Inicio > Actualidad > ¿Albores de la persecusión?

¿Albores de la persecusión?

A propósito de la polémica sobre la píldora del día después, se publica esta columna que no sólo cuestiona la posición católica acerca de la píldora, sino además de los anticonceptivos, rematando con párrafos como:

¿Qué debemos concluir entonces? ¿Acaso niegan que tengamos un derecho fundamental a la autonomía individual en la decisión de asuntos personalísimos? ¿O niegan quizás que la sexualidad y la reproducción sean de esa clase de asuntos?

[…]

Mientras no despejen estas dudas, esos detractores [los seguidores del magisterio romano] no son interlocutores fiables. Apelan a un marco moral —los derechos fundamentales— cuyas exigencias no están dispuestos a asumir.

En otras palabras, mientras los católicos no renunciemos a las enseñanzas de la Iglesia sobre la sexualidad, seremos interlocutores no fiables, y no podemos formar parte de la democracia.

Como opinión individualmente considerada, no es tan grave, la red está llena de declaraciones de este tipo. Lo grave es que la columna se haya publicado en El Mercurio, en la página editorial, un 19 de septiembre (día feriado) y haya sido suscrita por Antonio Bascuñán Rodríguez, profesor de derecho y renombrado constitucionalista. Es decir, no se trata de una opinión cualquiera, sino de la expresión de un sector importante de la sociedad.

Lo que hace que esto sea un presagio de persecusión no es la opinión en sí, sino la legitimidad de la que aparece revestida. Esto nos indica que para un grupo influyente de personas, el ser católico no es una opción legítima para la vida en sociedad.

Lo cómico es que la Iglesia no ha variado su posición respecto de estos temas en años, y hasta hace poco en Chile la Iglesia se había ganado si derecho a participar en la vida nacional. Hoy ellos han cambiado y descubrieron que ser católico ya no es tolerable.

Anuncios
Categorías:Actualidad
  1. pedro83chileno@123mail.cl
    21/09/06 en 1:45 am

    He publicado este comentario en la página de EMOL, espero lo publiquen:

    ¿Acaso ha ocultado alguna vez la Iglesia que la anticoncepción o la así llamada fecundanción in vitro son perjudiciales para las personas y las sociedades? No, esta es una verdad que no hemos querido callar.

    Tampoco hemos callado nunca que el derecho de los padres a educar y guiar a sus hijos es de derecho natural y anterior al Estado. Si hay una intimidad que está desprotegida, no es la de una mujer preocupada de sus “derechos sexuales y reproductivos”: es la intimidad del hogar y de cada familia chilena, amenazada por quienes pretenden que 14 años no es suficiente para tener responsabilidad penal, pero sí para tener la responsabilidad más sublime.

  2. 22/09/06 en 11:04 pm

    Cria cuervos….. ya no somos rentables políticamente, como los fetos que no votan, ergo….

  1. 14/04/07 en 9:12 am
  2. 14/04/07 en 1:30 pm
  3. 8/05/07 en 10:24 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: