. Jesus le dice: bienaventurado porque no te lo revelo carne ni sangre, sino mi Padre, y añade que sobre esta roca edificara la iglesia, y dice: porque el Hades no prevalecera sobre ella, es decir la muerte, haciendo alusion a su muerte y resurreccion

    • geb
      20/05/13 en 12:27 pm

      Jesús es el primer resucitado por virtud propia, El resucito por su poder de Verdadero Dios. En cambio, las personas que fueron resucitadas, no lo hicieron por su poder, sino que Jesús, para manifestar su divinidad, los resucitó: a aquellos HUMANOS difuntos les devolvió la vida.
      Por otro lado, Jesús no llama a Pedro “La Piedra Angular” porque la Piedra Angular es Él, Jesús. Jesús llama a Simón-Pedro, Pedro, es decir Piedra, sobre la cual edificará su Iglesia
      Existen Evangelios canónicos justamente considerados verdaderos porque de ellos se sabe quién es el autor quien además fue testigo y autoridad designada de los hechos: no es lo mismo un testigo eslavo que el discípulo designado de San Pablo

  3. 11/03/07 en 6:04 pm

    Hay varios relatos de personas resucitadas por profetas en el Antiguo Testamento, y San Pablo los conocía, como buen judío que era. Si él habla del “primer resucitado” es porque no se refiere a volver a la vida para volver a morir luego de unos años, sino a vencer a la muerte con un cuerpo glorioso.

    ¿Qué es un evangelio eslavo? y en todo caso, ¿Por qué habría de ser más antiguo y fidedigno un texto más alejado a la fuente?

    ¿De dónde sacas que Santiago presidía el concilio? En todas las listas de los apóstoles San Pedro es el primero, y algunas veces se habla de “Pedro y los otros” para referirse a los apóstoles. La posición de Pedro nadie la pone en duda seriamente.

    No creemos ciegamente, creemos con la Iglesia y con la historia.

  4. 12/03/07 en 12:52 pm

    rathawulf

    La divinidad de Jesus esta inscrita no en su resurrección si no en su propia declaración del hecho.

    El levantamiento de los muertos cuando Jesús murio es un recurso profetico y escatologico del AT, la ‘resurrección’ de lazaro es simplemente volverlo a la vida, no tiene nada que ver con la resurrección gloriosa de Jesucristo de quien efectivamente El fue el primero.

    La Biblia fue escrita por la IGLESIA, las interpolaciones no existen por que los evangelios no son relatos HISTÓRICOS como tu entiendes la historia, si no que se escribia catequeticamente la FE QUE YA EXISTÍA. Estas leyendo la biblia como la leeria un evangélico no un Católico.

    Me parece curioso como todo ateo parte de la premisa de que todo eso se invento para el beneficio de alguien, es decir DUDAN por que no consideran DIGNO de FE la intención de la Fe de un grupo primitivo de Cristianos… ¿como vas a creer algo que de antemano rechazas? ¿como lo vas a entender si tienes a los apóstoles y a los primeros cristianos como mentirosos? Es una contradicción intelectual muy grave.

    En los evangelios eslavos más antiguos y más lejanos al mundo cristiano

    Yo te lo leo al revés… LE QUITARON la referencia de Pedro para no aceptar una supremacías efectivamente otorgada por Nuestro Señor Jesucristo… y eso si lo que nos dices es verdadero por que jamás lo había leído… me gustaría la fuente.

    Saludos

  5. rathawulf
    17/03/07 en 1:17 am

    A CarlosJosebSantos

    Si quieres tener “la fuente”, podrías limitarte a los evangelios que tu iglesia considera los “canónicos”.
    Existen entre estos notables diferencias y contradiciones, dependiendo de quien figure como el escritor y de la época en que estos fueron escritos.

    Si comparas el Libro de Mateo, que es el último de los evangelios que se escribió, aproximadamente a mediados del Siglo III D.C. por un judío alejandrino, verás que este duplica o triplica los ciegos sanados, los muertos resucitados, y la cantidad de milagros efectuados, cosa que no ocurre en el evangelio de Marcos, por ejemplo, que es el más antiguo, escrito aprox. por el año 80 D.C.
    Esto se entiende porque escribió para el mundo pagano, y se necesitaba convencer a la gente, milagros mediante, de lo bueno de este novel y bondadoso dios venido de una oscura provincia romana, al confín del mundo.

    Por si no recuerdas, dentro del mundo de los cristianos ortodoxos, el principal no es Pedro, sino Marcos, el elegido por Jesús para ser el principal entre todos.

    El papel de Pedro como cabeza de la iglesia romana la impuso el emperador Constantino, mediante un decreto imperial, imponiendo, además, todos los dogmas de fe que debían creerse en el futuro, y aquel obispo que no aceptara, se le confiscarían todos sus bienes, serían exiliados del imperio y más encima serían azotados. Obviamente, nuestros buenos obispos creyeron inmediatamente (para conservar todas sus prerrogativas, lógico)

    La orden de Constantino de que el obispo de Roma se impusiera por sobre los obispos de todas las otras iglesias respondía a un sólo fin: Un solo imperio bajo su férreo mando, tanto en el aspecto político y militar como religioso. Teniendo a Dios de su lado, nada ni nadie podría oponérsele.

    Constantino vivió pagano toda su vida y al momento de morir, se convirtió no al catolicismo, sino que al arrianismo.

  6. 17/03/07 en 7:16 pm

    Si comparas el Libro de Mateo, que es el último de los evangelios que se escribió, aproximadamente a mediados del Siglo III D.C. por un judío alejandrino,

    Esto es simplemente falso, como se demuestra por el hecho que en 185, San Ireneo de Lyon (130-202) usaba los cuatro evangelios para escribir Contra los Herejes.

    Esto se entiende porque escribió para el mundo pagano, y se necesitaba convencer a la gente, milagros mediante, de lo bueno de este novel y bondadoso dios venido de una oscura provincia romana, al confín del mundo.

    Los autores están de acuerdo precisamente en lo contrario: que Mateo escribió para los judíos, lo cual explica la insistencia de su autor en mostrar a NSJC como el mesías que cumplía las profecías del AT, que sólo eran generalmente conocidas por los judíos.

    Por si no recuerdas, dentro del mundo de los cristianos ortodoxos, el principal no es Pedro, sino Marcos, el elegido por Jesús para ser el principal entre todos.

    Marcos no era un apóstol.

    La orden de Constantino de que el obispo de Roma se impusiera por sobre los obispos de todas las otras iglesias respondía a un sólo fin: Un solo imperio bajo su férreo mando, tanto en el aspecto político y militar como religioso. Teniendo a Dios de su lado, nada ni nadie podría oponérsele.

    Esto no tiene sentido. Si Constantino quisiera imponer su férreo mando desde su ciudad, Constantinopla, no tiene sentido que la religión que usara para ese fin tuviera su centro en la única ciudad en todo el mundo antiguo que podía eclipsar su pretensión de poder. Por el contrario, 150 años antes del edicto de tolerancia de Constantino, Ireneo de Lyon escribe: “Como seria demasiado largo en una obra como esta enumerar las sucesiones de todas las Iglesias, indicamos solamente la de una de ellas, la de la iglesia más grande, más antigua y conocida de todos, que la fundaron y establecieron en Roma los mas gloriosos apóstoles Pedro y Pablo; mostrando que la tradición que posee de los apóstoles y la fe que ella anuncia a los hombres llega hasta nosotros por la sucesión de obispos”

    Fíjate que ya en esa época, la Iglesia de Roma era la más grande y antigua.

  7. 18/03/07 en 3:33 pm

    Excelente la respuesta de Patoace a las barbaridades de Rathawulf.

    Claramente, los dichos de Rathawulf han sido sacados de libros chantas tipo Código da Vinci. Ya está bueno que los ateos sean más profesionales a la hora de debatir contra los católicos; atacan algo que no conocen o que no entienden. Esto lo he reiterado en varios de mis comentarios. Cuestan debatir con los ignorantes o con quienes buscan difundir el error y la mentira. Perdón por mi dureza, pero exijo un mínimo de consistencia.

    Me limito a comentar dos temas:

    Evangelio de Mateo:

    Se atribuye, normalmente, al año 75-80, porque es citado por las siguientes fuentes, además de San Irineo de Lyon:
    Didajé hacia el año 90.
    San Clemente Romano (96).
    Epístola de Bernabé (98).
    San Ignacio de Antioquia (107).
    San Policarpo (108).
    Papías (110).
    Martyrium Polycarpi (150).
    Pastor de Hermas (140?155).
    Constantino y la Iglesia
    No faltan quienes identifican el nacimiento de la Iglesia católica con el Edicto de Milán del año 313. Pero esto es erróneo, porque esta disposición imperial se limitó a permitir el culto público del cristianismo. Leamos el siguiente trozo del mentado edicto:

    “Yo, Constantino Augusto, y yo también, Licinio Augusto, reunidos felizmente en Milán para tratar de todos los problemas que afectan a la seguridad y al bienestar público, hemos creído nuestro deber tratar junto con los restantes asuntos que veíamos merecían nuestra primera atención el respeto de la divinidad, a fin de conceder tanto a los cristianos como a todos los demás, facultad de seguir libremente la religión que cada cual quiera, de tal modo que toda clase de divinidad que habite la morada celeste nos sea propicia a nosotros y a todos los que están bajo nuestra autoridad”.

    Fuente: LACTANCIO, De mortibus persecutorum (c.318-321). En M. Artola, Textos fundamentales para la Historia, Madrid, 1968, pp. 21-22.
    Como se lee, lo que Constantino y Licinio dispusieron es lo que hoy se conoce como “libertad de cultos”. En otras palabras, el Estado romano dejó de tener una religión oficial y estableció que todas las religiones son lícitas. Y que, en consecuencia, todas ellas pueden libremente ser seguidas y practicadas por sus fieles.

    Es falso que el cristianismo se haya convertido en religión oficial del Imperio. Ello sí ocurrió con Teodosio 50 años más tarde (380).

    Por otras parte, señalemos lo siguiente:

    · La Iglesia era una realidad desde antes, porque ya existía la comunidad (ekklesia) de los cristianos.

    · El término Iglesia lo usó NSJC para referirse a comunidad por él fundada; por ejemplo, al señalar “Yo te digo tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16,18).

    · El mismo término Iglesia fue usado en otros libros del Nuevo Testamento (aparte de los evangelios), lo que demuestra que la idea de religión organizada existía desde la misma comunidad primitiva de Jerusalén; citemos un solo ejemplo de San Pablo (1 Timoteo 3):

    “1 Es cierta esta afirmación: Si alguno aspira al cargo de obispo, desea una noble función. 2 Es, pues, necesario que el obispo sea irreprensible, casado una sola vez, sobrio, sensato, educado, hospitalario, apto para enseñar, 3 ni bebedor ni violento, sino moderado, enemigo de pendencias, desprendido del dinero, 4 que gobierne bien su propia casa y mantenga sumisos a sus hijos con toda dignidad; 5 pues si alguno no es capaz de gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la Iglesia de Dios?”.

    Como se aprecia, esta carta revela la existencia 1) de la Iglesia, y 2) de sus constitución jerárquica (obispos).

    · Incluso hay constancia histórica que la Iglesia contaba con bienes; por ejemplo, cementerios (catacumbas), escuelas (como la de San Justino en Roma o de Clemente de Alejandría), lugares de culto, etc.

    De hecho un edicto de Valeriano del año 257 ordenó la confiscación de los bienes de la Iglesia. Esto demuestra que la comunidad de los cristianos estaba organizada, al punto de contar con bienes para el cumplimiento de sus fines. Y en el año 311 el emperador Galieno (gobierna entre 260-268) ordena la restitución a la Iglesia de todos sus bienes y lugares de culto.

    Lo que sí puede decirse que ocurrió desde Constantino es que la Iglesia logró la conversión espiritual del Imperio; pero ello en absoluto significa que haya nacido la Iglesia como tal. También puede aceptarse que la Iglesia asumió formas institucionales del Imperio; como, por ejemplo, la división en provincias y diócesis. Pero estos aspectos son formales y culturales, de carácter externo; nada tiene que ver con la esencia de la Iglesia que nació con NSJC.

  8. algien del 31d del duoc
    2/05/07 en 1:43 pm

    vale me sirvio para mi debate

  9. 2/05/07 en 2:45 pm

    ¡Me alegro! muchas gracias por visitar.

  10. Jorge
    6/02/08 en 1:46 pm

    Hay que ser idiota para seguir creyendo en la biblia es un cuentito con cantidades
    de mentiras estupidas.

    Que otros historiadores escribieron sobre Jesus en esa epoca?

    Me hace gracia como hablan, como si hubieran vivido en esa epoca.Una cosa es informarse otra es hablar como si te hubieras tomado unas copas con Constantino ,San Ireneo o mengano

    Son como pulgas discutiendo en el lomo de un perro sobre quien era el dueño antes.

    La iglesia siempre se uso y se usara para controlar a las masas
    Va con onda.

  11. 6/02/08 en 9:20 pm

    Jorge, si quieres una pasada en serio acerca de las fuentes históricas del cristianismo, te sugiero el excelente blog Apologética Histórica.

    El blog de Gonzalo es una fuente inagotable de referencias.

  12. Henry
    1/05/08 en 5:38 pm

    jorge no digas como sabio lo que ignoras como niño
    lee el libro ·Evidelcia que exige un veredicto ” de Josh Mc Donwell y si te quedan dudas es que no quieres aprender

  13. angelinho de mexico
    31/07/09 en 4:56 pm

    Primeramente sólo se puede englobar de dos formas a jesús en cuanto a su divinidad, numero uno: es el hijo de Dios, puesto que el lo mencionó, u otra esq puede ser el mayor mentiroso de la historia porque nos ha engañado a miles de millones de personas. No hay más, no puede ser un profeta o un maestro, puesto que un mentiroso no puede ser loq se dice ser, por obvias razones, por mentiroso. A mi me parece muy bien lo que comentas patoace, yo creo en jesús como Dios y como humano, él fue y es las dos cosas, y lo creo tanto por fé como por convicción, aunq me gustaria conocer más en cuanto los fundamentos historicos que hablan d jesus, (aparte de la biblia, claro), si tu pudieras orientarme, y otra cosa, seria un placer tener tu e mail, para futuras conversaciones que me gustaria tener contigo. gracias.

    • 1/08/09 en 8:39 am

      Bienvenido Angelinho y gracias por dejar tu comentario.

      Apologética Histórica era un blog insuperable para referencias, pero ya no existe. En fin.

      En general, no es buena idea publicar un correo electrónico en una página web, porque existen programa que recorren páginas web buscándolos y luego llenan esas casillas de spam. Este blog está abierto a cualquier tema, y la verdad es que a estas alturas seguramente encontrarás alguna entrada que sea relacionada con lo que quieras conversar. Por otro lado, si insistes, puedo responde a tu correo.

  14. ENRIQUE
    8/07/10 en 6:14 pm

    Hola Patoace, muchas bendiciones para ti en nombre de NSJC, te ruego me envíes algunas citas bíblicas referidas a la Divinidad de Jesús y los que se refieren a la ascención en cuerpo y alma de María. Gracias

    • 8/07/10 en 9:16 pm

      Hola Enrique

      Muchas gracias. Déjame preparar una entrada con citas bíblicas de la divinidad de NSJC en los próximos días. Las de la Ascención de Nuestra Señora irán de extra 😉

  15. fabco pinero
    30/04/12 en 4:25 pm

    Bla,Bla,Bla,Bla,Bla,Bla,Bla,Bla,Bla,blaaaaa!!!!!!!!

  16. fabco pinero
    30/04/12 en 4:30 pm

    Poco de IGNORANTES. JESUCRISTO ES DIOS. Creanlo,o no. 😉

  1. 11/03/07 en 6:15 pm
  2. 9/07/10 en 9:26 pm
  3. 12/11/11 en 7:43 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: