Inicio > Libros y películas > La razón es nuestra

La razón es nuestra

Con este título se inicia la reseña (en inglés) que la revista Crisis publicó del libro “La Victoria de la Razón: Cómo la Cristiandad nos llevó a la libertad, el capitalismo y el éxito occidental”, de Rodney Stark.

A continuación, algunos párrafos que he traducido del artículo.

Con La Victoria de la Razon, Rodney Stark de la Universidad Baylor ha escrito un libro importante que presentará un serio desafío a los intelectuales seculares que creen que la cristiandad trajo al mundo nada más que oscuridad, culpa guerra y desesperación. Pero además presenta un desafío a los cristianos de izquierda y derecha, que todavía tienen que establecer su posición con la noción de modernidad que Stark afirma surgió de la doctrina cristiana.La tesis secular es bien conocida: el mundo antiguo avanzaba a paso constante hasta que el Imperio Romano colapsó, dejando al cristianismo como la religión de facto. Entonces la cristiandad introdujo las ideas místicas que hundieron al mundo en 1.500 años de oscuridad, hasta que la Iluminación nos salvó ¿Suena familiar?

La verdad es que todo es no es más que mala historia, y mucha otra gente además de Stark se ha dado cuenta.

El núcleo de su tesis gira en torno a la idea de la razón, casi como si este libro fuera un corolario a Fides et Ratio de Juan Pablo II. Stark demuestra que dentro de la cristiandad existe una fuerte relación entre razón y fe. La persona humana es vista como creada con la capacidad para el pensamiento racional y encargada de aplicar ese pensamiento a la solución de los problemas y al progreso.

Más relevante para Stark, el progreso incluyó no sólo la ciencia y las nuevas ideas, sino además la doctrina. La cristiandad no era una cuerpo de ideas congelado en el tiempo, una serie de postulados que fueran a ser pasados inalterados de generación en generación. Más bien, se veía a la doctrina como algo que podía mejorar, volverse más precisa y más sistemática y clara con el tiempo. La institución crucial que hizo esto posible fue, por supuesto, la Iglesia, que se erigió en la posición no sólo de incentivar nuevas ideas, sino además de ordenarlas dentro del conjunto de creencias.

El catolicismo se presenta para ser alabado por su tolerancia hacía la inversión y las instituciones del mercado, su eventual condescendencia hacia la usura, su incentivo a la idea de separación de Iglesia y Estado y su creencia en la urgencia moral de mejorar la vida de los individuos. “El capitalismo” argumenta Stark “es en esencia la aplicación sistemática y sostenida de la razón al comercio”.
La respuesta de Stark al anti catolicismo académico es que la victoria de la razón en la cristiandad es debida a cuatro postulados principales: (1) El progreso es posible y deseable; (2)Las innovaciones en tecnología y organización son loables; (3) Las instituciones políticas deberían ir más allá del despotismo, permitiendo una amplia aplicación de la libertad; y (4)La razon debe ser aplicada a la organización de la actividad comercial. Estas cuatro ideas, que emergen de la teología cristiana, construyeron la civilización como la conocemos.

Con todo esto el libro se ve más que interesante. Si bien el capitalismo no es santo de mi devoción, sí creo que Max Weber merece que sus tesis sean cuestionadas.

Anuncios
Categorías:Libros y películas
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: