Inicio > Economía > Cristianismo y economía

Cristianismo y economía

Un lector escribe:

La doctrina social de la Iglesia me parece a mí que tiende bastante a la socialdemocracia con ese apoyo al cooperativismo, no sé, pero me encantaría escuchar una defensa de una nueva visión del capitalismo pero con sentido cristiano ¿podrá existir eso?

Primero que nada hay que tener en claro que la economía es un tema sumamente espinudo y lleno de opiniones personales. Hecha la advertencia de rigor mis opiniones sobre el cristianismo y las corrientes económicas. (A cada frase hay que agregar “en mi opinión”, “me parece”, según yo lo veo”, etc)

Comunismo

A pesar de presentarse como una teoría económica, el comunismo es una ideología que va mucho más allá, y que dentro de sus características básicas está el ser ateo. Cristianismo y comunismo, son esencialmente incompatible, no sólo por el ateísmo de este último, sino además porque el comunismo describe la historia en términos de poder (quien es capaz de tener más o menos poder en un momento determinado), en tanto que el cristianismo pone al amor como el centro de la historia. Puede que alguien trate de poner a Cristo de su lado, sin asumir el cristianismo (como parecían hacerlo los de la fotografía), pero cualquiera que conozca los datos que tenemos sobre Cristo sabe que eso no es más que manipulación

Socialismo

Mucho más común es la afirmación de que Cristo es el primer socialista. El socialismo, y su versión light, la social democracia, no cuentan con un texto base como lo es “El Capital” para los comunistas, y por lo mismo pueden permitirse mayor flexibilidad en decir si tal o cual aspecto (dictadura del proletariado, importancia de la propiedad privada, intervención del Estado, economía de mercado, etc.) forma parte o no de la verdadera doctrina socialista o social demócrata.

Hay aspectos donde el cristianismo parece acercase a la social democracia, tales como la justicia como base de las relaciones sociales, y la preponderancia del trabajo por sobre el capital. Sin embargo hay otros en que los social demócratas están completamente en oposición a la doctrina social de la Iglesia, a saber, la importancia del principio de subsidariedad, y la importancia de la familia.

La enseñanza católica insiste en que el Estado debe ser respetuoso de los cuerpos intermedios de la sociedad y garantizar que tengan la libertad adecuada para cumplir su función. El gobierno social demócrata, en cambio busca crear un Estado de bienestar, que dé el máximo de seguridad a los ciudadanos, muchas veces a costa de la libertad y de los equilibrios que necesita el mercado. Se puede decir que no es cristiano defender el mercado a ultranza, pero ignorar las reglas según las cuales funciona la economía no es más que ignorar la realidad, y el cristianismo es profundamente realista.

Estrechamente relacionado con lo anterior está el énfasis que pone la social democracia en la relación directa entre el Estado y el individuo, pasando a llevar el lugar que ocupan importantes instituciones en la sociedad, como la familia.

Obviamente este aspecto tampoco es compatible con el cristianismo.

Un tercer punto es la solidaridad. La social democracia intenta poner a los cristianos de su lado diciendo que impulsará políticas solidarias. Sin embargo, las políticas que en el fondo se proponen son de redistribución obligatorita, y la solidaridad forzada, no voluntaria, no tiene valor desde el punto de vista cristiano. Podemos hablar de cumplir la ley como una virtud, pero eso no es solidaridad.

El problema se produce con las políticas redistributivas, porque al intentar corregir el defecto de la justicia en el acceso a los bienes, muy fácilmente pueden atentar contra la justica por exceso. Habrá que ver en cada caso.

Liberalismo

Curiosa coyuntura actual, en donde la izquierda dice ser liberal y rechaza a los conservadores, pero igualmente rechaza el liberalismo. El liberalismo filosófico (el de la izquierda) es incompatible con el cristianismo. El liberalismo económico, por su parte, está abierto a la subsidariedad, el respeto a la dignidad de la persona, como ser independiente y anterior al Estado y la importancia de la propiedad privada, aspectos que destacan en la doctrina social de la Iglesia. Eso sí, requiere ser corregido en algunos aspectos, ya que el énfasis en el individuo puede desembocar en el egoísmo, pero ese peligro actualmente es muy menor, pues en general se reconoce que el Estado tiene un papel que jugar en la economía.

Capitalismo

El capitalismo, como una forma extrema del liberalismo, que pone énfasis en respetar el capital para producir riqueza, por sobre el trabajo, es incompatible con el cristianismo, por atentar contra la dignidad humana, intrínseca al trabajador.

Conclusión

En el esquema de producción de la riqueza Capital-Trabajo, el cristianismo propone una verdadera vía media, que da preponderancia al trabajador, pero no pretende eliminar aquellas garantías que permiten que el capital juegue su parte.

Yo creo que quien está más cerca de ese justo medio hoy en día es el liberalismo, porque ya no se plantea como liberalismo extremo o capitalismo, sino que aceptan la necesidad de un Estado que corrija las injusticias. Los socialismos y social demócrata, en cambio, aunque han cedido al mercado, todavía no han renunciado al análisis marxista, y eso nos pone en constante peligro de un Estado que intenta absorver cada espacio de libertad que se le deje.

Anuncios
Categorías:Economía
  1. ricardo chavarriaga
    22/09/07 en 11:30 am

    Están equivocados, de cabo a rabo, Marx no implntó el ateismo, pues este no es base de ninguna pltaforma política, el problema de Marx no era con Dios sino con ls institución de la iglesia protestante.
    Si ustedes revisan bien la plataforma política cristiana, esta era socialista
    era muy proclive a lo que hoy llamamos socialismo libertario,lean e instruyanse, no comoenten desde lo que les dicen. Gracias

  2. 22/09/07 en 11:55 am

    El marxismo propone un materialismo estricto y por lo mismo es esencialmente ateo. No hay dudas respecto de eso.

    El cristianismo no es ni tiene una plataforma política, “mi reino no es de este mundo” y todo eso. Si definieras socialismo o socialismo libertario podríamos saber si es o no compatible con el cristianismo.

  3. Adrian
    21/07/08 en 4:54 pm

    Pero la iglesia catolica nunca le dio importancia a la persona

  4. omar
    5/09/09 en 7:03 pm

    Hola

    Me parece interessnte el escrito solo que esta muy generalizada la informacion, estaria bien que dieras tus fuentes de consulta para poder ver la veracidad.

    En cuestion a la economia yo creo que tanto el socialismo y el capitalismo tienen un poco de la cosmovision cristiana en su estado natural,anuque estas se han ido mezclando con filosofias paganasy por eso ninguna esta dando resultado.

    • 7/09/09 en 8:05 pm

      Hola Omar, gracias por comentar. La verdad no me pareció necesario incorporar fuentes de mis afirmaciones, porque o son opiniones mías, en cuyo caso la fuente soy yo, o son cosas más o menos evidentes, que encontrarás en, por ejemplo, la wikipedia.

      En todo caso, si hubiera alguna afirmación que te llamara la atención, podríamos conversarlo.

  5. Moisés
    6/09/09 en 6:08 am

    Patoace

    Profundemos un poco en esto que dices sobre el reino de Dios. Veamos a ver lo que dice San Pablo acerca de la plataforma política: “Toda alma se someta a las autoridades superiores. Porque no hay autoridad que no sea instituida por Dios; y las que existen, por Dios han sido ordenadas. Así que el que se insubordina contra la humanidad se opone a la ordenación de Dios, y los que se oponen, su propia condenación recibirán” En otra ocasión dice Pedro: “Temed a Dios, honrad al Rey” también nos dice: “Nulla potestas nisi Deo” (Todo poder constituido viene de Dios).

    Evidentemente no te puedes fiar de estas aseveraciones porque si no hubieramos tenido que dar por buenos y mandados por Dios todos los tiranos habidos y por haber.

    Jesús dijo: “Mi reino no es de este mundo” pero San Pablo a su vez dijo: “Los reinos del mundo son de Dios”. ¿En qué quedamos? No sé como la teología habrá solucionado esta aparente cuando no real y auténtica contradicción.

    • 11/09/09 en 5:42 pm

      No veo la contradicción que apuntas: existen reinos de este mundo y existe el Reino de Dios, y los cristianos debemos obedecer las leyes de ambos.

  6. Moisés
    6/09/09 en 6:15 am

    No obstante ante las dos aseveraciones: “Mi reino no es de este mundo” así como “Los reinos del mundo son de Dios”, tanto en una como en la otra se establece que no te puedes oponer a la autoridad civil, real, política, etc., porque o bien no es algo que nos interese o bien lo tenemos que obedecer porque son gobernantes de impuestos por Dios. Mal asunto.

  7. Manu
    8/09/09 en 12:29 pm

    que idiota el que dice que marx no era ateo el era ateo y era uno de los escritores mas importantes de todos los tiempos.

  8. Francisco E Villalba T
    10/05/11 en 8:49 am

    Estoy totalmente de acuerdo con Ricardo Chavarriaga: Quien contesta la pregunta con este articulo expone una opinion sesgada, no imparcial.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: