Inicio > Política y derecho > Un análisis político

Un análisis político

Ya que Marta nos ha honrado con un enlace, pensé ofrecer a los visitantes extranjeros mi análisis acerca del proceso por el cual nuestra actual presidenta llegó a ser elegida.
Seguramente la mayoría conoce la situación general de la política chilena, claramente determinada por Pinochet. Las coaliciones que existen se dividen por el hecho de haber estado a favor de Pinochet o en su contra, sin perjuicio de que actualmente los que estuvieron a favor dicen “si hubiéramos sabido, habríamos sido oposición”. Dentro de cada una de esta coaliciones hay liberales y conservadores, según las líneas tradicionales en la política occidental.
En la elección de 2000, el país enfrentaba una situación económica muy precaria, con alto desempleo, y un gobierno mediocre dirigido por un conservador de la coalición contra Pinochet (Concertación). En esa ocasión la coalición por Pinochet (Alianza) presentó a un conservador y la Concertación presentó a un liberal. En primera vuelta esutvo a punto de ganar la Alianza, y en segunda vuelta fue necesario un esfuerzo especial del ala conservadora de la Concertación (la Democracia Cristiana) y de su líder en ese momento, Soledad Alvear.
Ella representaba un liderazgo novedoso y a la vez moderado, lo que junto con la natural idea de que “la próxima me toca a mí” introdujo la idea de que el siguiente presidente podía ser mujer. Para contrapesar esto, el ala liberal de la Concertación, dirigida por el presidente electo, empezó a potenciar la figura de Michele Bachelet, poniendola en cargos con gran figuración nacional, como el Ministerio de Salud y el de Defensa.
El gobierno de Lagos fue exitoso, y terminó con un alto apoyo popular, y con el cobre a un precio histórico y con altas espectativas de crecimiento económico. En ese período la Alianza se enfrascó en luchas internas que hicieron perder el liderazgo y la votación obtenida, y por lo mismo fue particularmente inoperante como oposición. Simultáneamente, el ala conservadora de la Concertación también cayó en luchas internas, donde el presidente de la DC enfrentó duramente a Soledad Alvear por el derecho a ser la candidata de la Concertación, seguramente incentivado por la idea de que el próximo presidente debía ser DC.
Y como dice el dicho, “a río revuelto, ganancia de pescadores”. El único sector que conservó la calma, al alero de la figura de un presidente popular fue el ala progresista de la Concertación. Esto permitió que el Presidente designara practicamente a dedo a su sucesora y aquí nos encontramos hoy con Bachelet como presidenta, y con Ricardo Lagos postulándose para 2009.
Como se ve, Bachelet no tiene mucho peso político: nunca se había presentado a un cargo de elección popular y su gestión como ministra no fue nada destacable, a diferencia de Alvear, que logró la firma de untratado de libre comercio con los EUA y la UE, tarea que todos los anteriores gobiernos habían intentado lograr. Dada la popularidad del presidente saliente, y la auspiciosa situación económica, cualquier otro político con mayor experiencia habría ganado en primera vuelta. La Alianza, por su parte, en la actual distribución de fuerzas no tiene posibildades de resultar electa por el costo que en inconciente colectivo representa Pinochet.

Anuncios
Categorías:Política y derecho
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: