Inicio > Economía > Cómo me convertí al mercado

Cómo me convertí al mercado

A propósito del huracán Katrina, Thomas Sowell se ponía un ejemplo parecido a este:

A causa del huracán un número importante de familias se ven forzadas a huir de sus casas, lo que produce una demanda explosiva por las escasas habitaciones de alquiler que se encuentran disponibles en las áreas cercanas a la catástrofe. La ley del mercado dicta que ante un aumento de la demanda, los precios suben proporcionalmente, y en este caso deberían subir también explosivamente. El gobierno, previendo este efecto y con la buena intención de evitar un enriquecimiento abusivo, decreta que se congelan los precios de las habitaciones de alquiler.

Juan Rico entonces llega al hotel, y se encuentra con que hay un soldado en la puerta vigilando que no se produzcan disturbios y no haya mercado negro, y con los precios igual que si no hubera ocurrido nada. Entonces acuerda con el posadero tomar habitaciones, al precio que ha impuesto el gobierno, y como es rico, toma una para sí y su señora, otra para sus dos hijos hombres y una para su hija mujer. Como no es un mal tipo, también toma otra para la familia de su chofer y su empleada particular. Total: 5 habitaciones tomadas.

José Pérez llegó más tarde, porque se quedó cargando él mismo lo más que pudo en su auto, y se encontró con este mismo alojamiento. Muy contento, verificó que la medida del gobierno le permitiría tomar habitaciones separadas para él y para sus hijos (seguramente votará por ese partido en la próxima elección) y al igual que él llegan otras 5 familias de clase media. Total: 25 habitaciones tomadas.

Finalmente llegan los que no tiene automóvil y se encuentra con que pueden pagar apenas las habitaciones disponibles, ¡pero ya no queda ninguna! la capacidad de este hotel era de sólo 25 habitaciones.
Resultado: los pobres terminan sufriendo las consecuencias del huracán, más que cualquiera de los otros, a causa de la buena intención del gobierno.

En un mercado no regulado , los precios de las habitaciones habrian subido, haciendo que Juan Rico pagara más por una o dos habitaciones, José Pérez se las arreglara para acomodarse en una habitación, y todavía quedarían 13 habitaciones disponible. Entre tener las habitaciones vacías y a los pobres esperando afuera, seguramente el dueño del hotel habría llegado a un acuerdo para que las otras 13 habitaciones se ocuparan por un precio menor al que había puesto inicialmente y muchas más personas tendrían techo por una noche. Todo esto, sin dedicar recursos especiales del Estado a regular los precios y evitar el mercado negro.

La moraleja que podemos sacar de esta historia son varias: El mercado tiende a que se usen los recursos de la forma más eficiente. Por el contrario si algo es gratis, lo más probable es que se desperdicie. Por lo mismo, si tenemos un recurso escazo que queremos que se utilice racionalmente, es necesario incorporar algún costo a su utilización.

Antes de escuchar esta explicación en el blog de Jimmy Akin, era de la idea que el mercado tenía un rol más o menos limitado en la economía y que el Estado debía intervenir siempre que había necesidades básicas en juego. Sin embargo con este caso es evidente que el mercado tiene algo que decir incluso en situaciones extremas. También me doy cuenta que el ejemplo es demasiado simple, y todavía creo que muchas veces es necesaria la intervención del Estado (en este caso, tal vez fijando un precio máximo), pero esa intervención no debería nunca tender a anular los mecanismos del mercado, sino a evitar que la oferta o la demanda sea manipulada.

Anuncios
Categorías:Economía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: