Inicio > Política y derecho > Desigualdad y pobreza

Desigualdad y pobreza

Parece que no es lo propio de la poltica impedir que haya personas ricas, sino ms bien lo contrario, la poltica debera incentivar que haya cada vez ms personas ricas.
Eso nos deja slo con la primera parte de la desigualdad: hay pobres demasiado pobres, lo que se conoce como la miseria. Pero se puede terminar con la miseria? Creo que en este mundo no es posible. Quien prometa acabar con la miseria est prometiendo el cielo en la tierra, y como cristianos sabemos que eso no es posible. Y es que los seres humanos somos frgiles, y cualquier evento imprevisto nos pone nuevamente cara a cara con nuestra propia fragilidad. Basta recordar como cada ao en la temporada de lluvias se cae el Chile exitoso de las grandes obras de infraestructura y aparece el Chile de las madres de familia pidiendo ayuda desesperada por sus hijos.
Una inundacin puede destruir los bienes materiales de toda una comunidad, un accidente de trnsito puede destruir una promisoria carrera profesional, un padre alcohlico o drogadicto puede condenar a sus hijos a toda una vida de miseria, una madre que comete adulterio puede destruir a toda una familia, una enfermedad puede consumir en meses los ahorros de toda una vida. Estas cosas pasan, y siempre estarn con nosotros. El problema es que la solucin a todas estas desgracias es siempre la misma: recurrir a la ayuda del Estado, y en la persecucin de ese alto fin (que es terminar con la miseria), se justifican cada vez ms medios que van haciendo del Estado una muleta en la vida de los individuos y restringiendo su libertad y la de los rganos intermedios de la sociedad.
Entonces qu puede promover un poltico catlico? Creo que es demaggico prometer que se va a terminar con la desigualdad, porque respecto de la riqueza no se debe terminar con ella (ms bien hay que promoverla) y respecto de la pobreza no se puede terminar con ella. Incluso en un estado ideal, tampoco podemos prometer que todos llegarn a ser ricos, porque, por cuestiones de capacidad, cuna u opcin personal (en definitiva la condicin humana), siempre existir desigualdad entres las personas que se reflejar en riqueza o pobreza.
Lo que s podemos esperar en esta vida (y por eso se convierte en un deber) es llegar a hacer de la miseria una condicin transitoria para aquellas personas que estn dispuestas a mejorar su situacin. Tambin debemos asegurar que la pobreza sea digna, puede que no todos tengan sueldos altos, pero todos los trabajos deben asegurar al menos el poder vivir con austeridad. Finalmente debemos recuperar el valor de la solidaridad, es decir, que los ms ricos ayuden a los ms pobres, no porque el Estado se los ordena (a travs de los impuestos) sino por que existe un deber moral de ayudar.

Anuncios
Categorías:Política y derecho
  1. 16/02/06 en 5:14 pm

    La igualdad de oportunidades y es distinto a la igualdad de oportunidades. Igualdad y pobreza son dos cosas distintas, segn le en otra parte.
    Adems, segn los curas de la Escuela econmica de Salamanca, nadie puede expropiarte tus riquezas. Por eso se oponan a los impuestos

  2. 16/02/06 en 5:14 pm

    La igualdad de oportunidades y es distinto a la igualdad de oportunidades. Igualdad y pobreza son dos cosas distintas, según leí en otra parte.
    Además, según los curas de la Escuela económica de Salamanca, nadie puede expropiarte tus riquezas. Por eso se oponían a los impuestos

  3. 16/02/06 en 5:16 pm

    Igualdad de oportunidades es distinto a la igualdad de ingresos

  4. 16/02/06 en 5:16 pm

    Igualdad de oportunidades es distinto a la igualdad de ingresos

  5. 17/02/06 en 9:58 am

    La igualdad de oportunidades es un lema de la derecha, que tampoco me parece muy realista. Ya viene una entrada al respecto.

  6. 17/02/06 en 11:36 am

    Epa Patoace!!! tengo tiempo que no te coemnto, pero estoy de acuerdo contigo en este post como con tantas cosas. ME gustara que comentaras una discusin con una persona que tuve en mi blog, no es fcil tratar con mucha gente en nuestros blogs espirituales.
    http://www.spiegel.de/flash/0,5532,10589,00.html

  7. 17/02/06 en 1:19 pm

    Encantado, ACarlos. El enlace que me pones me lleva a “The Destruction of Dresden form the Air”, as que no entiendo mucho.
    Slo espero que no sea con ese tal Diderot, porque pareca bastante incivilizado.

  8. 17/02/06 en 11:48 pm

    ME equivoqu puse otra cosa que estaba copiando al momento. Impresionante lo de Dresde, pero no era eso. Era lo de Diderot, exacto. Ya me respondiste, gracias.
    Carlos

    PD: quera un comentario tuyo con respecto a lo que deca Diderot sobre Dios y el Diablo, y esa mezcla de mal y bien que Diderto seala como normal.

  9. 18/02/06 en 9:33 pm

    A bueno, esa parte no la pill. Pero claro que voy a dejar algn comentario por all!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: