Inicio > Actualidad > Pacifismo

Pacifismo

A diferencia de “tolerancia“, pacifismo no es una mala palabra… todavía.

Sin embargo, la cobertura que los medios de comunicación masiva han entregado a las las guerras (especialmente las emprendidas por los Estados Unidos de América) han ido implatando la idea de que toda guerra es evitable y que la paz exige que nunca una nación vaya a la guerra. Esta forma de pacifismo encuentra en la figura de Ghandi, y su victoria sobre el protectorado Inglés su referente más importante.

La verdad, no conozco mucho de acerca de Ghandi, pero creo que quienes lo toman para denostar de “la guerra” (así, en general) tampoco. Lo que queda claro es que no resulta difícil pensar en situaciones en que una nación debe combatir una guerra. Por ejemplo, ¿le habría servido de algo la resistencia pacífica a los habitantes de Kuwait en 1991? la guerra defensiva es un caso claro en donde es deber de los gobernantes enviar tropas a matar soldados invasores de la forma más eficiente posible.

Ok, esa es una preguna fácil, casi todo el mundo reconoce que uno tiene derecho a defenderse de una agresión. Sin embargo, la siguiente pregunta no lo es tanto ¿se justifica en algún caso la guerra ofensiva? me parece que la respuesta es nuevamente positiva.

Considero, por ejemplo, que la Segunda Guerra Mundial era una guerra que debía pelearse. Alemania se encontraba en una situación de evidente beligerancia en el contexto europeo, justificada tal vez por los abusivos términos de su derrota en la Primera Guerra Mundial, y puesto que invadió Plonia podía considerarse que estamos ante una guerra defensiva.

Sin embargo la persecusión que sufrió el pueblo judío de parte del régimen nacional socialista antes de la guerra es una situación que, en mi opinión por sí sola, justificaría el desarrollar planes para una guerra ofensiva, para el caso que, agotadas las instancias internacionales, el gobierno de la época hubiera persistido en sus políticas genocidas. Desarrollar planes implica, por supuesto, estar dispuesto a ejecutarlos en un momento dado.

Cabe recordar que las naciones vencedoras de la guerra no entraron al conflicto en defensa de los derechos humanos y los judíos, sino que lo hicieron justificados por una agresión previa de Alemania, así que al menos formalmente la Segunda Guerra Mundial fue una guerra defensiva.

Para que la decisión de iniciar una guerra ofensiva sea moralmente aceptable existen una serie de consideraciones que en la enseñanza católica se conocen como “teoría de la guerra justa”, pero el punto es que, cumplidos esos requistos, una nación tiene el derecho y a veces el deber de enviar tropas a matar soldados de otra nación.

El pacifismo en boga, en cambio, parece exigir que nunca se utilicen medios violentos o la amenaza de la fuerza contra una nación extranjera, y en cambio nos propone un camino de eternas declaraciones de condena, marchas por la paz, conciertos por la paz y recopilaciones de canciones por la paz. Lamentablemente la realidad del ser humano nos impone la guerra como un hecho con el que tendremos que convivir en todo tiempo.

Anuncios
Categorías:Actualidad
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: