Inicio > Actualidad > Polonia versus la Unión Europea

Polonia versus la Unión Europea

La UE enseña a los polacos una lección sobre “derechos humanos” [en inglés]

Bruselas, capital del monstruo burocrático europeo, está profundamente decepcionada con la elección de Lech Kaczynski, como presidente de Polonia. El mandatario electo con el 54% de los votos, es un activista de los derechos humanos, estuvo preso en 1980 por ser un “elemento antisocialista” y se opone a la liberalización económica… pero no es eso lo que molesta a Bruselas.

Lo que realmente molesta a los burócratas de la unión es que el pueblo polaco ha elegido a un “homófobo” (¡hereje!). ¿Cuál es su pecado? que en dos oportunidades, mientras era alcalde de Varsovia, prohibió los “desfiles de orgullo gay” (¡hereje! ¡a la hoguera con él!) fundado en que era un espectáculo al que no se debía exponer a los niños, y que no correspondía que las personas hicieran alarde de su orientación sexual en las calles.

Martin Schultz, el alemán que lidera el grupo socialista en el Parlamento Europeo dijo que Kaczynski está “condicional”. La Comisión Europea también amenazó a Polonia señalando que Polonia podría perder su derecho a voto en los encuentros ministeriales de la UE si “continúa oponiéndose a los derechos gay” y si restaura la pena de muerte, como lo prometió Kaczynski en su campaña. Hasta ahí la noticia de The Brussels Journal.

Yo me opongo a la pena de muerte, pero ¿no tienen los polacos el derecho de darse las leyes que estimen pertinentes? La soberanía popular debe encontrarse limitada por los derechos humanos ¿pero además debe sujetarse a la opinión de funcionarios extranjeros? ¿No es la falta máxima de respeto a una nación que un político extranjero declare que su presidente está “condicional”? Los Estados Unidos, con toda su historia de intervencionismo, nunca ha declarado que un presidente (¡elegido con el 54% de los votos!) tenga que quedar sujeto a la ratificación de su parlmento.

Ante noticias como estas es inevitable recordar el caso de Rocco Buttiglioni, que el año pasado fue vetado para incorporarse al gobierno europeo, por declararse católico en un sentido significativo. Además uno se pregunta hasta dónde llegan los ideales democtráticos de los que se dicen adalides de la democracia y la tolerancia: si los polacos no dan las respuestas correctas, ¡se anula la votación!

Esta actitud también es evidente en el proceso de ratificación de la Constitución de la UE: los gobiernos hacen encuestas, y sólo cuando están seguros de obtener la respuesta correcta, se hace la votación. En el caso de los ingleses, como el resultado iba a ser negativo ¡simplemente no se votó!

Eso no es democracia, es una técnica propia de las dictaduras, y espresión de un profundo desprecio a la voluntad popular. En el fondo no es el pueblo el que decide, sino que el referendum es una mera excusa para justificar la agenda de la elite política. [Vía C&EI]

Anuncios
Categorías:Actualidad
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: