Inicio > Economía > Distributismo.

Distributismo.

Chesterton decía que la gloria de la Iglesia Católica es que libera a los hombres de la humillante esclavitud de ser hijos de su tiempo. Cuando uno lee esta explicación acerca del distributismo, puede darse cuenta de qué quería decir.

En la época de Chesterton había dos grandes teorías económicas opuestas y que son conocidas por todos en el día de hoy: capitalismo y socialismo. El capitalismo decía que la propiedad privada no debería tener ninguna limitación, porque sólo así los individuos tendrían la libertad para producir la riqueza. El socialismo, por su parte decía que la propiedad de los medios de producción siempre debía ser pública porque sólo el Estado podía dar a cada cual según sus necesidades.
Ante estos dos sistemas, los distributistas defendían la propiedad privada, como los capitalistas, pero a diferencia de estos últimos, sostenían que tan importante como que sea privada era que tuviera ciertas limitaciones. Junto con esto se proponían medidas en pro de la distribución de propiedad privada y en contra de su concentración en pocas manos, y se insistía en la subsidiariedad del Estado.

Actualmente los hijos de esa generación han descubierto el comunismo por el horror que es y reniegan del capitalismo por las injusticias que produce, y se han vuelto a poner en práctica las mismas políticas en las que se basa en distributismo, pero por otro nombre. Hoy en día todos reconocen la importancia de la propiedad privada, pero el mismo tiempo admiten, salvo los más dogmáticos, que admiten ella tiene un papel social que cumplir ¡si hasta la constitución lo ha consagrado así!

Lejos de sentirnos huérfanos, en el mundo de la economía los hijos de la Iglesia Católica debemos cantar “!Hemos vencido!” (en vez de “venceremos”) porque los ideales por los que luchamos a principios del S. XX, hoy son los motores de la sociedad.

La tarea está lejos de haber sido cumplida, pero hemos logrado convencer a la comunidad acerca de la dirección correcta en la que debemos avanzar, y sólo podemos darnos cuenta de esta victoria si dejamos de ser hijos de nuestro tiempo.

Anuncios
Categorías:Economía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: