Inicio > Religión > La inmaculada concepción

La inmaculada concepción

…declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles…

Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854

El bendito dogma de la inmaculada concepción de Nuestra Señora es el desmentido más grande y solemne a todos quienes dicen que la Iglesia tiene temor o aversión al sexo. Esta doctrina fue enseñada por los Padres de la Iglesia desde antiguo, desde San Justino Mártir y San Ireneo de Lyon [fuente]y en el año 1477 el Papa Sixto IV declaro la festividad de la inmaculada y desde entonces se ha venido celebrando.

A pesar de que es una verdad que se creía y celebraba desde antiguo, hasta el S. XIX no fue declarada como dogma, porque muchos santos, entre ellos el Doctor de la Iglesia Santo Tomás de Aquino, manifestaban su opinión contraria. La objeción se relacionaba con el nacimiento de NSJC: se sabe que NSJC es igual en todo a los hombres, menos en el pecado, por eso su alma está exenta de pecado original, y que fue concebido virginalmente. Entonces, se decía, para que el alma de Nuestra Señora estuviera también excenta de pecado original también debería haber sido concebida virginalmente, es decir sin la intervención de una relación sexual. De esto se seguía que el sexo, por su naturaleza pecaminosa, de alguna forma transmitía el pecado original y era incompatible con la naturaleza inmaculada de NSJC.

Pues bien, en 1854, pleno apogeo de la era victoriana en los países protestantes, el Papa declara el Nuestra Señora fue concebida mediante relaciones naturales y su alma fue preservada del pecado original, descartando las objeciones que figuras tan prominentes como el mismo Santo Tomás habían levantado. En otras palabras, 100 años antes de la llamada “Revolución Sexual”, el Papa dice que no hay nada en el sexo que sea malo o pecaminoso en sí. No deja de llamar la atención lo profético de esta declaración, que no ocurre durante 1800 años en que la sexualidad era un aspecto más de la vida de las personas, sino precisamente en víesperas del S. XX, cuando occidente se obsesionó con el sexo.

Nuestro Señor es grande y poderoso, Su sabiduría no tiene medida, es grande y poderoso.

Anuncios
Categorías:Religión
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: