Inicio > Pro-vida > La Tercera sobre nueva ley de clonación

La Tercera sobre nueva ley de clonación

La tercera publica hoy dos artículos sobre la nueva ley chilena de clonación. Aparentemente la ley también prohíbe la investigación con células madres fetales, pero permite la investigación con células madres troncales.

Veremos qué tal está cuando la ley se publique, pero así como la Iglesia publica cartas cuando pasa algo malo, no estaría demás que emitiera una nota felicitando al congreso por esta nueva ley, en un tema que genera polémica mundial.

Ley que prohíbe clonación en Chile sigue línea mundial

Editorial:La ley que prohíbe la clonación en Chile

Artículos guardados

La ley que prohíbe la clonación en Chile

En este tema, Chile encara el desafío ético: defender un concepto de la vida que excluye la manipulación genética, sin cerrar la puerta a la investigación científica y sus avances.

Fecha edición: 14-10-2005

En 1997, cuando el mundo supo por primera vez de la existencia de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir del material genético de un adulto de su especie, el debate sobre la posibilidad de clonar seres humanos cobró una nueva urgencia y pasó de ser un tema rayano en la ciencia ficción a uno que demandaba ser tratado desde el ámbito de las políticas públicas. En efecto, la ciencia ya posee los medios de crear un ser humano genéticamente idéntico a otro a partir de una sola célula: las implicancias éticas respecto del uso de ese conocimiento tienen que ver con la concepción misma de la vida y obligan a debatir sobre los alcances de la ciencia.

Por eso, que el Congreso haya aprobado el proyecto de ley que prohíbe la clonación es una señal positiva. La legislación se hace cargo así en etapa relativamente temprana de un tema que, quizás en el corto plazo, se manifieste en situaciones concretas a medida que se perfeccionen las técnicas de laboratorio y, previsiblemente, disminuyan los costos asociados. En ello se conjugarán distintas fuerzas -entre ellas, las del mercado-, pero al fijar límites legales a la clonación Chile se da un marco para encauzar cualquier debate al respecto (sin perjuicio de que en el futuro se discutan otras propuestas legislativas al respecto).

Así, la ley aprobada el martes por la Cámara de Diputados prohíbe tanto la clonación reproductiva como la terapéutica. Si bien en su origen el proceso es el mismo -se extrae el núcleo de un óvulo y se inyecta el ADN de una célula en su lugar- su objetivo final es distinto. En la primera se implanta el óvulo en el útero y se desarrolla entonces un embrión que será el gemelo de la persona cuyo ADN se utilizó. En la clonación terapéutica se detiene tempranamente la división del óvulo y se cultivan esas células para generar tejidos de todo tipo (piel, órganos, neuronas, etc.). Esta última, sin embargo, es sólo un estadio anterior de la primera, por lo que su uso para fines reproductivos es difícil de controlar una vez que el ADN ha sido inyectado en el óvulo.

De hecho, el año pasado el gobierno expuso ante la ONU su rechazo a ambos tipos de clonación: “La pretendida diferenciación entre clonación con fines reproductivos y terapéuticas resulta artificiosa, pues la segunda no es más que una desviación del curso posible de la primera”. La ley recién aprobada recoge esa interpretación. Además, y esta es otra faceta que presenta importantes desafíos éticos, se garantiza la confidencialidad de la información genética, para evitar la discriminación en base al perfil hereditario de las personas y prohíbe las prácticas eugenésicas (el intento de “perfeccionar” el embrión humano manipulando sus genes).

Paralelamente, sin embargo, la ley permite la investigación con fines terapéuticos de células embrionarias obtenidas del tejido del cordón umbilical o de la placenta. Estas también pueden usarse para cultivar distintos tipos de tejido, pero al no provenir de una clonación, y obtenerse de fuentes ya disponibles, no representan -a juicio del legislador- el mismo dilema ético. No se cierra, por lo tanto, una avenida al progreso científico, sino que se regula la forma de circular por ella. Los enormes avances médicos que promete el uso de células embrionarias no clonadas no son bloqueados por esta ley.

Otros países han elegido una vía distinta. En Gran Bretaña, por ejemplo, está permitida la clonación terapéutica, ya que el acento se puso en el propósito del mecanismo, no en su operatividad: lo que no se acepta es la clonación para asistir la fertilidad, pero sí cuando el fin es una terapia (cultivar tejido de piel, por ejemplo, para hacer un implante cutáneo a una víctima de quemaduras).

Esta norma, como todas, podrá evolucionar en el tiempo e irse adecuando a las realidades de otros momentos históricos (ojalá, dadas las implicancias del debate, con una mayor participación ciudadana). Lo importante es que Chile se hace cargo de un desafío que plantea la ciencia tomando una postura inequívoca: la defensa de una definición de la vida que excluye la manipulación genética, sin cerrar la puerta a la investigación científica y sus avances.

Ley que prohíbe clonación en Chile sigue línea mundial

Sólo en el Reino Unido se puede, hasta ahora, usar células embrionarias obtenidas de huevos descartados por las clínicas de fertilización. Así como en Chile, en EEUU, Francia, Australia, Canadá, Alemania, Noruega e Italia se ha prohibido ambas formas de clonación.

Sebastián Urbina y Noemí Miranda

Fecha edición: 14-10-2005

La ley protege la información genética de una persona, la que no puede ser hecha pública ni utilizada con fines desconocidos por parte del sujeto. Ni clonar para generar seres humanos, ni para usar las células embrionarias que surgen en las primeras etapas de división celular. Esto indica la ley que se aprobó en el Congreso sobre esta materia y que, además, legisla sobre el manejo de la información genética de los seres humanos, las investigaciones hechas con personas y la eugenesia o selección biológica usando como referencia el ADN.

Según lo explicado a La Tercera por el doctor Roberto Mancini, asesor en Bioética para la Organización Panamericana de la Salud (OPS), esta ley es un testimonio de la voluntad de Chile de refrendar la postura de la Organización de las Naciones Unidas que aboga por la protección del genoma y prohibir de la clonación humana.

Así, el país se suma a la tendencia mundial que apunta a prohibir la clonación reproductiva -es decir, la que buscaría potencialmente crear un ser humano- y también la terapéutica, es decir, la que usa el mismo proceso, pero lo detiene en los primeros días de desarrollo del embrión para cosechar sus células. Con ellas, conocidas como células troncales embrionarias, se podría crear otras nuevas y sanas, y reemplazar las dañadas: neuronas, en el caso del Alzheimer o Parkinson; pancreáticas, en diabetes; o nerviosas de la médula espinal, para reparar las conexiones dañadas en pacientes parapléjicos.

Alternativas barajadas

El doctor Jorge Allende, experto en genética, Premio Nacional de Ciencias y profesor titular de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, opina que le parece apropiada la ley: “Creo que hay un problema ético en el uso de embriones y estoy esperanzado con los resultados que se están obteniendo con células troncales de adultos. Se ha visto que muchas de ellas tienen la capacidad de diferenciarse en distintos tejidos, lo que sería una manera ética de trabajar”.

En este sentido el doctor Mancini explica que la ley sí permite obtener células embrionarias del cordón umbilical y cultivarlas para generar, a partir de ellas, el tipo de tejido que se requiera con fines terapéuticos. Coincide con su opinión el doctor Alberto Costoya, jefe de la Unidad de Medicina Reproductiva de la Clínica Las Nieves: “Incluso hay un documento del Vaticano en donde consideran que las células madre obtenidas del cordón umbilical están en la categoría de adultas, por lo que no ve problemas en trabajar con ellas”.

Consejos genéticos

Según el Comité de Bioética Estadounidense que asesora al presidente George W. Bush, EE.UU., Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Noruega tienen también legislaciones que limitan ambos tipos de clonación. El Reino Unido, en tanto, es la única nación que legalmente ha permitido la clonación terapéutica -usando embriones descartados por las clínicas de fertilización asistida-, y el diagnóstico genético preimplantacional.

Esta última herramienta es usada para seleccionar los embriones que no portan la carga genética de ciertas enfermedades hereditarias, pero también es usada para elegir el sexo del hijo. Al respecto, el diputado Guido Girardi explica que “la nueva legislación aprueba el consejo genético, es decir, que las parejas con una fuerte carga hereditaria pueden analizar cuáles son las posibilidades de que sus hijos manifiesten una condición, pero la decisión de final es totalmente voluntaria”.

Anuncios
Categorías:Pro-vida
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: