Inicio > Política y derecho > El poder del Estado

El poder del Estado

Sin embargo, basta observar a las personas para darse cuenta que no es lgico ni posible separar el cuerpo del alma, ni el ambito pblico de lo privado. Por eso, todo lo que hacemos en nuestra vida pblica afecta nuestra vida privada, lo que dicen nuestra leyes hace eco en nuestras ideas, y en definitiva nuestra alma.
As por ejemplo, en los EUA un adulto no puede tener relaciones sexuales con una persona menor de 18 aos, y si lo hace se le persigue por violacin; en Chile, en tanto, ese lmite es ms bajo y se establece a los 14 aos. Esta diferencia lleva a que en Chile socialmente no sea mal visto que un hombre de 25 aos mantenga relaciones sexuales con una nia de 16 aos, y que la violacin de una mujer de 17 aos sea muy difcil de probar. En otras palabras, un acto del Estado le da forma a la valoracin que la comunidad tiene de una conducta, y en definitiva a la moral segn la cual viven los ciudadanos.
Cuando esto se extiende a otros temas, como el divorcio, la eutanasia, resulta evidente el motivo por el cual es necesario evitar que pasen este tipo de legislaciones.
Si el Estado pasa una ley de divorcio, o liberaliza una ley existente, no est siendo neutral respecto al tema, porque en definitiva, aparte de dejar indefensos a miles de nios que no tienen pito que tocar en el divorcio de sus padres, est enviando un mensaje a la comunidad que dice “eso de vivir con otra persona, est bien, pero no es la gran cosa”. Sobre todo hoy en da cuando el Estado est en todas partes, la comunidad est atenta a sus mensajes y depende del l para subsistir, esto es muy grave. Entonces no es que la Iglesia quiera imponer su moral a la comundidad, es que no quiere que el Estado vengan a imponer la suya!
De igual forma, una legislacin que autoriza la eutanasia no slo se trata dar ms libertad a las personas, se trata de instalar en la comunidad la idea de que la vida, particularmente la de aquellas personas ms vulnerables, es algo disponible, sin ningn valor intrnseco.
En otros tiempos, cuando la comunidad era fuerte y la religin identificaba a las personas, actos como estos del Estado se podan dejar pasar; hoy en da, no dar la lucha y quedarnos en casa a mirar sera una falta contra la caridad cristiana.

Anuncios
Categorías:Política y derecho
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: