Inicio > Actualidad > Razón

Razón

En el cuento Razón, Isaac Asimov (sumamente ateo él) nos presenta a QT1, el primer robot con la capacidad de razonar. El problema es que a poco de funcionar, el androide presenta un desperfecto, se hacer religioso y comienza a adorar a un reactor, porque su razón le indicaba que esa cosa era la fuente de toda su robótica realidad. Al final uno de los personajes humanos, incapaz de sacar de su error a esta inteligencia cibernética, resume el esceptisimo moderno acerca de la razón.

– Que por la pura razón y la lógica se puede probar cualquier cosa… si encuentras el postulado apropiado. Nosotros tenemos los nuestros y Cutie tiene los suyos.

Cuando el Buen Doctor, como era conocido Asimov, escribió estas palabras, lo hizo con la evidente intención de quitar validez a las pruebas de la existencia de Dios, al modo expuesto por Santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica. Sin embargo, no se dio cuenta que no hacía más que hacer eco de las palabras del Doctor Angélico:

En las proposiciones demostrables es preciso partir de algunos principios por sí evidentes al entendimiento […]; de lo contrario se iría al infinito, pereciendo así totalmente la ciencia y el conocimiento de las cosas. (De Veritate, a. 1)

Si bien ambos autores expresan lo mismo, esto es, la necesidad de principios inamovibles, evidentes por sí mismos, verificar esta realidad provoca reacciónes opuestas en ellos: un profundo escepticismo respecto de las capacidades de la razón en Asimov; una gran confianza en Aquino.

Tomando la postura moderna, nuestra época desconfía de la razón como herramienta para gobernar la vida, lo que es casi esquizofrénico, si pensamos que al mismo tiempo confiamos ciegamente en la ciencia para dirigirnos, y la ciencia es nada sin la razón.

Por poner sólo dos ejemplo, en “La Sirenita” de Disney, la princesa Ariel llega a conocer a el amor verdadero, gracias al lema “sigue a tu corazón, y en la saga “Star Wars”, hurgando en sus sentimientos Luke Skywalker sabe que Vader es su padre. Esta frase se repite en multitud de películas, televisión, canciones, hasta convertirse en un verdadero mantra.

Así, suma y sigue: en los debates entre políticos se espera que los participantes expongan sus puntos de vista, y las razones que los llevan a sostenerlo, pero nunca que uno convenza al otro, usando la razón, de que está en lo correcto. Consecuentemente, los votantes están facultados para votar por aquel que les pareció más simpático, y la mayoría así lo hará.

En el largo plazo, queda la sensación en la sociedad que todas las opiniones revisten igual valor y lo correcto o verdadero depende del ánimo de cada uno,de lo que te “dice tu corazón” y no de lo razonable o verdadero que resulte una propuesta. Para qué hablar de los movimientos religiosos universalistas, que hacen tabula raza de las religiones y sus dogmas, para igualar y valorar el sentimiento religioso.

Tal vez esta situaciones se relaciontambién con el tema de la diversidad y la tolerancia. Cuando una comunidad se compromete a aceptar todas las ideas, pierde precisamente aquello que la razón necesita para ser eficaz: postulados comunes, evidentes para todas las partes en relación. Viendo que los actores en la vida pública no pueden recurrir a la razón para alcanzar la verdad, nos hacemos cada vez más escépticos a que pueda existir una realidad objetiva y una verdad común. Si seguimos por este camino, tarde o temprano nos encontramos con que los demás, aquellos a quienes no me encuentro unido por lazos sentimentales, ya no son relevantes para mí, y la sociedad va destruyendo su tejido.

Por eso creo que si occidente va a recuperar su alma y fuerza vital, es esencial que vuelva a confiar en la razón… y, con ello, en la existencia de Dios.

Anuncios
Categorías:Actualidad
  1. 4/02/07 en 5:55 am

    Hola Pato! Qué interesante!

    El primer link (a Razón) está mal…

    Te pondré un link!

    Un abrazo!

  2. 4/02/07 en 4:12 pm

    Se trataba del cuento completo, que encontrè en Google. Seguramente lo sacaron por derecho de autor.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: