Paradojas y la intolerancia de los tolerantes

Recientemente da vueltas por internet este cuadro:

Con bonitos dibujos se nos explica la opinión de Karl R. Popper (1902-1994), en cuanto a que la sociedad moderna, a pesar de valorar la tolerancia, tiene el derecho a reprimir ciertas ideas, cuando las son “intolerantes”. A esto se le ha llamado la “Paradoja de la Tolerancia”. Leer más…

Anuncios
Categorías:Política y derecho

El tesoro oculto y la perla ¿Parábolas redundantes?

Un par de domingos atrás, la lectura del evangelio comenzaba de un modo peculiar. Específicamente con dos parábolas de Jesús que parecían decir exactamente lo mismo, o apuntar al mismo punto. Recordemos:

El Reino de los Cielos es como un tesoro escondido en el campo que, al encontrarlo un hombre, lo oculta y, en su alegría, va y vende todo cuanto tiene y compra aquel campo.

Asimismo el Reino de los Cielos es como un comerciante que busca perlas finas y, cuando encuentra una perla de gran valor, va y vende todo cuanto tiene y la compra. (Mt 13,44-45)

Ambas nos presentan un objeto valioso, un tesoro y una perla, que alguien encuentra y vende todo cuanto tiene para comprarla. Palabra de Dios, y todo eso, pero ya que estamos ¿Qué sentido tendría el poner dos veces los mismo, una a continuación de la otra? ¿Es un mero repetir por repetir? Habiendo tantas enseñanzas de Jesús que registrar en un evangelio ¿Por qué dedicar espacio y tiempo a una simple iteración?

Leer más…

Categorías:General

El matrimonio gay como síntoma

Hace tiempo, no me atrevería a decir cuánto, dos ideas de matrimonio compiten en nuestra sociedad: una que lo entiende centrado en los hijos, y otra que lo ve esencialmente como un contrato entre adultos. Al primero de estos conceptos, más tradicional, pertenecen características como la solemnidad de la boda, la estabilidad, y la prohibición de contraerlo entre parientes. A la segunda escuela acerca del matrimonio, moderna, corresponden las bodas fastuosas, las relaciones abiertas, el divorcio exprés y sin causa y, obviamente el mal llamado “matrimonio gay”.

Entre estas dos tendencias, es indudable que el matrimonio gay es una gran victoria simbólica a favor de la idea moderna de matrimonio. Es más, me atrevería a decir que es la victoria definitiva, pues en una relación homosexual los hijos no figuran por ningún lado. La infertilidad no es un defecto ni una opción buscada, sino un elemento esencial.

Es cierto que ni el matrimonio y ni la sociedad colapsan cuando se instaura el matrimonio gay. Siendo los homosexuales entre un 1 y 2 por ciento de la población, y muchos menos los que se “casan”, los efectos inmediatos y directos de esas leyes son mínimos. Sin embargo, no hemos perdido el tiempo al hablar sobre la importancia del matrimonio natural en este blog. Es un deber denunciar toda ley inmoral y absurda, incluso si sus efectos no son perceptibles en el día a día. Las leyes de matrimonio gay, además de ser una inmorales y absurdas, tiene un enorme efecto simbólico.

“¿Y qué importa?” podrían decirnos “¿No es lo normal que la sociedad cambie? ¿Que sus instituciones se modernicen?”

Leer más…

Categorías:General

La esencia del matrimonio

No puede ser que los prejuicios añejos sean más fuertes que el amor

Con esta explicación, la Presidenta de la República anunció que enviaría al Congreso un proyecto de ley para establecer el matrimonio homosexual en Chile.

A pesar de la constante campaña a favor de alterar la definición misma del matrimonio, en la televisión, en el Estado, en las élites culturales, sociales y políticas, esta iniciativa todavía enfrenta fuertes resistencias. Cuando la única opción aceptable en público es la completa sumisión del entendimiento y la voluntad a las pretensiones del lobby gay, y cualquier alternativa o escrúpulo al respecto es denunciada como el epítome de la intolerancia (y por lo mismo, intolerable), sorprende encontrar que un 60% todavía quiere mantener el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

Es que el matrimonio nunca será un detalle menor en la forma como la sociedad decide organizarse. En las leyes de matrimonio civil hay muchas normas de detalle, que se modifican todo el tiempo. Cambia al régimen de los bienes, a los requisitos para contraerlo, o sus efectos sucesorios, etc. Esto son aspectos periféricos, que se resuelven sin mayor controversia, como un asunto técnico donde la gente no tiene mayor interés. En cambio, decir que dos hombres podrían casarse provoca preocupación y debate. Existe en la población la intuición de que algo no anda bien, que es una mentira sobre la esencia misma del matrimonio, y que desprestigia a la ley que la acoja y la apruebe.

Sin embargo, convertir esa intuición en un argumento razonable requiere un esfuerzo. Lo habitual es intentar apaciguar los ánimos con soluciones de compromiso, como establecer uniones civiles que son matrimonio en todo menos en el nombre, o admitir que dos hombres se casen pero no que adopten niños.

Nuestro esfuerzo, entonces, será hacer explícito ese argumento

Leer más…

Categorías:Matrimonio

¿La más profunda vulneración a los derechos humanos?

El Hogar de Cristo es una institución de caridad fundada en 1944 por san Alberto Hurtado, el primer santo chileno, para que los pobres recibieran, además de alimento y amparo, dignidad y cariño. Hoy en día sostiene numerosas obras de caridad a lo largo de todo el territorio nacional, y se sostiene gracias a las donaciones de miles de socios. Cada año realiza una campaña para atraer más socios, y la de 2017 se hace bajo el lema “la pobreza es la más profunda vulneración de los derechos humanos”.

¿Es eso cierto? ¿Puede una organización católica decir “la pobreza es la mayor vulneración a los derechos humanos”?

No puedo evitar cierta disonancia cuando un cristiano habla de la pobreza como un mal absoluto. No soy pobre, pero demasiadas horas escuchando sermones sobre la predilección de Jesús por los más humildes, y su propia vida y la de sus discípulos bastan para sentir que algo no anda bien si te dicen que la pobreza es intrínsecamente mala. Más bien al contrario, muchas veces se nos ha repetido que el amor al dinero, no la pobreza, es la raíz de muchos males (1 Tim 6,10).

El capellán del Hogar de Cristo, P. Pablo Walker explica: Leer más…

Categorías:General

Por qué no soy feminista

Algunas entradas atrás manifesté mi solidaridad con las metas y la dirección general de los feministas. Nadie podría estar en contra de terminar con las discriminaciones injustas, y a veces eso suede por el solo hecho de pertenecer a cierto sexo. Ciertamente que espero que mis hijas y mi esposa tengan las mismas oportunidades que un varón en análoga situación, si no mejores.

Al decir cosas como esta, me han dicho que soy feminista aunque yo no lo sepa, incluso aunque no quiera serlo. Yo lo niego rotundamente.

Tengo la sensación que el feminismo es expresión de una gran cantidad de “energía moral” que está mal dirigida. La mayoría de las personas sentimos la necesidad de hacer el bien, una energía que nos lleva a querer de colaborar por dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontramos. Esa urgencia por el bien está profundamente arraigada en la conciencia humana y, a no dudarlo, proviene directamente de Dios. Por eso respeto profundamente a los feministas.

Sin embargo, no puedo soslayar que el feminismo está profunda y peligrosamente equivocado.

Gustan los feministas de decir que solo buscan igualdad, pero eso se demuestra falso con extrema facilidad. Yo mismo, por ejemplo, estoy a favor de la igualdad de hombres y mujeres, de la misma forma como estoy a favor de la igualdad de chilenos y argentinos, de rubias y morenas, de feos y bonitos. Buscar la adecuada igualdad entre todas las personas no me hace más feminista, ni internacionalista, ni morenista, ni feísta. Si algo, buscar la igualdad me hace más pro-vida, y más católico, pues aparte del cristianismo no hay otra doctrina que tan radicalmente haya defendido la igualdad de todos los miembros de la especie humana.

El feminismo no es solo luchar contra la desigualdad. Es luchar contra la desigualdad y algo más, una causa específica de esa desigualdad. El feminismo identifica la desigualdad como algo malo, pero además sostiene que el origen de la desigualdad es el machismo, o el patriarcado. No sé si todavía habrá feministas tan radicales que todavía crean que la causa de la desigualdad son los hombres, pero si los hay, si importancia es nula. En general el movimiento feminista se enfoca en denunciar el machismo o el patriarcado.

Mi problema con el feminismo es que no es más que marxismo actualizado.

Leer más…

Categorías:General

Manifiesto sobre la transexualidad

Quiero decir que en la especie humana solo existen dos sexos, y no porque lo diga yo, o porque me guste particularmente ese número. La mayoría de las especies biológicas presenta una reproducción sexuada, y esa forma de reproducción solo utiliza dos sexos. Existen excepciones, desde luego, como la bipartición en organismos microscópicos o el hermafroditismo en algunos insectos y peces. En la especie humana, sin embargo, es un hecho biológico que los sexos son dos. Habitualmente se les llama varón y mujer.

Se habla de hermafroditismo en humanos, pero no es un tercer sexo sino una condición patológica que afecta al proceso de gestación. El hermafroditismo en humanos es una enfermedad, porque la reproducción en nuestra especie es sexuada. Es por lo mismo que en nuestra especie los niños tienen pene y la niñas vagina.

También quiero decir que el cambio de sexo en los humanos es imposible. El sexo viene determinado por el código genético repetido en cada célula de nuestro cuerpo, y no por características visibles a simple vista. Si un varón se afeita la barba cada día, no deja por eso de ser varón. Tampoco si se somete a una vasectomía, aunque en adelante no podrá realizar una de las funciones propias de su sexualidad masculina. No es menos hombre un varón que sufre una castración ni la mutilación de su pene. Un varón sigue siéndolo aunque le falte vello facial, testículos o pene, porque el sexo viene determinado por el material genético y no depende de características exteriores, que pueden estar presentes o no. Otro tanto se puede decir de una mujer, que no deja de serlo por sufrir una mastectomía, ni esterilidad, ni hirsutismo, ni ninguna otra condición médica.

Cualquier mutilación del cuerpo, voluntaria o no, no modifica el sexo de una persona, pues el sexo es una realidad biológica, donde la psicología no juega ningún papel.

Leer más…

Categorías:General